“No se ha escrito aún la historia de la familia”

domingo, 28 de agosto de 2016 · 00:00
Ronald MacLean Abaroa, bisnieto de Eduardo Abaroa, comenta que se conoce poco del héroe como persona. Situación que él trató de clarificar un poco cuando publicó las cartas que el héroe escribió hasta antes de la batalla de Calama. Sin embargo, reconoce que todavía no se ha escrito una historia global de la familia.  

¿Se contactó con los descendientes de Chile?

Claro, tenemos una relación bastante cercana. Nosotros, a partir de los años 80, cuando mis hijos eran muy chicos empezamos a pasar vacaciones en Antofagasta, donde Eduardo Abaroa ya pasaba vacaciones en la playa, en un lugar que se llama Hornitos, en la bahía de Mejillones, al norte de Antofagasta, que era territorio boliviano. El puerto de Mejillones es el puerto natural más importante del pacífico sur. Entonces, a partir de esa época hicimos vacaciones ahí, mis hijos se han criado con hijos de los Luksic y tenemos una relación familiar muy íntima.

¿Se puede  hablar de un legado de Abaroa en Chile? 

El legado de Eduardo Abaroa es básicamente boliviano porque es un acto de heroísmo de defensa de territorio boliviano. En Chile  lo han respetado mucho, los hijos especialmente. Andrónico Abaroa, el hijo mayor, fue  cónsul general de Bolivia ad honorem y por muchos años, y ha sido embajador  extraordinario de Bolivia, ha contribuido financieramente -entiendo- en varias oportunidades al erario nacional. Ha sido un boliviano importante, viviendo siempre en Antofagata. Tal es el punto que, cuando le condecoraron en Chile,  puso como condición que se lo haga en el consulado de Bolivia, que era su oficina, y bajo el retrato de Bolívar  y  O’Higgins, porque él se sentía muy boliviano.

Pero en Chile,  los Abaroa y los Luksic Abaroa son grandes empresarios. Para los bolivianos son los descendientes del héroe. 

 Desde su punto de vista, ¿qué más falta por hacer para recuperar la memoria? 

Se conoce poco de Abaroa  como persona. Yo traté de hacer algo con las  Cartas de Abaroa. En ellas se trasluce una personalidad; era un tipo ordenado y correcto y disciplinado, un perfil muy interesante... No se ha escrito la historia de la familia aún.  Recientemente me   contactó una escritora chilena, que en está en este memento escribiendo una biografía de Andrónico Luksic Abaroa. Yo le di mucho material, conversamos bastante, así como el resto de la familia para que se reconstruya un poco esta historia  que es interesante y deja muchas lecciones. 

Siendo usted un descendiente de Abaroa  ¿Qué se puede hacer para encontrar una solución a nuestra demanda marítima?  

Como usted sabe, he sido Canciller. Llevó muchos años siguiendo y acompañando  la política de Bolivia en torno al tema mar. Entonces, ésa es una pregunta interesante, delicada y compleja, pero evidentemente le voy a dar una sola frase. 

Cuando yo era Canciller  llegó un nuevo cónsul general a Bolivia, Óscar Fuentes, y vino a visitarme a la Cancillería y la prensa lo encontró a la salida  y le preguntaron cómo se puede avanzar en las negociaciones en las relaciones entre Chile y Bolivia, y él dijo una cosa muy interesante e inteligente: "Los tratados  hay que respetarlos; son contratos que no se pueden violar, pero siempre se puede hacer nuevos tratados. Podemos hacer un nuevo tratado que refleje la relación de la situación y la realidad de la Bolivia y de Chile contemporáneos”. Primera gran verdad.   No se trata de violar tratados, sino que dos entes puedan suscribir un nuevo contrato que refleje el interés actual de ambos países. 

Y la otra cosa que él me dijo fue:  "Con Chile, de a buenas, mucho; de a malas, nada”. Y es una gran verdad en la vida de las personas, en la vida de las relaciones de los países.  

Debemos llevar una política diplomática sutil, ágil e inteligente; no confrontacional.  Entonces, creo que todavía queda la historia por hacerse por delante y van a haber oportunidades para afinar una política de esa naturaleza, creo yo.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

108
11

Comentarios