Semblanzas

Nemesia, Julia y Felipa: las mujeres del Fondo Indígena

Las tres construyeron su liderazgo desde el ámbito sindical. Ramos está detenida; Huanca optó por el bajo perfil y Achacollo se encuentra bajo el ojo de la tormenta. El Presidente marcó diferencias entre Ramos y Achacollo, pero las tres son determinantes en la historia de este escándalo.
domingo, 31 de julio de 2016 · 00:00
Pablo Peralta Miranda  Periodista
 
El caso del Fondo Indígena estalló en noviembre de 2013, pero hasta la actualidad sus repercusiones no han cesado. Hay personas con detención preventiva, como la dirigente Julia Ramos. Y hay quienes están en el ojo de la tormenta, como la exministra Nemesia Achacollo, que en los últimos días fue noticia. Felipa Huanca, después de ser acusada, guarda un discreto silencio. Entre muchas y muchos, estas tres mujeres fueron protagonistas del escándalo.

 El tema volvió a la agenda a principios de julio, con el retorno de Achacollo a la palestra pública. Pero desde que detonó el caso  hay  más interrogantes que certezas. 

Achacollo y Ramos  fueron ministras de Estado, pero  el presidente Evo Morales marcó diferencias entre las dos  el 13 de febrero  de 2016, cuando  salió  en defensa de  la primera.  "Yo siento que Nemesia nunca ha manejado un fondo en su proyecto, plata a su cuenta bancaria para administrar un proyecto; mientras que de Julia Ramos me informaron que tenía problemas. Yo le dije a la Julia Ramos ‘están hablando así, tienen documentos, tú debes saber’”, expresó Evo.  

En esta edición de  Ideas se presenta la semblanza de las tres emblemáticas dirigentes que construyeron sus liderazgos  en las Bartolinas, una de las organizaciones "base” del Movimiento Al Socialismo. 
Cada una tiene su peso específico en la región de la que provienen. Nemesia Achacollo, en Santa Cruz; Julia Ramos, en Tarija; y Felipa Huanca, en La Paz.

Dos de ellas, Achacollo y Ramos, fueron ministras. Huanca candidateó para gobernadora de La Paz, pero perdió frente a Félix Patzi, candidato de SOL.bo. En una entrevista que concedió a Página Siete luego de las elecciones, Huanca  atribuyó su fracaso a las denuncias en su contra sobre el caso del  Fondo Indígena, ahora en liquidación. 


Nemesia, entre la función pública y la polémica

"Una campesina dirige el MAS en Santa Cruz”. Así tituló un medio cruceño  una noticia   cuando Nemesia Achacollo asumió la presidencia departamental del partido azul. La nota fue publicada el 2 de mayo de 2003.
La trayectoria sindical y política de Achacollo  comenzó a mediados de los  90  y  se mezcla con la militancia política y el ejercicio de cargos en el Estado. Nació el 18 de julio de 1967 en la localidad de Yapacaní, en Santa Cruz.  

"Recuerdo que mi papá nos trasladaba de un lugar a otro. Creo que lo  hacía por nuestro bienestar. Vivíamos en Yapacaní, donde teníamos una casita rústica a la orilla de un río, donde teníamos nuestra parcela con bastantes plantas de fruta, pero mi mamá mucho se enfermaba y creo que por eso nos fuimos a Mineros”, declaró para la serie de biografías Líderes contemporáneos del movimiento campesino indígena de Bolivia, que publicó el Centro de Investigación y Promoción del Campesinado. 

El inicio del recorrido 

Ya en pareja, Achacollo y su  familia decidieron trasladarse a Santa Rosa, a El Choré, donde antes ya había vivido con sus papás cuando fueron en busca de  tierras. Fue en esa región  donde empezó  su carrera dirigencial.  En 1996, Achacollo ocupó el cargo de secretaria de hacienda del Comité Pro Pueblo y de la Cooperativa de Agua, en San Luis (Santa Rosa). 

Era costurera, pero como no nadie la conocía, era difícil encontrar trabajo. No obstante, aquel obstáculo que terminó siendo un factor fundamental del liderazgo que construiría.   

"Comencé a ir a los ampliados y encuentros que hacían en la comunidad, primero para vender refrescos y comidas”, contó alguna vez. De ahí  saltó a la política. En 1999  fue concejala suplente en la Alcaldía de Santa Rosa (cargo que ocupó hasta el 2001).

Entre los logros que se le atribuye están haber contribuido  al protagonismo de las organizaciones campesinas en Santa Cruz.  

El año 2000  participó en la constitución de la Federación Departamental de Mujeres Campesinas Bartolina Sisa de Santa Cruz  y la eligieron secretaria general. Un año después  asumió  el cargo de secretaria general de la Federación Nacional de Mujeres Campesinas de Bolivia Bartolina Sisa. 

En 2003 dio un salto importante cuando en el décimo congreso nacional de la Federación Nacional de Mujeres Campesinas de Bolivia Bartolina Sisa fue elegida como secretaria ejecutiva, máximo cargo de la federación. 
En 2005  fue elegida como diputada  y el 24 de enero de 2010 fue posesionada como Ministra de Desarrollo Rural. No obstante, en esta trayectoria se cruzó el Fondo Indígena. El caso de presunta corrupción estalló en noviembre de 2013. 

En agosto de 2015, Achacollo renunció a su cargo, después de que la interventora del Fondo revelara un daño económico al Estado de 102,2 millones de bolivianos.

El 11 de julio de este año, el tema volvió a la agenda noticiosa cuando se conoció que Achacollo fue convocada para el  4 de mayo por la Sala Penal Segunda del Tribunal Departamental de Justicia de Oruro, pero la exautoridad no se presentó. 

El lunes pasado, Nemesia Achacollo debía brindar una declaración informativa. No obstante, no se presentó y su abogado presentó un certificado médico que indica que no puede viajar de Santa Cruz a La Paz porque sufre ansiedad y taquicardia.

El jueves, a la salida de la clínica, Achacollo declaró a la prensa: "No se trata de que tenga temor de nada, por mi estado de salud estoy acá”;  "yo voy a continuar en cuanto tenga condición, nuevamente”;  y "no estoy huyendo de la justicia, estoy acá. En cuanto tenga ya yo la condición donde me citan o donde me convoquen”.

Julia, entre la lucha y una celda precaria

  "Yo siento que Nemesia nunca ha manejado un fondo en su proyecto, plata a su cuenta bancaria para administrar un proyecto; mientras que de Julia Ramos me informaron que tenía problemas. Yo le dije a la Julia Ramos ‘están hablando así, tienen documentos, tú debes saber’”. 

Con esa frase, el 13 de febrero pasado, el presidente Evo Morales marcó diferencias entre  Nemesia Achacollo y Julia Ramos sobre el polémico caso de presunta corrupción en el Fondo Indígena. La diferencia entre ambas, dijo Morales, es que Ramos administraba proyectos del Fondioc. 

Ramos se desempeñó como una alta dirigente de las Bartolinas, pero su camino no fue fácil. Una vez declaró que sufrió discriminación durante su época de estudiante. "En mis tiempos de escuela sufrí mucha discriminación por ser campesina. Esto se repitió en el bachiller y en la universidad”, expresó. 

Pero ante aquel flagelo, tuvo un contrapeso, que fue su familia.   "El cariño y la protección de mi familia han facilitado enormemente gran parte del camino recorrido. Para mí, tener un hogar estable es un valor añadido”, dijo, según una biografía que está publicada en el apartado de Bolivia  en la web de unicef.org.    
El revés inesperado 

Sin embargo, la trayectoria de esta líder tuvo un revés el 1 de diciembre de 2015, cuando el juez anticorrupción de El Alto  Ricardo Pinto Olmos  determinó su detención preventiva  en el Centro de Orientación Femenina de Obrajes. 

Tres días después, el 4 de diciembre, Rafael Puente, exministro de Gobierno, publicó una columna que tituló ¿Qué pasó compañera Julia Ramos? "Porque te conocemos desde tu adolescencia, allá en Tarija. Muchacha siempre activa y luchadora, indomable difusora de esperanzas… Ya sabíamos que en la cadena humana siempre hay puntos flacos y nunca faltaron los tránsfugas, los acobardados  y los oportunistas. Pero en tu caso no se trata de una de esas normales claudicaciones...”, escribió. 

Ramos fue ministra de Desarrollo Rural en 2009 y en 2010 participó del Fondo como dirigente de las Bartolinas. El 7 de diciembre de 2015  se conoció una declaración fulminante de Ramos desde el Centro de Orientación Femenina de Obrajes. "No sé de qué privilegios goza (Nemesia Achacollo). ¿Quién la protege? ¿Quién está detrás de ella? Esa es mi pregunta y voy a seguir preguntando”, dijo.   

Pocas noticias  se conocen de ella después de aquello. El 11 diciembre de 2015 se supo que Ramos compartía celda con Elvira Parra, exdirectora del Fondo Indígena. Esta es la descripción de la cronista que conoció el lugar:  
 
"En la celda sólo puede ingresar una persona; casi todo el espacio es ocupado por un catre, un rústico estante, sobre el que está una pequeña cocinilla en el que preparan sus alimentos, y dos bancas fabricadas de cartón. Sin embargo, Ramos y Parra se dan modos”.

Felipa, entre la dirigencia  y el salto a la política  

El último día de 2015, Felipa Huanca, exejecutiva de Federación Departamental de Mujeres Campesinas Barolina Sisa de La Paz, conversaba con un exvocal del Tribunal Supremo Electoral en la céntrica calle Ayacucho, de La Paz. Cuando se acercaron dos periodistas, Huanca se escapó de forma veloz. La noticia fue registrada en este medio bajo el siguiente titular: "Felipa Huanca huye y evade preguntas de periodistas”. 

Huanca afronta al menos cuatro denuncias y la última es por presuntamente cobrar "diezmos” (sobornos) para la elaboración y aprobación de proyectos. Esto sobre el caso Fondo Indígena.   

"Es mujer, es huérfana, es indígena, es campesina, es soltera, ha sacado su bachillerato tarde porque ha sido excluida del sistema educativo. Su lengua materna es el aymara y es bilingüe, de a de veras. Ha estudiado sociología, porque ha ubicado que su camino no podía terminar con el colegio”. Así la retrató María Galindo en su columna Desde la acera de enfrente, el 3 de diciembre de 2014.  

Pese a la pérdida de sus padres, Huanca  salió adelante. Se graduó en un sistema que estableció la radio San Gabriel y en 1994 logró ser bachiller. 

Luego, en 1999, fue elegida como secretaria general de las  Bartolinas de la provincia Omasuyos de La Paz; tras seis  meses en el cargo fue elegida como dirigente y   ejecutiva departamental.

 "Una escuela, una universidad es la organización Bartolina Sisa”, se le escuchó decir alguna vez a través de un canal televisivo.  

En 2003  ingresó a la universidad y cursó  la carrera de Sociología. No obstante, estudió hasta el cuarto año  y no pudo seguir más debido a que la volvieron a elegir como dirigente departamental. 

Y la campaña 

En medio de la campaña rumbo a las elecciones para gobernador de La Paz fue acusada sobre el caso del Fondo Indígena.  "Muchas hermanas y hermanos me han acusado de lo que pasa en el  Fondo Indígena”, mencionó en plena carrera electoral en el programa Esta casa no es hotel. Entonces dijo que ella hacía campaña con  la colaboración de los militantes y seguidores del MAS.   No obstante, perdió. 

El 10 de mayo de 2015  atribuyó su derrota al escándalo del Fondo Indígena. "Sí, eso me ha hecho fracasar porque estaba avanzando y justo ha salido toda esa mentira. La gente ha creído que Felipa es corrupta, que Felipa ha robado la plata del Fondo Indígena. Eso me ha dolido, por eso he presentado una querella, estoy buscando justicia”, dijo.

Y agregó: "Me han dañado y no he sido gobernadora de La Paz. Esa era nuestra intención, pero lamentablemente con eso me han perjudicado. Pero no es eso nomás, hay otras cosas. Han querido perjudicar a este proceso y además a las organizaciones. No me están dañando a mí sola, sino a la organización. Esa es mi preocupación”.

 
 
 

6
8

Comentarios