Etcétera

El que pega primero pega dos veces

Trump ha escrito 3.750 declaraciones falsas entre sus 38.187 tuits; el discurso intolerante se está convirtiendo en un fenómeno global.
domingo, 30 de septiembre de 2018 · 00:00

Carlos Decker-Molina Periodista y escritor

Algunas enseñanzas europeas que pienso no están demás en Bolivia. Los manipuladores de la verdad para no decir los operadores de la mentira en Europa tienen un modus operandi que no se diferencia del que tienen en USA.

Quien pega primeropega dos veces

1. Un anticipo coordinado. El primer ataque tiene un objetivo: Echar la culpa de algún delito a un islamita, a un africano, a un inmigrante o a un enemigo político.

Lo más frecuente es referirse a la seguridad ciudadana. La mejor víctima es una mujer o si es madre con niños, mejor. Dice: “me asaltaron, entregué lo poco que tenía por mis hijos”. A continuación, se introduce el supuesto: “Creo que eran árabes porque hablaban un idioma extraño”.

En más del 99% de las veces es mentira (la segunda parte – lo de la etnia o nacionalidad) cuando alguien dice la verdad ya nadie cree.

2. Desinformación calificada. El objetivo es deformar los datos (sirve la estadística) Se ataca a los medios tradicionales por ocultar la verdad.

Antes de las elecciones en Italia un tuit sostenía: “El 50% de los inmigrantes en Italia son musulmanes”. En realidad, son el 30%, más bien el 60% de los inmigrantes en Italia son cristianos, de acuerdo con los datos de la oficina nacional de inmigración.

3. Culpabilizar al OTRO. El objetivo es demonizar al inmigrante, para luego convertirlo en enemigo latente primero y real después. El ladrón, el violador, el asesino o el chantajista es, a priori, un inmigrante. La rectificación llega siempre tarde. Lleva agua al molino de los culturalistas, aparecen defendiendo “su” cultura (la cultura nacional) siempre mejor que la del OTRO.

4. Provocación estratégica. Se redefinen los contenidos, declaran el fin de la corrección política (CP). La CP defiende por ejemplo a los homosexuales, los “incorrectos” sostiene: “volver a la moral cristiana”. “No se puede legislar para la excepción, los homosexuales son excepción”. Las voces aisladas se van juntando y surge la burbuja en los medios sociales, es la semilla del nuevo partido o del nuevo movimiento.

Se invierte la realidad y se acusa a los liberales o social-liberales o socialdemócratas de ocultar la verdad. La “verdad” para los “incorrectos” es moral y ella es sobre todo cristiana. Pasa el mismo fenómeno con la libertad de religión. La CP la ligan con el ateísmo, el libertinaje, la inmoralidad. Trasladan la lucha al campo de la cultura. Ayer los judíos eran una raza débil hoy los musulmanes no tiene la misma cultura que los de occidente.

Las multitudes cibernéticas

Trump ha escrito (hasta las investigaciones de G. Lakoff) 3.750 declaraciones falsas entre sus 38.187 tuits. Trump tiene 53 millones de seguidores en tanto que el tiraje de los 100 diarios más grandes de USA está por debajo de los 10 millones de ejemplares. Es una guerra informativa desigual. Entonces la realidad se convierte en una noticia falsa. El discurso intolerante se está convirtiendo en un fenómeno global.


Autocratización y aparofobia

Autocratización comienza con la manipulación de las constituciones o las leyes electorales, para ello se necesitan un poder judicial dócil. Se plantea la nacionalización de las ideas, es decir todo debe ser originalmente nacional y la democracia debe nacionalizarse lo que implica que lo único que vale es el voto de las mayorías sin importar que esos votos sean emitidos en contra de la ley y las constituciones.

La autocratización es una realidad en Rusia, Turquía, Hungría, Polonia, Chequia, Eslovenia, Venezuela y Nicaragua.

La aparofobia se practica de cara a los inmigrantes, al OTRO, no sólo porque es de credo diferente o de color de piel diferente sino porque es pobre. “Los mexicanos son sucios y pobres”. “No podemos darles todo, desde jabón hasta techo”.

La filósofa española Adela Cortina ha hecho notar que los jugadores de fútbol, los artistas y los ricos –incluso los musulmanes, como los príncipes dueños de clubes deportivos o emporios de lujo–, son bienvenidos en Europa. Los que no son bienvenidos son los pobres.

Ella escribió un libro sobre por qué no nos enfrentamos a la xenofobia real. Lo que enfrentamos, escribió, es la aporofobia, un término que acuñó usando la palabra apora, el vocablo griego que significa pobre. De hecho, esta defensa de la civilización europea es una versión actualizada del colonialismo.

La diferencia entre la viejay la nueva derecha

Es interesante ver la diferencia entre la nueva y la vieja derecha. La vieja derecha no estaba contra los inmigrantes porque proporcionaban mano de obra barata. Era ligeramente nacionalista, pero nunca fue xenófoba (aparte con los judíos).

La nueva derecha no está interesada en las estadísticas ni en la economía. Solo le interesa fomentar el miedo para llegar al poder, y sostiene que la realidad es una noticia falsa.

En Alemania las estadísticas son “sagradas”, se les tiene respeto y no se sesgan en el debate. Cada año hay 300 mil trabajadores menos, de los 80,6 millones de alemanes sólo el 61% está en edad laboral.

En 2050 se reducirá a 51% y los mayores de 65 años aumentaran de un 21% a un 33%. Con estas cifras sería necesaria que la tasa de natalidad sea de 2,1 hijos por mujer, hoy no pasa del 1,5%.

La afluencia de inmigrantes ha aumentado la tasa de natalidad a un modesto 1,59, lo que significa que los inmigrantes imitan las tendencias locales y no quieren tener muchos hijos.

La extrema derecha manipula las estadísticas y dice de memoria que los musulmanes serán mayoría en 2050.

Para terminar una cita de Winston Churchill: “La guerra que vamos a ganar, la estamos perdiendo”.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

155
95