El conflicto escaló a niveles muy peligrosos

domingo, 24 de julio de 2016 · 00:00
Karen Longaric /   Internacionalista 

Las relaciones entre Chile y Bolivia atraviesan por uno de los momentos más difíciles desde la firma del Tratado de 1904. Si bien en el pasado también se presentaron situaciones de  mucha  tensión, las mismas estuvieron exentas de acusaciones mediáticas, amenazas y frases desafiantes. 

Está claro que el conflicto ha escalado niveles muy peligrosos, poniendo en riesgo cualquier posibilidad de diálogo a corto o mediano plazo. En tales circunstancias, con La Haya o sin La Haya, la negociación sobre la salida soberana al mar  es  algo muy remoto de  concretar.

Es lamentable haber llegado a estos extremos, pues creo que la demanda interpuesta por Bolivia  ante la CIJ tenía el propósito de  alcanzar una negociación bilateral para obtener una salida soberana al océano Pacífico. La mediatización y la polémica están frustrando el  objetivo principal, anteponiéndose a los mecanismos convencionales de solución de conflictos.

Esta situación tampoco será  bien vista por la comunidad internacional, que seguramente optará por mostrarse  neutral ante la escalada del conflicto y en última instancia serán Bolivia y Chile quienes deban solucionar  sus diferencias.

En ese entendido, creo que aún hay tiempo de revertir esta compleja situación, habrá que manejar el tema con calma y prudencia. Y, finalmente, si Chile se rehúsa a rectificar el incumplimiento al Tratado de 1904, en lo concerniente al libre tránsito, hay vías también pacíficas para solucionar este conflicto, insertas en el Tratado de 1904  y en el Protocolo de 1907, que prevé el arbitraje internacional para dirimir un conflicto de esta naturaleza.
7
1

Comentarios