Análisis internacional

2017: año de la incertidumbre

Decker-Molina realiza un análisis sobre la futura gestión de Donald Trump e intenta responder sobre interrogantes como ¿qué pasará en los cuatro escenarios principales, que son Rusia, la OTAN, China y el Oriente Medio?
domingo, 1 de enero de 2017 · 00:00
Carlos Decker-Molina Periodista

 

La suerte es la conspiración entre las cosas y los hechos que escapan de la normalidad. Donald Trump es la anormalidad, producto de la conspiración de cosas y hechos que, habiéndose producido en los EEUU, se reflejarán en todo el mundo, en unos lugares más que en otros. Es la "suerte” de los EEUU y un poco la nuestra.

He leído tres informes y dos análisis académicos; he escuchado varios puntos de vista colegas y he asistido a un par de seminarios analíticos, en Suecia son recurrentes.  Como Trump no tiene programa político, la pregunta es ¿qué pasará en los cuatro escenarios principales, que son Rusia, la OTAN, China y el Oriente Medio?

No tengo datos sobre lo que podría pasar en América Latina, sin embargo, si observamos la actitud preelectoral de Trump, México será su primera víctima y ¿Cuba? La respuesta es doble. A Trump le interesan los negocios (positivo), pero, predicó contra la política aperturista de Obama (negativo). 

¿Bolivia? No llega tan lejos el conocimiento geográfico de nuestro principal personaje que, según una fuente familiar, "no lee libros, nunca lo he hecho”. No nos hagamos ilusiones, Bolivia no es prioridad del "imperio”.

Trump y Rusia 

Putin, según Trump, es un "buen tipo”, ambos se sentirán cómodos. Ello importa abandonar Ucrania y Siria, y aceptar Crimea como territorio ruso. A condición, probablemente, de que Rusia no se siga expandiendo. Putin, exigirá: "No me rodeen con la OTAN y tampoco con la UE”. 

Importa conceder a Rusia manos libres en su zona de influencia. "Tú en tu zona y yo en la mía”, sería la regla. Sobre la UE, Trump no podrá prometer nada, pero, puede maniobrar a través de la OTAN y el abastecimiento de gas vía mar Báltico (la segunda fase está paralizada frente a Suecia).

El abandono a Siria pasa por dos meridianos: no enviar más armas ni dar ayuda estratégica a los rebeldes sirios, (en Alepo están de retirada). Dejar a Rusia el campo libre y, de ser posible, ayudarlos en la exterminación de ISIS. Ello implica olvidar los crímenes de Assad y dejar Alepo en ruinas con millones de refugiados golpeando puerta bien cerradas, además puertas que no son rusas ni yanquis, sino europeas. Gazprom podrá tender su gasoducto a través de Siria gracias a un secretario de Estado petrolero y amigo de Putin.

Pero, también puede pasar esto: Mike Pence, vicepresidente, calificó a Putin como "el pequeño autócrata”. Michel Flynn, el consejero de seguridad nacional, advirtió: "Putin es un dictador totalitario aliado con los mafiosos”. Ambas cámaras han sido críticas de la política "blandengue de Obama”, ello significa que la posible amistad entre Trump y Putin no será aceptada por su entorno, lo que complica toda la estrategia del nuevo presidente, si es que tiene alguna. La presencia de un "petrolero” en Relaciones Exteriores, enrarece más el panorama.

Trump y la OTAN

Trump: "No vamos a subvencionar la defensa de Europa”, dijo en la campaña. Considera que la agresión rusa a Ucrania es consecuencia de la política occidental de "cerco”. Es decir, hay que dejar tranquila a Rusia. La OTAN no puede declarar la guerra por defender a Estonia, Letonia o Lituania. 

El 2%, es el argumento; según lo estipulado por los miembros de la OTAN, cada país debe gastar el 2% de su PIB en el rubro de defensa, algo que no lo hacen muchos países nuevos
 
(exsocialistas). Si en 1939 se decía: "Pour-quoi mourir pour Dantzig?”, hoy Trump  se pregunta: "¿Por qué morir por Tallin?”. El compinche de Trump  Newt Gingrich  fue muy claro: "No estoy muy seguro de que nosotros (EEUU) tengamos que arriesgar una guerra nuclear por defender un suburbio de San Petersburgo (en referencia a Estonia)”

Dimitri Peskov, portavoz de Putin, se adelantó a los acontecimientos: "Una retirada de la OTAN de países fronterizos con Rusia  va a conducir a la distensión y esos es bueno para Europa”.

Pero, también puede pasar: el asunto del 2% puede ser sólo una palanca para obligar a los países a subir sus presupuestos de defensa. Recordemos que, por disposición del gobierno de Obama, la presencia de la OTAN aumentó en Polonia y los países bálticos y  se estableció un frente cibernético para responder los ataques rusos en ese campo. 

Trump podría eliminar esa presencia por razones de presupuesto dejando desguarnecido el flanco báltico. Implica el rearme europeo, tal vez volver a intentar un paraguas nuclear francés.

No olvidar que Putin recuperó parte del territorio de Georgia en 2008 (Busch) y anexionó Crimea el 2014 (Obama). Es decir, a Putin no le importa mucho quién está en la Casa Blanca. Putin tiene unos satélites herrumbrados como Alto Karabaj, Abjazia, Osetia del Sur y Transnistria. Nadie se acuerda de ellos, pero  es una sangría para la economía rusa.

Trump y China

Trump anunció que EEUU abandonará el TPP (Trans-Pacific Partnership). Objetivamente es un regalo a China que, en solitario, ejercitará su presión económica en sus aledaños. Las víctimas serán Vietnam, Kampuchea, Filipinas inclusive Japón. Trump ha dicho muchas cosas, pero, si tomamos en serio su amenaza del 45% en impuestos aduaneros a los productos chinos, el coloso asiático no se detendrá en la respuesta, que puede tener gravísimas consecuencias para la economía mundial. EEUU es el principal deudor de China. 

Otra promesa de Trump es la diminución de sus fuerzas armadas de la región, implica otro "regalo” a China, que aparecerá como la potencia regional sin contrapeso. Pero, todo se derrumba con solo una llamada telefónica.

La conversación telefónica entre Trump y la presidenta de Taiwán, Tsai Ingwen, es como meter el dedo en la colmena china. Dicen que fue sugerencia de John Bolton (exembajador de Busch en la ONU, muy reaccionario).  

Japón puede aprovechar de las circunstancias para traspasar los límites de los acuerdos de la posguerra. Shinzo Abe, primer ministro japonés, fue a visitar a Trump electo, quiere transformar sus tropas de autodefensa en fuerzas armadas convencionales, sería la forma de equilibrar el poderío de China y el peligro atómico de Corea del Norte ante la ausencia de los EEUU o frente a una enemistad entre Washington y Pekín.

Los dirigentes chinos, que saludaron  el triunfo electoral de Trump, a pesar de sus embates verbales en la campaña y, luego del telefonema a Taiwán, están tensos y expectantes. Tienen informaciones que hacen suponer que la presencia naval estadounidense en el Pacífico aumentará, lo que resulta una contradicción en el contexto del discurso desorientador de Trump.

Trump  y el oriente medio 

Trump no ha definido sus intereses ni prioridades en la región. Lo único rescatable son dos amenazas. "Exterminar a los terroristas de ISIS” y "golpear a los iraníes”. Hace suponer que Trump  no sabe que Irán y los ISIS son enemigos a muerte (Irán= chiitas – ISIS=sunitas).

El nuevo jefe de la CIA, Mike Pompeo, argumentó: "El acuerdo con Irán ha sido un error histórico”. Uno de los argumentos más fuertes es que el acuerdo con Irán no ha detenido el afán expansivo de los ayatolás, a través de "representantes locales” como los Hezbolá en Siria y Hutíes en Jemen. 

Hay que recordar que el acuerdo con Irán no es binacional es multinacional. Trump, en caso de retirarse, tendrá   conflictos con la Unión Europea, China, Rusia y las ONU.

Pero, también puede suceder: Obama deja una herencia inestable en el Oriente Medio, a pesar de haber intentado un equilibrio entre chiitas y sunitas. Irak no se recupera. Libia es un avispero.
 
Siria está a punto de volver a las manos de Assad. Turquía es una democradura con
pretensiones de gran potencia regional, pertenece a la OTAN, pero, es enemigo mortal de Assad y de Irán.  El proceso de paz entre Palestina e Israel es un bloque de cemento sin vida. Trump no tiene interés en el asunto.

La inestabilidad es el caldo de cultivo del terrorismo. En tiempos de la guerra fría se decía: "Si no es aliado mejor inestable que en el bando enemigo”.

Trump anunció más apoyo militar a Irak. "Arrebatar el petróleo de ISIS y bombardearlos hasta eliminarlos”. Ha dado 30 días a sus jefes militares para presentar una estrategia para vencer a ISIS.

Conclusión 

EEUU se enroscará como culebra en su propio territorio o asestará manotazos desesperados. Rusia, tendrá manos libres en su cercanía geopolítica, tiene varios amigos en el gobierno de Washington. China, no mermará su potencialidad, al contrario, acrecentará su presencia en África (para TRUMP no existe ese continente). El Medio Oriente es una interrogante. La lucha hegemónica entre Irán (chiitas) y Arabia Saudita (sunitas) puede librarse en otros escenarios como el Magreb. Si Trump sigue con su política anti-Irán, Arabia Saudita le abrirá los brazos. El problema es el antiarabismo de Trump que importa peligros terroristas en su propio territorio.

Los Estados grandes como Alemania podrían jugar un papel importante si Merkel sigue de canciller. Inglaterra ha perdido su oportunidad con su autoaislamiento, Canadá podrá ser la piedra en el zapato de Trump. La Unión Europea, cada vez pierde fuerza, la ola neofascista y nacionalista puede paralizar el proyecto. Dependerá de las elecciones en Alemania, Francia, Italia y Holanda para repensar la Unión Europea o para mandarla al cajón de los recuerdos. 

No he tocado aspectos de suyo importantes como el medio ambiente y el terrorismo. Dos pautas, Scott Pruitt, director de Medio Ambiente es un "negacionista” y lo dicho por TRUMP en la Cadena FOX: "Nadie sabe si el cambio climático es real”. Y, el terrorismo goza de buena salud.

2017 puede ser año del enfrentamiento entre ciencia y pseudo-ciencia, TRUMP representa lo segundo. Los premios Nobel de Física y Química 2016 mostraron su preocupación de cara a la cruzada mundial anticientífica, sobre todo de cara al cambio climático.

Creer es más fácil que saber.

Incertidumbre es la palabra que define la perspectiva para el 2017.

 
 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos https://www.paginasiete.bo/contacto/

63
1