Ultraderecha

El interés de liderazgo de Matteo Salvini

El italiano tiene una retórica mordaz, su discurso no tiene frenos, tal vez es parecido a Trump por su vulgaridad. Es “descarado y desafiante”.
domingo, 26 de mayo de 2019 · 00:00

Carlos Decker-Molina Periodista boliviano radicado en Suecia

“Los puertos de Italia permanecerán cerrados para los inmigrantes”, es el mantra de Matteo Salvini desde que asumió el cargo de Ministro del Interior coligado al Movimiento Cinco Estrellas. Sin trastrocar la realidad se puede sostener que esa frase es el programa de la Lega de cara a las elecciones del Europarlamento. 

Matteo Salvini (de 46 años) tenía solo 17 años cuando se unió a la derechista y separatista Lega Nord. Tres años más tarde fue elegido para el Ayuntamiento de Milán.

No tiene escuela política, no es académico como Orbán o Macron, y pese  a haber estudiado 16 años historia nunca se graduó; se forjó como político en la escuela de la radio Padania, discutía diariamente con políticos y con la audiencia sobre las posiciones nacionalistas y regionalistas del norte de Italia. 

Durante muchísimos años planteó la separación geográfica de “los pobres del sur” y llamó a la capital: “Roma la ladrona”, por la política impositiva solidaria con respecto al sur.  

Tiene una retórica mordaz, es socarrón. Su discurso no tiene frenos, tal vez es parecido a Trump por su vulgaridad. Un colega de la RAI lo califica de “descarado y desafiante”.

“Es increíble creer en el comunismo (comunismo es todo lo que en algunos países es liberalismo) en 2019. Amigos de Scandicci (antiguo bastión comunista), en esta ciudad fundaremos un museo para proteger a los pandas y los comunistas. Ambos están en peligro de extinción, uno blanco y otro rojo”. 

Desde 2004 es diputado del Europarlamento. Gracias a la alianza con Cinco Estrellas en 2018 es Viceprimer Ministro y está a cargo del Ministerio del Interior. Según el programa de investigación Informe de la televisión, Matteo Salvini estuvo, hasta febrero de este año, solo diez días al mes en su despacho.

 Hoy no está en absoluto, ha delegado a la secretaria de su gabinete. En el Senado, solo ha participado el 1,73% de las veces. Pero bajo su dirección la Lega ha crecido dramáticamente. 

En las elecciones parlamentarias de marzo pasado  recibió el 17,4 % de los votos. Hoy, ha aumentado al 32%, según las últimas encuestas.

El partido solo se llama Lega; en la campaña electoral italiana del año pasado borraron Norte, muchos candidatos eran de las regiones del sur de Italia, como Calabria y Sicilia, razón por la que la palabra “separatista” fue eliminada. Ideas separatistas archivadas para reconstruir Italia con una política claramente ultranacionalista.

En tres elecciones regionales de la primavera pasada, la Lega ha ganado en grande. En Abruzzo (centro de Italia) el Partido de Izquierda solía ganar cómodamente, ahora ya no. En Basilikata, en el sur, un bastión rojo durante décadas ganó la coalición de derecha liderada por el partido de Salvini.

Esas son las razones y cifras que señalan que la extremista y neonazi Lega tiene grandes oportunidades de convertirse en el segundo partido más grande en el nuevo europarlamento. 

Matteo Salvini no es candidato al europarlamento, pero hace campaña electoral, se reúne con Le Pen, Orban y otros líderes de la derecha europea con la intención de convertirse en el líder de esas agrupaciones, en clara disputa con sus socios de la ultraderecha europea. Hay observadores que señalan a Salvini como el mejor discípulo de Steve Banon, ex asesor de Trump que monitorea a la ultraderecha europea.

La única excepción en la campaña para el europarlamento ha sido Módena, en las montañas de Emily según la prensa italiana, se topó con una fuerte oposición al grito: “Desaparece Salvini, Módena no te quiere”. La policía tuvo que intervenir para evitar un choque entre adversarios.

Salvini es crítico de la función y la burocracia del europarlamento. En particular critica las regulaciones de la agricultura. Ve a Bruselas como controlador autoritario de los déficits fiscales y finanzas. Italia tiene graves dificultades en ambos rubros y rechaza someterse a las políticas de Bruselas como lo hizo Grecia a regañadientes.

Quizá la debilidad de la ultraderecha europea es la falta de un claro liderazgo. Probablemente Salvini, al ser el más agresivo, pueda quitar el lugar a Orban que, a su turno, le arrebató a Le Pen.

 

Matteo  Salvini 

  •  46 años,  creció en una familia bastante próspera, el padre fue directivo en una empresa, la madre típica ama de casa italiana.
  •  Cuando era joven, trabajó en un restaurante de comida rápida. Se matriculó en la Universidad de Milán para estudiar historia, pero nunca completó sus estudios.
  •  Lega Nord nació en 1991 como un movimiento populista de derecha, regionalista y secesionista.  Era o tal vez sigue siendo el sueño de gran parte de los italianos del norte llamada Padania, una llanura alrededor del río Po.
  •  Lega Nord atacó a la élite política de Roma. Silvio Berlusconi ha sido uno de los socios más importantes de La Lega, en 1994 llegó del brazo de “ilcabalieri” a los salones de la gran política. 
     
5
3

Otras Noticias