El sobaco de la víbora

¿Quién podrá defendernos?

domingo, 10 de abril de 2016 · 00:00
Machi Mirón

La semana pasada el vicepresidente García Linera anunció una convocatoria para la elección del nuevo Defensor del Pueblo, oportunidad que aprovechó para calificar la gestión del ombudsman saliente como "lamentable”, concepto que sin embargo no sorprendió a nadie.                                     

Pienso que, si don Álvaro hubiera buscado causar conmoción con sus declaraciones, habría destacado como "brillante” la gestión del Defensor, así podía crear ciertas dudas en quienes consideran que don Rolando Villena realizó un trabajo efectivo en la Defensoría. 

Recordemos que las críticas del Gobierno en torno al trabajo de Villena, al que incluso acusa de estar al servicio de un grupo político opositor al MAS, no son recientes, tanto que en las palabras del Vice pudimos percibir un cierto alivio por aquella pronta despedida.                     

Cuando Villena fue elegido,  don Evo ya sorprendió al referirse a la necesidad de crear un "Defensor del Gobierno”, siendo que el Defensor del Pueblo se creó justamente para proteger al ciudadano de eventuales abusos de los gobiernos, que son quienes ejecutan las leyes que rigen un país.                  

Hace seis años, cuando la Asamblea Legislativa optó por Rolando Villena como Defensor del Pueblo, se percibió que el oficialismo agotaría esfuerzos para evitar la elección de don Waldo Albarracín, quien reunía mayores méritos, tanto éticos como en experiencia.                     

Pero la mayoría del oficialismo optó por el señor Villena pese a que, además de Albarracín, había dos candidatos que reunían mayor puntaje que él por lo que no fue difícil suponer que su tarea como Defensor sobre todo estaría sometida a "instrucciones superiores”. Pronto demostró que no era tan así.                                                                                  

No pasó mucho tiempo para evidenciar una destacada tarea, pese a mostrar en muchas de sus sentencias una mirada bastante crítica a la postura oficialista, lo que pesó en sus relaciones con el supremo Gobierno, al punto que don Evo lo calificó como "títere de la derecha”.                

Esta situación no sólo explica las críticas de don Álvaro a la tarea del Defensor del Pueblo, también produce honda susceptibilidad en torno a la elección que prepara el Gobierno, más cuando no son pocos los expertos que consideran que la convocatoria para su ejecución es demasiado apresurada.                  
 
Algunos analistas ya barajan nombres del o la reemplazante de Villena, algo que imagino no será posible ya que ninguno de ellos demostró empatía con el MAS, por lo que imagino que el exviceministro de Régimen Interior que veló durante horas el incendio de la Alcaldía alteña, tiene mayores posibilidades.

Comentarios

Otras Noticias