Análisis

Las TIC en la escuela boliviana

Todavía nos falta mucho en el campo de la incorporación de nuevas Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) al proceso educativo.
domingo, 3 de diciembre de 2017 · 00:00

Elizabeth Jiménez Landívar Comunicadora

En la actualidad las sociedades industrializadas se caracterizan por el manejo masivo del conocimiento y su aplicación intensiva en la esfera económica. La vinculación entre conocimiento científico, tecnología y producción juega un rol clave en el desarrollo occidental. 


En el campo educativo, como expresan Carneiro, Toscano y Díaz, “si el conocimiento es el motor de nuevas economías, su combustible es el aprendizaje”. No en vano citan como causa histórica principal de la expansión económica norteamericana de la segunda mitad del siglo XX la generalización de la enseñanza secundaria en Estados Unidos.

Poca información


Existe poca información con relación al uso y apropiación de las tecnologías de la comunicación y la información en Bolivia, particularmente en el área educativa. Según la  Unidad Especializada de Formación Continua (Unefco), no existen antecedentes sobre la implementación de recursos tecnológicos ligados a los diferentes modelos de desarrollo nacional, encontrándose que el aporte tecnológico vino del extranjero, y una dependencia absoluta de la tecnología foránea. 


A nivel latinoamericano, la situación difiere mucho de país a país. Existen algunos que demuestran un interés marcado por la actualización y el mejoramiento permanente en materia de uso y apropiación de las TIC en educación, mientras que otros se encuentran intentando desarrollar esfuerzos básicos de tipo infraestructural, tales como la provisión consolidada de conexión a internet, y la provisión de equipamiento tal como computadoras, monitores, laptops, pizarras inteligentes, hardware y software, etc., a todas las unidades educativas. 


Sin embargo, se puede afirmar que prácticamente todos los países latinoamericanos han planificado e implementado algún tipo de política o plan de TIC en todos los niveles educativos. En este marco, la proporción de alumnos por computadora varía enormemente, tal como se aprecia en el cuadro adjunto.


Se aprecia el liderazgo de Uruguay, país que aplicó el modelo 1:1 en la entrega de computadoras personales a cada estudiante. En el otro extremo figuran países como República Dominicana, con 122 alumnos por computadora, y Nicaragua con tasas de 84 y 74 alumnos por computadora, promedios deficientes. Bolivia muestra uno de los índices más bajos: 55 alumnos por computadora. Aunque es posible que durante los últimos cuatro años este índice se hubiera revertido como producto de la política de adquisición de nuevas tecnologías del Gobierno nacional. 

Las estrategias locales


Las estrategias bolivianas son: la consolidación de la conectividad nacional para la educación, el fortalecimiento e implementación de los recursos pedagógicos o telecentros educativos comunitarios, el desarrollo del proyecto “una computadora por docente”, el proyecto de entrega de computadoras a alumnos y otros agentes educativos, y la consolidación de un portal educativo. No existe estrategia específica de fortalecimiento docente, aparte de un componente de capacitación indirecta, es decir, la entrega de computadoras y un portal educativo para los profesores (www.educabolivia.bo).


Éste ha permitido la conformación de la primera red de maestros, que hoy en día está realizando una serie de capacitaciones en TIC para la educación, con cursos de Uso de internet en entornos 2.0, Facebook en la educación, Uso y desarrollo de blogs, etc. 


La modalidad de enseñanza es semipresencial, y el público objetivo son los docentes con conocimientos previos sobre las herramientas básicas de computación. De acuerdo a EducaBolivia, hasta 2015 se graduaron ya más de 5.000 maestros. 


Por otra parte, el proyecto Una computadora por docente  implicó capacitación para el uso adecuado del software incluido en las computadoras. Sin embargo, este software es de carácter básico y general, no especializado para fines educativos. La entidad acreditada para esto fue Unefco, que coordina sus actividades con la Red de Centros de Formación Continua de Maestros, con filiales en las capitales de departamento y las ciudades intermedias.


Hasta mayo de 2016, la Unefco desarrolló cursos de capacitación en el Uso de las TIC en la práctica educativa, alcanzando un total de 107.290 participantes. El mayor índice de participación de maestros se dio en las ciudades de La Paz y Santa Cruz.


Sin embargo, existe un amplio grupo de docentes que todavía no ha recibido formación en este campo. Los datos de 2012 confirman que existe un grueso grupo de alrededor de 65.000 maestros que no está capacitado para desarrollar actividades con TIC en general y con sus computadoras, en especial. Como consecuencia, a pesar de contar con una computadora dotada por el Gobierno, muchos maestros no las han explorado lo suficiente, que es el primer paso para avanzar en el desarrollo y aplicación de la tecnología en las aulas educativas. 

El equipo no basta


Los estudios han demostrado que la provisión de una computadora a los estudiantes en general no eleva el rendimiento académico si es que su uso no se realiza en un ambiente controlado (donde se guía al usuario hacia ciertos objetivos planteados). Lo mismo sucede con la provisión de estas herramientas a los docentes. Con la sola provisión no basta. Es absolutamente necesario proveer un entorno positivo, que les permita obtener el máximo beneficio de esta herramienta, la que per se no implica una mejora en la práctica educativa.  


La exposición de uno de los “genios” bolivianos en el marco de los clubes de ciencia, iniciativa muy positiva para el avance de la ciencia en Bolivia, también lo confirma: las herramientas tecnológicas deben ir acompañadas por el resto de los elementos que conforman el desarrollo tecnológico, es decir, la capacitación humana. 


La calidad educativa pasa por el establecimiento de objetivos educativos acordes con la realidad nacional y con las necesidades educativas de la población. Sin embargo, hoy en día es imposible ignorar el desarrollo que a nivel tecnológico las naciones vecinas están empeñadas en lograr mediante grandes esfuerzos que reconocen el valor de la tecnología para el desarrollo. 


Es importante ampliar el espectro de opciones de capacitación, modalidades, horarios, de manera tal que todos los docentes estén en condiciones de acceder fácilmente a ella. A largo plazo es vital seguir invirtiendo en educación, sobre todo fortaleciendo al agente que se encuentra más desafiado por la tecnología en el marco escolar, es decir, al maestro.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

76
2