Chris Cornell, una luz en el oscuro mundo del grunge

El músico nacido en Seattle (EEUU) falleció el pasado miércoles, a los 52 años. Fue líder de Soundgarden y Audioslave. Creador de cientos de composiciones y portador de una de las mejores voces del rock
domingo, 21 de mayo de 2017 · 00:00
Carla Hannover  periodista

 

En una tarde de telaraña / En una habitación llena de vacío / De una manera libre confieso / Estaba perdido en las páginas / En un libro lleno de muerte / Leyendo cómo moriremos solos / Y si somos buenos nos tenderemos a descansar / A donde sea que queramos ir…
(Like Stone, Audioslave, 2003).

No habían transcurrido   las primeras semanas de enero de 2003 y en  Stereo 97, la FM de rockera de La Paz, sonaba la voz ronca de Chris Cornell (1964-2017). Like a Stone, el primer corte del disco homónimo de Audioslave, se coronaba en el número uno del ranking de esa emisora, a pocos días de haber sido estrenado.

Pasaron varias semanas antes de que esa emblemática canción deje el podio, y todo esto debido a  que los fans  paceños de la banda  llamaban a lo largo del día para votar  por el tema para que se mantenga en el número uno. Quienes conocían el recorrido del músico sabían de sus inicios con Soundgarden décadas atrás, a mediados de los años 80,  o quizá mucho antes, cuando fue miembro de bandas como The Shemps o The Jones Street Band. 

En cambio para quienes despertábamos nuestro amor por el rock,  a principios del 2000, Audioslave era una banda obligatoria. Quizá por ello cientos de fans bolivianos de todas las edades   lamentaron, a través de redes sociales,  la noticia de la muerte de Cornell  cuando fue anunciada el pasado jueves 18 de mayo.

Es probable que el músico de Seattle (EEUU) se haya ganado seguidores por  ser portador de una de las mejores voces del rock, según la revista Rolling Stone,  o quizá por ser  uno de los músicos más creativos de su generación o "por la  capacidad que tenía de reinventarse”, como señala  el critico musical Patricio Peters. Lo cierto es que su muerte  consternó  a millones de fans y músicos al rededor del planeta.    

Un artista que iluminaba

Aún cuando hayas pagado lo suficiente / Hayas sido destrozado o retenido /  Con cada recuerdo /  De la buena o mala cara de la suerte/  No pierdas el sueño por ello /  Estoy seguro de que todo acabará bien... entona Cornell en Be yourself.  

 Pese a que desde joven sufrió de depresión, podría decirse que Cornell  fue la luz en ese oscuro mundo del grunge, ese género caracterizado por el sonido de unas guitarras fuertemente distorsionadas,  así como por las baterías predominantes, una música   que  en cuyas letras se hacía eco de la apatía y desencanto.

  De hecho,  fue junto  con Eddie Veder, de Pearl Jam,  uno de los sobrevivientes de ese mundo que temprano había dado de baja  a otros músicos fundamentales del género  como Kurt Cobain (1967-1994) de Nirvana y Layne Staley (1967-2002) de Alice in Chains.

 Cornell, pese a las adversidades de ese mundo, de las drogas y de  la depresión,  brilló por  52 años.  "Fue un músico muy entregado, una persona con mucha luz,   al menos esa era la impresión que tenía de él. Recibía los emprendimientos y  cada oportunidad con los brazos abiertos”, explica Peters.

 Eso justamente  podía escucharse en algunas de sus composiciones, pero también se podía observar en su forma de encarar  la vida. "Generalmente miro hacia adelante. Cuando miro hacia atrás me siento afortunado de haber superado lo que pasé y de que Soundgarden sea lo que es hoy en día”, contó Cornell en  2012. 

Quizá ese optimismo combinado con su pasión por la música fueron la gasolina que lo mantuvo vivo por muchos más años que sus colegas.    "Era un artista como pocos. Fue  creador de Soundgarden, luego de Audiosleave y también sacó discos como solista, casi todos muy buenos.

Sumado a ello, compartió escenario con infinidad de músicos. Supo reinventarse y llevar su música más allá  de ese sello del grunge”, agrega Peters.

Con todo ese perfil "cuesta creer que Cornell se  haya suicidado”, señala el crítico, aunque ese fue el  informe final de la Policía horas después de conocer su fallecimiento en la habitación de  un hotel de Detroit.    

 Transformó su depresión 

La vida no significa nada si no es difícil / Te mostrará quien eres realmente / Te derribará cuando te encuentres demasiado alto / Hasta dejarte girando en una caída libre... Como  músico Cornell fue un alquimista. Transformó su depresión en música y eso  se puede rastrear -entre muchas de sus canciones-  en  los primeros versos de  Before we dissapear.  

El líder de Audioslave fue músico y  compositor, pero  sin duda tuvo  como  sello personal  una voz que, con sus casi cuatro octavas,  podía alcanzar el clímax en segundos. Esa  cualidad está presente  en  todas sus  canciones de las que  sobresalen    Black Hole Sun y Spoonman,  que lanzó junto a Soundgarden; Showme How to Live,  Like Stone o Revelations, que grabó con Audioslave y en  las diversas composiciones que son parte de sus cinco discos como solista. 

A esa prodigiosa voz, que en 2011 la revista Rolling Stone colocó entre las 10  primeras de una selección de un centenar de artistas, se sumaba la calidad de sus composiciones.  Y es que "para crear la intimidad de una interpretación acústica tienen que haber historias reales. Tienen que ser en cierto modo reales y tener un comienzo, un medio y un final. Eso siempre es un reto en tres minutos y medio o cuatro”, explicó el músico  en una entrevista en  2015.

"Como compositor  me parecía muy bueno. Fue el principal letrista de Soundagarden y de Audioslave”, explica Peters.  "Le cantó a la depresión y también a otras cosas más positivas. Era muy diverso en ese sentido”. 

Su  trayectoria, que se extendió por más de tres décadas, le llevó a ser referente de bandas  de rock posteriores a la generación del grunge, tales como Deftones. 

 En la escena local es probable que haya influenciado a músicos como Pedro Pablo Siles. "Se fue una de las voces más extraordinarias de la era. Pocos cantantes han tenido un impacto tan profundo en mí como el que tuvo Chris Cornell”, escribió Siles, vocalista de la banda paceña Oz, luego de conocer la muerte del músico. 

Y es que con su partida  no sólo se fue un gran músico,  se fue también la voz de, al menos, tres generaciones.

 

Sobre la última encuesta de Página Siete

Si usted es de los que necesita estar bien informado, puede acceder a la encuesta electoral completa de Página Siete, suscribiéndose a la aplicación PaginaSietePro que puede descargar de App Store o Google Play

 


   

71
2