Recuento

Las frases célebres de 2018

Esta columna repasa las frases más absurdas del año que se fue en un “ranking” que va desde las más irracionales hasta las menos disparatadas.
domingo, 06 de enero de 2019 · 00:10

Diego Ayo Politólogo

Va el ranking de las frases más absurdas de 2018, del puesto 10 con la frase menos absurda a la frase 1 con la ganadora en absurdidad. 

10. “No estamos igual y, por supuesto no estamos peor, estamos mejor” (09.11.2018), fue la perla que se mandó el juez Bretóns quien defendió la demanda marítima boliviana en el juicio en la Haya. Según este genio, el Tratado de 1904 ya no es una barrera infranqueable y se puede empezar a negociar con Chile. 

Ya el presidente Morales se lució con este par de bellezas: “Antofagasta fue y será territorio boliviano”, fue una frase escrita en el tuit del presidente Evo Morales el 19 de marzo y “estamos muy cerca de volver al Océano Pacífico”. No se requiere mayor explicación: fanfarronería en la cúspide.

9. “A algunos compañeros (del Chapare) les ha ido muy bien, a veces con (la producción de) plátano, a veces con piña, a veces con pescado; con ese tambaquí. ¿Y ellos qué me dicen? Presidente el cato de coca ya es para peones, ya no es tanto para vivir el cato de coca”, fue una de las últimas joyitas del presidente Morales en una reunión técnica sobre lucha contra el narcotráfico.

 ¿Merece comentario alguno? Sabemos que el 94% de la coca del Chapare se destina al narcotráfico y que entre un 8 al 10% del PIB podría provenir de esa fuente que poco o nada tiene que ver con platanito o piñita. 

8. “La derecha sabía exactamente que el rol del Tribunal Supremo Electoral (TSE)” en cuanto a las candidaturas para las primarias “es una cuestión administrativa” y que “ellos no son jueces para definir si Evo es o no es candidato” (07.12.2018).

 ¿Qué tal? No contento con que el truchísimo Defensor del Pueblo, el masista Fiscal o el indigno Tribunal Constitucional sean empleados del MAS, ahora es el turno del Órgano Electoral. Evo desconoce que este órgano tiene similar jerarquía constitucional a la de los tres poderes clásicos y exhibe tácitamente su concepción de la democracia: “las instituciones existentes son mías, son mis funcionarios y ya está”.

7. “Yo quiero decir desde acá a Carlos Mesa que tiene 24 horas para presentar pruebas sobre Evo o retractarse, sino tendrá que atenerse a las consecuencias…”, exigió Evo Morales el 13 de noviembre. Gran frase, que desnuda su idea de la justicia: los que lo joden tienen 24 horas para fugar o retractarse.

 ¿Qué significa eso? Que los jueces deben darle gusto a su majestad en ese mismo lapso. En ese estado de subordinación tan evidente (lo de menos es el insulto de maleante a Mesa), no es de extrañar el estado de putrefacción en el que se encuentra la justicia. Nunca peor que hoy. 

6. “Una canica disparada por los propios estudiantes de la UPEA mató al joven Jonathan” (24-05-2018). Vergonzosa mentira del ministro Carlos Romero refiriéndose al lamentable crimen contra el estudiante Jonathan Quispe Vila. 

Podría ser una anécdota más en el largo historial de canalladas pero lo cierto es que no es una frase suelta ni casual. Delata el proceder del Gobierno en su enfrentamiento con las movilizaciones de la oposición: culparlos de la violencia para después arremeter contra ellos. Un peligro.

5. “Cerramos el año con las reservas de gas más altas de la historia”, dijo el ministro Luis Alberto Sánchez (16.12.2018). No contento con ese arrebato de grandilocuencia discursiva, el Ministro concluyó con esta frase: “el escenario actual es totalmente favorable para Bolivia, tomando en cuenta la apertura de mercados…”. 

¿Se lo cree? Se sabe que no tenemos ya reservas (el senador Ortiz afirmó que tenemos menos de 5 TCFs) y que ese informe es cuando menos dudoso. Pero sobre todo se sabe que Brasil tiene Presal y Argentina Vaca Muerta. Ya no somos indispensables. O lo somos solo para este ministro triunfalista.

4. “Bolivia ya no depende del gas” (28.11.2018), afirmó el presidente Morales. “Si sólo dependeríamos del gas, este año, en 2017 y en 2016 no hubiéramos sido los primeros en crecimiento económico en Sudamérica”. ¿Qué responden los economistas al respecto? El asesor principal de la Gobernación de Santa Cruz, José Luis Parada, manifestó que de los ingresos que genera el gas dependen al menos 370 instituciones públicas entre universidades, municipios y gobernaciones.

 Por su parte, el analista económica Alberto Bonadona indicó que si bien los ingresos obtenidos por la mejora de los precios de las materias primas entre 2012 y 2015 ayudaron a fortalecer la demanda interna, no lograron diversificar la economía, por lo que la dependencia de gas es elevada. Ergo: Morales alucina.

3. “La gente ahora puede ir a dormir, cenando; que no hay niños que se duermen con hambre”, dijo tiernamente el vicepresidente Álvaro García Linera. Según señalan los resultados de la Encuesta Nacional de Demografía y Salud publicados en 2016, se redujo la desnutrición crónica del 32.3% al 16% en niños menores de 5 años. Por tanto, aún más de uno de cada diez niños en el país está desnutrido. ¿Síntesis? Frase bochornosa dicha en ese ya consabido mentiroso tonito paternal.

2. “Los feminicidios se producen porque la doble vida de las mujeres y su excesivo consumo de alcohol”, manifestó exento de pudor el director de la Fuerza Especial de Lucha contra la Violencia de la Paz, el coronel Víctor Soria. 

¿Algo que comentar? Los feminicidios suman ya más de 100 víctimas por año y debemos pues inferir gracias a esta sabia declaración que esas más de 100 mujeres estaban ebrias con sus amantes al momento de su asesinato. ¿Cojudez? Sí, claro, pero aunque proferida por un solo individuo, responde a una idiosincrasia generalizada tan difícil de combatir. Frase de antología, en todo caso.  

1. “La jueza Pacajes debe ser suspendida” manifestó el Ministro de Justicia Héctor Arce. “Ayer solicitamos una investigación inmediata por la gravedad de los hechos. Sería conveniente que el Consejo de la Magistratura suspenda a la jueza Pacajes…”. 

¿Suena coherente? Pues sí, pero semejante acto de abuso debió ser atendido a tiempo. El Ministro sabía del asunto meses antes y no hizo nada. Y ya con la cosa apretándole el cuello, se lava las manos del modo más repugnante. Lo coloco pues en el podio por la gravedad del asunto. Una vida, la del doctor Jhiery Fernández, ninguneada del modo más agresivo, ratificando el estado de decadencia en que se encuentra la justicia en Bolivia.

 

 

Permítanos un minuto de su tiempo.

Para desarrollar el periodismo serio e independiente, esencial en democracia, que usted aprecia en Página Siete, contamos con un equipo de reporteros, editores, fotógrafos, administrativos y comerciales de primer nivel.

Los ingresos con que Página Siete opera son producto de nuestro trabajo; no contamos con prebendas de ninguna naturaleza.

Si usted desea apoyar el esfuerzo que realizamos, suscríbase a P7 VIP, para recibir de lunes a viernes una carta informativa por correo electrónico, que contendrá un resumen de las noticias y opiniones más interesantes de Página Siete, a un costo de sólo Bs 15 al mes.

Para suscribirse haga clic aquí o llame al número 2611749, en horas de oficina.

180
6