Sucesión constitucional

Las preguntas de Evo

Lee la ley de convocatoria a elecciones, ¿cCómo pueden convocar a nuevas elecciones sin respetar mi derecho humano a la reelección indefinida?
domingo, 01 de diciembre de 2019 · 00:00

Pablo Solón Activista de la defensa de la naturaleza

Sábado, 24 de noviembre en la noche. Cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia. Por la cabeza de Evo pasan una serie de interrogantes mientras lee la ley que acaban de aprobar por unanimidad en la cámara de Senadores y Diputados:

¿Por qué no consideraron mi renuncia en la Asamblea Legislativa? ¿Acaso no tengo más de dos tercios en el Parlamento? ¿Cómo pueden aprobar por unanimidad, junto con los golpistas, una ley para anular las elecciones del 20 de octubre y convocar a nuevas elecciones? ¿Por qué no fueron por el camino de rechazar mi renuncia y así dejar claro al mundo que había dos gobiernos, uno golpista fascista y racista, y otro legítimo e indígena que está listo para volver al país? ¿Es que acaso no se dan cuenta de que al no discutir mi renuncia están admitiendo que hice abandonó de funciones y que por eso se autoproclamó la Añez presidenta?

Si la Salvatierra no hubiera renunciado a ser presidenta del Senado todo hubiera sido diferente. Ella hubiera sido la presidenta interina de Bolivia. Pero entonces, hubiera sido imposible hablar de golpe, ¿cómo se hubiera podido denunciar golpe si una militante del MAS me remplaza en la Presidencia? Salvatierra tenía que renunciar…, pero al final no renunció a su curul…, sólo a la Presidencia del Senado… ¡Qué confusión! ¿No sé? Algo salió mal. ¿Cómo fue posible que teniendo absoluta mayoría en el Parlamento dejamos que la Añez se autoproclame presidenta? ¿Por qué no fuimos a esa sesión del Parlamento? Si hubiéramos ido, otro hubiera sido presidente. Pero, otra vez, ¿cómo hablar de golpe si los propios parlamentarios del MAS me sustituyen? 

Evo lee otra vez la ley de convocatoria a nuevas elecciones aprobada por todos.  ¿Cómo pueden convocar a nuevas elecciones sin respetar mi derecho humano a la reelección indefinida? ¿Cómo pueden mis parlamentarios ratificar el artículo 168 de la Constitución Política del Estado que limita la reelección a una sola vez de manera continua? No entiendo, ¿cómo esos diputados y senadores del MAS pueden acabar convalidando el referéndum del 21 de febrero, que fue una mentira? ¿Acaso yo fui a la reelección para un cuarto mandato por que quise? Yo me hubiera ido tranquilo a mi casa. Son ellos los que insistieron en que fuera a la reelección. Ahora, ¿cómo pueden darme la espalda y decir que sólo puede haber una sola reelección? ¡Y todo por unanimidad! Ni uno solo de mis parlamentarios votó en contra, ni defendió mi derecho humano a la reelección indefinida como lo manda el fallo de nuestro Tribunal Constitucional. ¿Qué les pasa? ¿Acaso no están en esos curules gracias al Evo?

No entiendo, ¿cómo no se dan cuenta de que todo fue planificado y preparado con mucha anticipación por la Embajada, la CIA y la derecha? ¿Por qué, si somos absoluta mayoría en el Parlamento, no aprobamos una ley, una resolución contra el golpe racista del imperialismo? ¿Qué les ha pasado? ¿Tenían miedo? ¿Los compraron? ¿A todos?

Alguien lo saca de sus pensamientos para informarle de la negociación que se transmite por el canal estatal entre los movimientos sociales afines al MAS y el gabinete de la presidenta interina:

¿Y los movimientos sociales? ¿Cómo pueden negociar con los golpistas garantías para los dirigentes sindicales y olvidarse de mí? ¿Por qué no han condicionado todo el acuerdo a que me den inmunidad? ¿Cómo pueden caer en la trampa de aceptar que no debe haber impunidad para los que cometieron delitos? ¿Acaso todos esos actos no son parte de la defensa legítima de mi gobierno?

¿Cómo puede ser que hablen de paz social sin mí? ¿Acaso no lo escucharon al Linera: “El sol se va a esconder… y todo será tristeza… si Evo se va”? No puedo entender cómo los dirigentes pueden abrazarse con los golpistas y hasta sonreírles. ¿Qué les pasa? ¿Y cuando les preguntaron si estaban dispuestos a defender al Juan Ramón (exministro de la Presidencia)? Nadie levantó la mano. ¿Qué les ocurre a estos dirigentes sindicales que incluso propusieron que los militares se queden para precautelar la planta de gasolina de Senkata? ¿Por qué no son machos, como yo? ¿Ahora, qué vamos a decir a la prensa internacional de esta ley aprobada por unanimidad y de estos acuerdos con los golpistas? Lo único que se puede decir. ¡Golpe! Todo es parte del golpe. Al final lo que importa es que los militares interrumpieron mi mandato y hay decenas de muertos. Lo demás son detalles que sólo se preguntan los contrarrevolucionarios, como dice el Linera. ¿Y la izquierda internacional? Lo que quieren escuchar: Golpe, la resistencia continúa.

¿Y ahora? ¿Quién va a ser el candidato a la presidencia por el MAS? Evo escribe algunos nombres en una hoja de papel. ¿Y si el nuevo binomio del MAS gana las elecciones? Podría ser. En primera vuelta la derecha se atomiza y gana el MAS. Pero habrá segunda vuelta y ahí será imposible. La derecha no lo permitirá.

¿Pero y siii? ¿Todo es posible? ¿Quién hubiera pensado hace un mes que acabaría en México? ¿Y si el nuevo presidente del MAS lo hace mejor que yo? Imposible. La crisis económica va a estallar y todos me pedirán que vuelva. Pero si el MAS encabeza el nuevo gobierno, entonces le echarán la culpa al MAS… ¿Qué es mejor? 

Y mientras tanto… ¿Qué hará el Linera que es vicepresidente en el exilio? ¿Qué haré yo?
 

 

43

Otras Noticias