La voz de los expertos sobre un tema vital

domingo, 14 de agosto de 2016 · 00:00
"Los niños no son mini ciudadanos con mini derechos”

Paulo Sergio Pinheiro, experto e investigador responsable del Estudio del Secretario General sobre Violencia contra los Niños publicado en 2006, considera que la historia de este problema es una historia del silencio "porque hubo resistencia a reconocer los niños como sujetos de derechos”. 

 "Nosotros citamos mucho cuando preparamos el estudio, que los niños, niñas y adolescentes no son mini ciudadanos con mini derechos. Son sujetos ciudadanos de derechos. Esa es una  dificultad”, sostiene Sergio Pinheiro.   

Otra  dificultad que anota para luchar contra este problema es que el obstáculo principal está en la familia, porque "gracias a una tradición de la potestad del padre como jefe de la familia, como señor absoluto, se pensaba que los derechos se detenían a la puerta de la casa, que es una cosa privada”. Esa "potestad”, dice,  se repetía en cierta manera en escuelas, trabajo...   No obstante, considera que ese silencio  se empezó a romper tras  lanzarse el Informe sobre violencia contra la niñez en 2006, porque a partir de ahí se comenzó a hacer seguimiento a las recomendaciones. Un aliado importante en esa tarea es Unicef. 
 
 


 

"Es tiempo ya de actuar ahora”

Cecilia Anicama, Especialista en Derechos de la Niñez en la Oficina de la Representante Especial del Secretario General sobre la Violencia contra los Niños, considera que lo importante ahora, es pasar de la aprobación de las normas a su implementación.  "La región tiene el reto de pasar desde la parte normativa a la implementación y para hacerlo se necesita recursos y factores que deben estar puestos en el lugar”. 

Entre lo que se requiere menciona: una autoridad de alto nivel que tenga la capacidad de coordinar con todas las instancias del Estado, recursos financieros, un sistema de datos confiables, una agenda de investigación  que permita conocer la magnitud de la violencia, y la participación de los niños niñas y adolescentes. "No podemos hacer nada exitosamente sino escuchamos las voces, las experiencias, las vivencias de niños, niñas y adolescentes”, afirma.

Una reflexión final de Anicama: "Es tiempo ya de actuar ahora y para ello mi oficina está promoviendo una iniciativa que se llama: ya es hora de poner fin a la violencia en el marco de los 10 años del estudio”.

 

 
 
 "Se da poco valor a los  que está marcado en el alma” 

Gabriela Schreiner, consultora en políticas públicas de niños, niñas y adolescentes en Brasil y América Latina, alerta: "La gente le da mucho más valor a aquello que está mostrado en los cuerpos, se da muy poco valor a aquello que deja marcas en el  alma o en las emociones”.

Indica que, por ejemplo, salió una resolución del poder judicial peruano, en la que se define con qué tipo de recursos debe contar el juez para dictar  sentencia. "En el caso de la violencia sexual pone, como es importante, que el instituto médico legal, medicina forense, muestre en el cuerpo la violencia sexual. Entonces, la desfloración o no, si hay algo físico, que se demuestre. Eso tiene el valor de prueba, sin ninguna duda”.

Esta especialista afirma que  los informes de  peritos sicológicos pueden o no ser aceptados, y que si  se da un caso en el que no hubo penetración, la medicina legal "no puede comprobarlo”; pero -se pregunta- qué ocurre si un psicólogo  dice "que sí ha sido víctima...”.  Una conclusión que da: "El juez, fiscal, las autoridades no cuentan con las determinadas variables o herramientas para ofrecerle la protección que un niño o una niña realmente necesiten”. 
 

 
   "La mano dura es imposición”

Rosana Vega, Jefa de Protección de la Niñez y Adolescencia, considera que la "mano dura” en la lucha contra un flagelo como la violencia contra la niñez sería "imposición”. Mientras que las medidas de prevención tienen que ver más con una construcción conjunta. 

"La mano dura es imposición. Mientras que la prevención es coconstrucción. O sea,  lo que se impone puede parecer mágico y parece que funciona y la cachetada que hace que parece que el niño se quede callado. Pero solamente los métodos disciplinarios educativos son los que realmente hacen que el niño internalice que algo que está realizando no es bueno, pero no es bueno porque le hace daño a él y le hace daño al otro”, explica. 

En el caso de la prevención, la especialista considera que ésta "se construye con la familia, con los padres, las comunidades, con todos los actores sociales de porqué es importante prevenir y una vez que está incorporado, está incorporado. Es como ahora el tema del cigarrillo; es malo fumar, si elegimos fumar es una opción, pero sabemos que está mal”.
 



 

Valorar noticia

Comentarios