Pueblos indígenas

Paola Gareca, la líder de la resistencia en Tariquía

Una de las protagonistas de la protesta explica los motivos de la oposición de los ayllus y comunidades a la exploración y explotación en la reserva.
domingo, 19 de mayo de 2019 · 00:00

José Luis Saavedra Profesor en la UMSA

Uno de los hábitats naturales más afectados por la política radicalmente ecocida, extractivista y depredadora del régimen masista es la Reserva Nacional de Flora y Fauna de Tariquía. Es precisamente ahí que hoy se están gestando las luchas y las resistencias indígenas y campesinas más combativas y, más sorprendente aún, comandadas por las valientes mujeres guerreras de la vida y el territorio. Y ahora tenemos el privilegio de conversar con la más importante líder de los combates antiextractivistas: ella es Paola Gareca.

Empezamos la conversación, que es parte de un diálogo más amplio y profundo, solicitándole que nos refiera cómo se gestó la marcha de 2017 por la defensa de Tariquía de la que,  el 24 de abril, se  celebró el segundo aniversario. 

Ella relata: “Hemos sabido que querían entrar a explorar (a nuestro territorio). Y, además, la mayoría de las diez comunidades de aquí, del cantón Tariquía, hemos ido a conocer los lugares donde ya han explotado (petróleo), como el Aguaragüe, donde todos hemos visto que no es conveniente que exploten en nuestro territorio, porque solamente queda la desgracia y no hay utilidad y la gente vive más pobre de lo que nosotros vivimos aquí, en Tariquía. Y por eso hemos sacado un voto resolutivo a nivel de subcentral diciendo que nosotros rechazamos y no estamos de acuerdo con la exploración y la explotación aquí, en nuestra reserva”. 

En relación con los propósitos de esta movilización, Gareca cuenta que “la marcha llevaba un pliego petitorio que contenía la demanda de servicios básicos, que aquí, a Tariquía, nunca llegaron. Y también llevaba el rechazo profundo a la exploración y explotación en la reserva de Tariquía. Esos dos puntos claves han sido los objetivos de la marcha”.

En torno a los logros y resultados de esta caminata de protesta, dice que los  “resultados (lamentablemente) no hemos tenido, lo único es que han venido compañeros periodistas que nos han ayudado a informar que estamos en resistencia y el objetivo de la marcha. Pero, después, así de hacer cumplir los servicios básicos, de los que (el Gobierno) se ha comprometido allá, cuando hemos llegado a Tarija, no se ha hecho absolutamente ninguna cosa, no se está cumpliendo nada hasta el momento. Y como el otro punto era que rechazamos la exploración y explotación, por eso seguimos en defensa hasta el momento”.

No obstante, quizás por ello mismo, el régimen masista, en una relación de convivencia promiscua con las empresas transnacionales, ha estado agrediendo cobardemente a  Gareca, desprestigiándola y ultrajándola como dirigente y, peor aún, como mujer. “Yo –dice Gacera– especialmente como mujer, he sido amenazada y violentada directamente en mis derechos como mujer. El (Gobierno) lo único que quiere es desprestigiarme    como autoridad; yo no tenía miedo, ni tengo miedo, porque no he hecho ninguna cosa mal, y no estoy yendo en contra de nada de él (Gobierno). Si es que alguna cosa estamos haciendo, defender nuestro territorio, es porque nosotros vivimos aquí, es nuestra casa común, y también hacemos todo a nivel de la Constitución Política del Estado, por eso yo no tengo miedo, nada, de lo que ellos  tratan de hacer conmigo”. 

Aquí, la denuncia de la dirigente Gareca es contundente: “Cuando he ido a la marcha de (la nación) qhara qhara, eso también me ha sacado el ministro Romero, diciendo que nosotras, con doña Ruth (Alipaz), somos ONG y donde nos ha denunciado. Aunque todavía no ha llegado ninguna orden de notificación, yo ya he presentado mi carta allá, en La Paz, al Ministerio de Justicia, haciendo conocer que yo no tengo ninguna ONG. ¿Por qué me están acusando de esa manera? Es pues una falta de respeto que ellos (el Gobierno) hacen directamente con acusarnos, sólo porque nosotras hemos ido a la marcha. Ellos  dicen que nosotras somos ONG, que hemos movido esa marcha de qhara qhara, que nosotras hemos financiado. De dónde vamos a tener nosotras para financiar si somos personas campesinas, que vivimos en el campo. Apenas hemos ido con nuestros medios a apoyar a la marcha porque era una marcha importante, que ellos (los comunarios) estaban haciendo para anular decretos (contrarios a los ayllus y comunidades) que el Gobierno igual ha hecho. Por eso nosotras hemos ido a apoyar esa marcha, pero no pensábamos de hacernos demandar. Pero, eso ciertamente es un abuso que el Gobierno hace con nosotras y no debería tratarnos así”.

Con todo, la lucha continúa y Paola Gareca  explica cómo se han organizado para articular la resistencia y la defensa de Tariquía. 

“Eso se ha hecho mediante reuniones, al ver que ellos (el Gobierno) no obedecen lo que nosotros solicitamos, decimos o hacemos conocer por los medios. No nos escuchan para nada. Por todo ello, no nos queda otra (opción) que organizarnos y trancar pues la ruta, no hay otra forma de cómo hacernos escuchar, que no nos escucha de ninguna manera, así le hagamos llegar cartas, votos resolutivos y hagamos conocer por los medios, al Gobierno  no le interesa nada, como ya tiene el contrato firmado, sólo le interesa que la empresa Petrobras entre y punto”.

“Por eso es que los compañeros están en la vigilia y van a seguir no sé hasta cuándo será porque –imagínense– si levantamos los bloqueos la empresa va a querer entrar y va a ser más difícil sacarla. Ya han venido a hacer un intento la semana pasada, a querer entrar con camiones, esos grandes tráileres, ya con maquinaria, para entrar ya a trabajar. Y si no hubiera habido el bloqueo, si no estuvieran en vigilia, ya estarían adentro, o habría más problemas, incluso para sacarlos, todo más difícil, por eso es que sigue y seguirá el bloqueo”.

¡Viva Tariquía libre de empresas petroleras!

 

25