Artículo

La sombra del Presidente

domingo, 17 de julio de 2016 · 00:00
Humber Velasquez Torrico (*)

Después de conocer que la Corte Internacional de Justicia (CIJ) estableciera excluir el término "río” en la demanda interpuesta por Chile por las aguas del Silala, el presidente Evo Morales reveló a un medio de comunicación del porqué no se designó al expresidente Carlos Mesa  como vocero para la demanda del Silala. Según su explicación fue porque se enteró que Samuel Doria Medina propuso a Mesa como candidato para los comicios de 2019.

Dicha declaración no fue un argumento, dado el brillante desempeño de Mesa como vocero de la causa marítima. Más bien la razón de fondo obedece a que  Mesa  le estaba quitando protagonismo al Primer Mandatario; y no sólo eso, sino que también el tema  estaba posesionado al expresidente ante la opinión pública. 

Y fue así que las redes sociales explotaron y los sondeos de opinión favorecían a Mesa, cuando fue el presidente Morales quien impulsó la demanda marítima ante la CIJ. Entonces no es para menos que el jefe de Estado haya decidido no designar a Mesa como vocero para la demanda del Silala; tampoco sería novedad que fueran sus asesores quienes recomendaran a Evo que Mesa no debía seguir más.

No obstante, esta realidad de quien se posesiona sobre el otro perjudica a los intereses de la nación, ya que no es posible que una personalidad, un jugador clave como Mesa no sea designado como vocero para la demanda del Silala. Alguien del oficialismo dirá que no es indispensable, pero es lo mejor que tiene el país. Primaron más los intereses políticos que el interés de la nación. 

Definitivamente  Mesa es la sombra del Presidente. Y no es un hecho menor que el Primer Mandatario expresará su preocupación por una posible postulación de Mesa en 2019, pese a que categóricamente rechazó dicha posibilidad. Sin embargo hay un refrán que dice "nunca digas nunca”. A veces las condiciones, el contexto, puede empujarte a tomar decisiones que no  pensaste tomar.

Lo cierto es que entre ambas personalidades existe cierto recelo. Mesa siempre se ha caracterizado por ser una persona sensata, y Evo por ser frontal al decir las cosas. Por otra parte, uno no imagina que Samuel Doria Medina proponga a Mesa como candidato, porque simplemente no existe relación estrecha y tampoco se trata de que Medina perjudique a Mesa, más al contrario al parecer éste perjudicaba a la figura del Presidente. 

Se nota el desagrado que tiene el Presidente cuando la vez que dijo que Mesa está utilizando el tema marítimo con miras al 2019. Quizás sea el único en predecir algo que nadie ve:  una posible postulación y con ello les daría tiempo a los nuevos liderazgos para que puedan articularse, ya que por el momento solo emergieron. 

Humber Velasquez Torrico es politólogo.

Comentarios