El sobaco de la víbora

Las cumbres subterráneas

domingo, 26 de junio de 2016 · 00:00


Machi Mirón
 
La Cumbre de Justicia Plural culminó con los resultados que esperábamos y un final remarcado por el retiro del Comité Ejecutivo de la Universidad Boliviana, aunque antes lo habían hecho otros sectores elementales en la administración de justicia, como el Colegio Nacional de Abogados.                                       

Las razones de tales abandonos coinciden con los criterios surgidos antes, los objetivos de la cumbre estaban predeterminados, por lo que ni siquiera se escuchaban propuestas ajenas a intereses que buscaban los organizadores, lo que ya se vio en los resultados.                              

En las conclusiones se destaca la aprobación de la cadena perpetua a causa de la violación de niños seguida de muerte, algo que los expertos consideran un paso regresivo, dados los convenios internacionales de los que Bolivia es parte, además de la validación de la acumulación de penas.                

A contramano, los expertos subrayan la exclusión de temas básicos que, de por sí, justificaban la organización de la cumbre como la independencia del campo judicial, uno de los males congénitos de la justicia boliviana, algo que el "proceso de cambio” no muestra intenciones de cambiar.                          

Otra observación fue la exagerada participación de organismos sociales (casi el 98 por ciento) frente a los administradores de justicia, por lo que era imposible plantear propuestas técnico-juristas, ergo, su papel debía reducirse a validar conclusiones de las nueve precumbres, a las que no fueron invitados.                               

En verdad, siempre consideré ridículo el papel de los legisladores que suponen que para mejorar la administración de justicia es suficiente endurecer las condenas de quienes delinquen, pese a que tales penas difícilmente serán cumplidas, pues ni siquiera contamos con estructuras carcelarias aptas.    

En los últimos años era normal que se propongan leyes como las de castración química contra los violadores de menores o la pena de muerte para el feminicida, sugerencias que no prosperaron tal vez porque no redundaban en beneficio político alguno.      

Otra decisión de la cumbre fue mantener la elección de magistrados a través del voto popular, una modalidad muy extraña cuando quienes nominan a los candidatos son las mayorías legislativas, además de cerrar la posibilidad de que los electores sepan de la capacidad profesional y moral de los aspirantes.                           
Mas, es percepción general que el logro mayor para los intereses del Gobierno es la instauración de la cadena perpetua en casos de violación a menores, pues sería la llave ideal para la apertura y modificación de la Constitución. Lo único que podría posibilitar su soñada re-repostulación.














 
 
 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos https://www.paginasiete.bo/contacto/

60
1

Comentarios