Memoria

La falta de políticas sólidas amenaza el patrimonio arquitectónico paceño

Expertos señalan que la Alcaldía fue poco respetuosa en protección de los inmuebles. Desde esa oficina indican que la protección del patrimonio es responsabilidad de todos.
domingo, 25 de junio de 2017 · 00:00
Carla Hannover periodista

 

Hace 25 años, en La Paz se tenían 3.800 edificios considerados  patrimoniales. De ellos, en la actualidad sólo quedan alrededor de  400 y de éstos últimos, al menos 100 se encuentran en peligro de derrumbe y otros tantos en riesgo de demolición para dar paso a construcciones nuevas. Los datos los dio a conocer el presidente de la Sociedad de Estudios de Patrimonio Cultural, del Colegio de Arquitectos de La Paz, Ronald Terán.

 El experto explica que  la principal causa de esta destrucción del patrimonio es la falta de políticas  de protección para estos edificios. "El  motivo de esta destrucción del patrimonio   tiene que ver con el Ley Municipal de Uso de Suelos Urbanos  (2012) que dice que sólo puede preservar la primera crujía del edificio patrimonial, cuando éste incluso   está  entero. Entonces, la norma le da a  los propietarios la autorización para  poder destruir el 80% del inmueble”.  

 Coincide con él el arquitecto Gastón Gallardo, quien considera que "uno de los grandes errores en la gestión municipal es el tema patrimonio arquitectónico.  Tanto en la gestión de  Juan del Granado como en la de Luis Revilla, creo que en lo patrimonial han sido muy poco respetuosas”, señala.  

En las décadas de los años 80 y 90 se pensó  que una forma de salvar el patrimonio era lograr que éste pasara a manos del Estado. Sin embargo, Gallardo observa que "ahora  el mayor depredador es precisamente esta entidad”.

Clara muestra -señala-  se vio con la construcción de la Casa del Pueblo que fue edificada sobre el terreno que un día ocupó la  Casa Alencastre construida en 1821, un edificio de categoría "A”, que por su riqueza  arquitectónica tenía valor Monumental. 

 A la falta de políticas municipales serias  se suma otro  problema que tiene que ver  con el  crecimiento de La Paz, "pero sobre todo con su forma de enfocar el desarrollo”, asegura Gallardo.

Un desarrollo inconsciente 

 Terán añade que este crecimiento de la ciudad además de tener el aval de  la Alcaldía, tiene un fuerte impulso de las inmobiliarias. "Éstas,  ateniéndose a esa mala norma, hacen desaparecer los  edificios patrimoniales y los destruyen con una serie de argucias, con arquitectos que se dedican a ese tipo de negocio. Entonces hacen caer el edificio y presentan un proyecto de 10 a 15 pisos. Como  no hay estudios serios, lastimosamente  no hay una protección como corresponde del centro histórico”. 

Gallardo explica "que  ahora estamos viviendo un periodo en el cual el único valor es el monetario y financiero y éste se sobrepone a cualquier otro interés y se destruye todo lo que encuentra en el camino”.

Para el arquitecto  este desarrollo   tiene que ver también  con un  problema de poder, "pues -las autoridades- creen que    nada de lo que había antes de  2006  tiene valor. Se tiene una concepción de que  todo comienza  ese año. Así se  borra la República y aparece el Estado Plurinacional. En toda esa rotura histórica  también cae el patrimonio”.

¿Qué dicen desde la Alcaldía? 

 Ximena Pacheco, responsable de Patrimonio del Gobierno Autónomo Municipal de La Paz, explicó que llevan un registro distinto del presentado por Terán. "Se han establecido 12 conjuntos patrimoniales, por su valor histórico y urbanístico”. Si bien tienen un registro de lo que hay en la actualidad, su oficina carece del dato de inmuebles patrimoniales  hace 25 años.   

Sobre los problemas que enfrenta el patrimonio arquitectónico paceño, indicó que la pérdida de los inmuebles se debe a que la mayoría de las  veces la Alcaldía no puede protegerlos porque muchas de estas casas tienen problemas legales. En otros casos son  los propietarios los que  no permiten a los funcionarios ediles completar la ficha del inmueble. "También tiene que ver con  la expectativa que tienen los propietarios de estas casas porque piensan  que si las dejan caer  van a tener la posibilidad de tener una construcción nueva”, dijo. 

Para aminorar esta situación, la Alcaldía  asumió una política de protección de todo  conjunto.
 
"Por más que dejen caer una casa patrimonial, la norma  establece que si es parte de un conjunto patrimonial va a estar en armonía con los inmuebles  del área. Eso es lo que recientemente se ha podido incluir  en la Ley de Uso de Suelo Urbano”. 

 Asimismo, aclaró que la normativa que se tiene no está  en función de fachadas. "La comisión del centro histórico que depende de  la Dirección de Administración Territorial hace la tipología, no sólo desde las crujías, sino de todo el conjunto lo que permite establecer medidas de protección”. 

Por último, recalcó que la protección del patrimonio arquitectónico es un tema de corresponsabilidad. "Si bien el Gobierno Municipal tiene responsabilidad de proteger el patrimonio, también está el tema ético por parte de los arquitectos que impulsan grandes construcciones en el terreno que ocupan estas casonas”.

Contó que muchas veces fue a  verificar los trabajos al interior de inmuebles patrimoniales. "Los arquitectos me decían que no importaba lo que digamos porque igual iban a seguir demoliendo.
 
Es complicado porque la gente se pone en esa posición”, concluye.     


AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

113
51