Ideología de género: entre el retroceso o el resurgimiento de los valores de la familia heterosexual

“La igualdad de género es uno de los bienes que la humanidad debe preservar”, plantean activistas por los derechos de la mujer. En tanto que políticos conservadores defienden la “lucha por recuperar los valores de la familia, cimentada en los valores cristianos”. Los temas son parte de este debate.
domingo, 13 de enero de 2019 · 00:00

Carla A. Hannover V.  Periodista

Un retroceso de más de un siglo en las conquistas y reivindicaciones de la mujer  o el retorno de los valores de la familia heterosexual  que según algunos grupos y políticos conservadores se fueron perdiendo las últimas décadas. Estas son algunas de las cuestiones que se han puesto en la mesa del debate  este último tiempo tras el ascenso al poder de presidentes como Donald Trump (EEUU) o Jair Bolsonaro (Brasil), que con sus políticas han querido devolver protagonismo al antiguo modelo de familia. 

  En el país el tema cobró vigencia con el surgimiento de políticos bolivianos conservadores  que al igual que los gobernantes mencionados  rechazan la equidad de género y las revidincaciones de las minorías como la comunidad TLGB o los pueblos indígenas.   

“Esta noche he compartido, en las calles de La Paz, la lucha por el valor de la familia en la educación de los hijos, contra el adoctrinamiento que usa el sistema educativo. #ConMisHijosNoTeMetas”, con esas declaraciones el pre candidato a la Presidencia por Unidad Cívica Solidaridad (UCS), Víctor Hugo Cárdenas, dejaba en claro en noviembre del año pasado la causa que defenderá su propuesta política con miras a las elecciones de octubre. 

Cárdenas defiende causas de la iglesia evangélica y por ende su candidatura cuenta con el respaldo de esa institución. De hecho, su candidato a vicepresidente, Humberto Peinado, es pastor y  fundador de la Plataforma de la Familia, que se opone a la legalización del aborto, la ley de identidad de género y los matrimonios homosexuales. Entre sus propuestas de gestión está la implementación de un Ministerio de la Familia y de la Mujer. 

  Para activistas por los derechos de las mujeres, el resurgimiento de estas formas de pensamiento en el terreno político nacional es peligroso porque ponen en riesgo avances y conquistas de la mujer  que se han ido dando durante el último siglo. 

“Estos grupos reivindican el ideal de familia patriarcal y conservadora, en el que existe la madre, el padre y los hijos y los principios judeo cristianos... Lo que no se  cuestionan es que en la actualidad, se ha confirmado tanto desde las ciencias sociales como desde lo científico que  las peores atrocidades contra mujeres y niños se dan al interior de la familia”, explica Patricia Flores, comunicadora social y feminista. 

 Miradas sobre  la ideología de género

 “Están publicando materiales educativos para adoctrinarlos en la ideología de género, bajo el amparo de una teoría que se llama el Marxismo cultural, donde se predica un falso igualitarismo, no solo en Bolivia, sino también en otros países. Esto es un atentado a los derechos de los niños de que reciban un adoctrinamiento a tan temprana edad”, manifestó  Cárdenas a los medios en noviembre pasado. 

Sus declaraciones causaron polémica, pues para la comunicadora social y directora ejecutiva de la Coordinadora de la Mujer, Mónica Novillo, Cárdenas responde a esa construcción narrativa que va en contra de los derechos de las mujeres. “La ideología de género es un esfuerzo por distorsionar lo que significa la igualdad de género y sus conquistas y hacer una propuesta de retrocesos en el reconocimiento de las mujeres y de los derechos de las poblaciones diversas”. 

 Agrega que se trata de una tendencia que va en contra de derechos fundamentales como la educación y que cuestiona, por ejemplo, el derecho a la educación sexual integral para la sexualidad. “Sus esfuerzos están concentrados en no reconocer que existen diversidades sexuales y que la construcción genérica de una persona depende de muchos factores”.

Para Novillo esta imposición de un modelo único de familia inscrita  en el discurso de Víctor Hugo Cárdenas responde más a sus intereses políticos. “Hay que recordar que cuando él fue vicepresidente impulsó una Subsecretaria de Género e impulsó temas de género en la Reforma Educativa. Parece que de manera oportunista hoy  está impulsando un debate con algunos grupos como el ‘no te metas con mis hijos’ para que nadie más que los padres  puedan intervenir  en la educación. Estamos viendo que los padres no son capaces de dar educación de calidad  en temas sexualidad”, señala y agrega que: “estos temas son   necesarios enseñarlos desde el colegio  como respuesta a los  índices de embarazos adolescentes y otros temas  fundamentales  que el Estado se ha comprometido a dar”.

 Para el pastor  Humberto Peinado, candidato a vicepresidente por UCS, desde su perspectiva  la ideología de género es “un instrumento de dominación que ha creado la nueva izquierda alineada a los preceptos de foro de San Pablo y tiene un objetivo: destruir la familia como la conocemos.  Karl Marx y Engels consideran que el principio de las desigualdades se da  en la familia natural, en la cual la  mujer es propiedad del hombre dentro de un sistema patriarcal que la oprime, por esa razón hay que destruir la familia, la ideología de género plantea la ‘ausencia de sexo’ considera el sexo masculino y femenino como simples construcciones sociales y son enemigos de la maternidad y la paternidad”, señala.

Señala que toda persona tiene derecho de pelear por las causas que considere justas y no afecten los derechos y la individualidad de los demás. “Sin embargo, en este último tiempo muchos grupos que defienden legítimamente la igualdad de la mujer ante la ley  en la participación política, el libre ejercicio de su ciudadanía y la independencia económica han mutado y adoptado la bandera de la ideología de género por una cuestión de conseguir poder político. Esto deslegitima su esencia pues se contradicen al pelear por los derechos de las mujeres cuando en realidad no existe el sexo femenino y desvirtúan la grandeza de la maternidad”, señala.

La familia en el centro del debate

  Flores explica que estos grupos conservadores  defienden  el ideal de familia patriarcal y conservadora, en el que existe la madre, el padre y los hijos. “Responde a corrientes ideológicas y conservadoras de derecho”. Ese  ideal de la familia nuclear y conservadora es peligroso “porque es dentro de estas familias donde  se producen las mayores aberraciones que hoy está viviendo la humanidad como la violencia intrafamiliar,  la violencia machista y  el feminicidio, entre otros”.

 Peinado, en contraparte, sostiene que su  lucha es por recuperar los valores de la familia, cimentada en los valores cristianos, el respeto a la vida y el derecho de los padres sobre la educación de los hijos. “No queremos que a nuestros hijos les enseñen en el colegio que no son hombrecitos o mujercitas y que negando la biología se les llame construcciones sociales, esto limita las libertades de nuestros hijos en su formación como hombres y mujeres que respetan la esencia histórica y cultural de la familia”.

En la actualidad, para  la Organización de Naciones Unidas, la familia debería ser entendida “en un sentido amplio”, se lee en un informe de ese organismo presentado en enero de 2016. En el documento se planteó el reconocimiento de las parejas compuestas por personas del mismo sexo en el derecho y la política internacional. “No hay una definición de familia según las normas del derecho humano internacional”, señala el documento por ello en algunas campañas recientes  reivindicó al menos ocho tipos de núcleos familiares.

¿Es posible retroceder en estas reivindicaciones?

“No creo que retrocedamos”, sostiene Novillo y agrega: “La sociedad tiene que cuidar los avances que hemos logrado. Hemos avanzado tanto que sería terrible ir para atrás, la igualdad de género es uno de los bienes que la humanidad debe preservar”, considera.   

La comunicadora instó a  cuestionar los valores con los que se está consolidando la familia, el tema de la violencia es una constante en las familias pero no se cuestiona eso, se cuestiona un modelo de familia. “Es una mirada conservadora en relación a lo que son las familias y una actitud de negación a los derechos de las personas”.

 

La “ideología de género”,   un término creado por conservadores

 “El término ideología de género fue  inventado por grupos conservadores. Lo que ellos llaman o entienden por  ideología de género es el feminismo que procura la equidad y la defensa de los derechos humanos para hombres y mujeres”, explica la periodista y feminista  Sandra Aliaga Bruch. 

 Este término surgió recientemente con el movimiento #ConMisHijosNoTeMetas que tiene presencia en diversos países de la región como México, Brasil, Chile, Argentina, Paraguay y Bolivia, entre otros. “Se trata de un movimiento que busca que no se dé educación sexual en el colegio, que las adolescentes no sean tuteladas en el tema de la educación sexual, está en contra de la homosexualidad, pues no la  entiende como  una condición humana. “Se oponen a que hombres y mujeres tengamos la misma posibilidad de dirigir  cualquier circuito de poder”, señala. 

    Coincide con ella, la activista de los derechos sexuales y reproductivos, Bertha Pooley, quien explica que la equidad de género es un tema que se comenzó a tratar como tema de aspecto público desde la Conferencia Internacional sobre Población y Desarrollo de El Cairo (Egipto), que tuvo lugar en 1994 y en la Cuarta Conferencia Mundial sobre la Mujer, celebrada en Beijing en 1995.  “En la conferencia de El Cairo se comenzó a hablar del concepto de salud sexual y salud reproductiva como derecho humano, al año siguiente en Beijing ya se hablaba no solamente de ello, sino se  comenzó a hablar  sobre el problema de si queríamos hablar de desarrollo o si queríamos reconocer el concepto de género”. 

Entonces se instauró un debate que buscaba   identificar  cómo  las políticas públicas de desarrollo  afecta a la vida de hombres y mujeres. “Cuando se hacían proyectos de desarrollo no se tomaba en cuenta  la economía del hogar. Cuando se preguntaba a la mujer si trabajaba ella decía que no,  pero todo el día trabajaba en el cuidado de los hijos y en la casa, un trabajo que no se reconocía socialmente”.

Fue  a partir de estas conferencias que las políticas internacionales comienzan a discutir con otra mirada, comienzan a descubrir que no estamos hablando de conceptos de hombre y mujer, sino que en la sociedad existen  orientaciones sexuales diversas, que van más allá de la voluntad de las personas.  

Años más tarde  se  pasó  a discutir  el tema de la familia heterosexual y   se descubre que hay familias unipersonales, con madres solteras o  abandonadas. Esas son las familias donde están los bolsones críticos de pobreza. Además, no  sólo hay familias donde hay dos mujeres o donde hay dos hombres y comienzan a descubrirse una serie de conceptos que antes nadie quería mirar. 

 Para Pooley, Bolivia es un lugar donde le ha sido difícil aceptar esas diferencias. Pero ha ido acompañando estas dos conferencias con una serie de legislaciones que tienen que ver con reconocimiento de que la mujer no solamente tiene un rol reproductivo, sino un rol productivo, entre otros aspectos. 
 

 

 

3
9

Otras Noticias