Reivindicación marítima

Stalin, la gallina boliviana y el mar

¿Cómo podemos comprender a aquellos que quieren lazos de hermandad con los que nos agredieron y nos quitaron algo de tan extraordinario valor?, se pregunta el autor.
domingo, 05 de mayo de 2019 · 00:00

Carlos Guevara Rodríguez Analista

Cuentan que Iósif Vissariónovich Dzhugashvili (Jósef Stalin) quiso aleccionar a sus secuaces sobre cómo se debe tratar a las masas de modo que éstas le obedezcan, haciendo un paralelo entre éstas y una gallina. “Se debe agarrar una gallina”  -decía Stalin- y arrancarle las plumas. Naturalmente, la gallina se retorcerá de dolor y de terror. Una vez que hayan acabado de quitarle las plumas, se le debe dar de comer. Entonces verán cómo la gallina, agradecida, los sigue ciegamente a ustedes, que acaban de atormentarla”.

En nuestro esfuerzo de recobrar una salida soberana al mar hay quienes piensan que el mejor modo de hacerlo es estableciendo una relación de amistad y buena vecindad con Chile. Después que Chile nos despojó de nuestro litoral en una guerra de conquista, por medio de una invasión sorpresiva y artera, nosotros, los que fuimos desplumados, debemos ser los que debemos querer lazos de afecto y confraternidad con Chile.

¿Cómo explicar semejante reacción? ¿Cómo podemos empezar a comprender a aquellos que quieren lazos de hermandad con los que nos agredieron y nos quitaron algo de extraordinario valor? ¿Qué parte de la ecuación agresor-agredido no comprenden? Tal vez la respuesta se encuentre en el fenómeno conocido como el Síndrome de Estocolmo, llamado así por la toma de rehenes en un banco de esa ciudad en 1973.

Este fenómeno se refiere al comportamiento, a primera vista inexplicable y contradictorio, de aquellos que fueron tomados como rehenes, los cuales terminan agradecidos con sus captores.

 ¿Por qué se da este fenómeno? Aparentemente, este comportamiento es de auto protección, ya que procura la buena voluntad de aquellos que tienen el poder de vida o muerte sobre ellos; cuando rehenes piensan que pueden ser ejecutados, pero no lo son, surgen sentimientos de gratitud para con sus captores, ya que éstos “les han salvado, y pueden seguir salvándoles, la vida”.

En el caso de Bolivia, Chile tiene el poder de otorgarle lo que éste quiere. Luego Bolivia, en un acto de sumisión hacia su captor, tendría que desarrollar sentimientos de amistad y buena voluntad hacia Chile, sintiendo que de ese modo Chile le dará lo que quiere: una salida soberana al mar.

No es claro si los que abogan por mejores relaciones con Chile tienen como finalidad solamente una mejor relación con Chile o si es que piensan que a través de una mejor relación se va a lograr la tan anhelada salida soberana al mar. 

En todo caso, mejorar la relación con Chile deber ser el objetivo diplomático más fácil del mundo. ¿Qué más no quiere Chile, que se sabe el agresor y depredador, que la víctima de esa depredación quiera tener buenas relaciones con ellos? 

Naturalmente que esto presupone olvidarse de obtener una salida soberana al mar. Los que piensan que lograr una relación amistosa con Chile dará lugar eventualmente a que ésta ceda una salida soberana al mar a Bolivia también son susceptibles de llegar a creer que España nos devolverá, con intereses, las ingentes riquezas de plata y oro que se llevaron del cerro de Potosí en tiempos de la colonia.

Chile no quiere cedernos parte de su territorio para que tengamos una salida soberana al mar y ciertamente no lo va a hacer en un acto de altruismo porque nosotros nos esforzamos en tener la mejor relación de países vecinos posible. 

Se debe preguntar ¿cuál es la finalidad de la política exterior boliviana? ¿Lograr una relación de amistad y buena vecindad con Chile o lograr una salida soberana al mar? 

No se puede tener las dos cosas, o se tiene ese tipo de relación, o se intenta lograr obtener una salida soberana al mar. Antes de obtener una salida soberana al mar no se puede tener una relación de amistad; sólo después de haber logrado una salida soberana al mar se podrá declarar la eterna amistad etcétera. entre los pueblos boliviano y chileno. Los países no tienen amigos, tienen intereses.
 

 

Confidencial

Si te interesa obtener información detallada sobre el proceso electoral, suscríbete a P7 VIP y recibirás mensualmente la encuesta electoral completa de Página Siete. 

Además, recibirás en tu e-mail, de lunes a viernes, el análisis de las noticias y columnas de opinión más relevantes de cada día. 

Tu suscripción nos ayuda no solo a financiar la encuesta sino a desarrollar el periodismo independiente y valiente que caracteriza a Página Siete.

Haz clic aquí para adquirir la suscripción.

Gracias por tu apoyo.

8
22