Gestión

Seis meses de AMLO: fanatismo político, a favor y en contra

Los absolutamente “anti” no están pensando los problemas y sus hechos y criticando en consecuencia. Los totalmente “pro” no están defendiendo lo racional y éticamente defendible, sino a su ídolo y líder.
domingo, 23 de junio de 2019 · 00:00

José Ramón López Rubí C. Politólogo mexicano

Andrés Manuel López Obrador está por cumplir medio año en la presidencia de México. Su figura sigue convocando a los exagerados por vocación y alimentando el fanatismo político, a favor y en contra. Con el refuerzo amplificador de las “redes sociales”, la discusión sobre su gobierno está entrampada, estancada, envenenándose: ha sido capturada por el extremismo: sin importar hechos y razones, grandes números sociales o se forman 100% con el presidente o 100% en su contra. 

Los absolutamente “anti” no están pensando los problemas y sus hechos y criticando en consecuencia, aunque eso que no hacen es lo que dicen hacer; critican todo lo que venga de López Obrador, por sistema, por lo que a veces (no siempre) exageran a satisfacción de ese impulso; en el otro extremo se da prácticamente lo mismo: los totalmente “pro” no están defendiendo lo racional y éticamente defendible del nuevo gobierno, están defendiendo, “a capa y espada”, a su ídolo y líder, haga lo que haga (sea lo que sea). 

Así, no sorprende que entre el primer grupo haya quienes ridículamente se ven a sí mismos como “la resistencia” –como si el gobierno obradorista fuera un enemigo del nivel antidemocrático de los verdaderos fascistas o al menos de Trump–. 

Tampoco es de extrañar que en el segundo grupo se comporten como miembros de una religión, y de “la verdadera”, ya sea en el papel de simples pero aguerridos feligreses o de teólogos y sacerdotes. 

Correlativamente, el propagandista John Ackerman escribió en algún mal libro de 2015 que México sin AMLO en el poder estaba como España en la Guerra Civil, sugiriendo no una gran división entre los mexicanos, sino que los poderosos del momento eran equivalentes a los fascistas franquistas… 

Años de polarización desquiciante y desquiciada, eso es lo que ha vivido México. Años que han desembocado en la maximización de la tontería en dos direcciones: los fanáticos anti-AMLO, por y para criticar como lo critican, terminan por pintar la caricatura de un país casi paradisiaco que López Obrador destruye sin piedad, mientras que los fanáticos pro-AMLO, por y para protegerlo como lo protegen, regalan la postal de un infierno Total que su jefe apaga y clausura. La locura. Y yo no exagero: véase lo que pasa a diario en Twitter. 

La verdad es que ningún extremo tiene razón, como tampoco la tienen sus grados más próximos: el México del siglo XXI era y sigue siendo una democracia pero no consolidada y de baja calidad, llevaba mucho tiempo deteriorándose y hoy sigue sufriendo deterioro.

 

Ni neutralidad ni partidismo

Aquí no haremos malabares para intentar desprestigiar o ensalzar a López Obrador. Aquí se reflejará un equilibrio por análisis. Ni neutralidad ni partidismo. Esta evaluación representa una crítica analítica y ética. E independiente. Muy pocos están siguiendo una línea similar, tan pocos que podemos contarnos con las manos, entre ellos Jesús Silva-Herzog Márquez en periódicos y Javier Tello en televisión.

Un primer y pequeño paso es reconocer que ningún gobierno puede ser perfecto.  El segundo paso es mayor, el de asumir que una tendencia gubernamental en democracia es el claroscuro. O lo agridulce. Pero en algunos casos hay más luz que oscuridad –que la hay– y en otros al revés (en todo esto también hay grados y extremos). Lo agridulce no es necesariamente mitad agrio y mitad dulce, no siempre o casi nunca es 50 y 50 de cada cual. 

De ahí debe darse un tercer paso particular, el más fértil y relevante: recibiendo los hechos con la cabeza podemos decir más sobre la presidencia de López Obrador, y ser más preciso y honesto: hasta el momento es una experiencia más agria que dulce. No un Gobierno Agrio, no un Gobierno Dulce, no sólo agridulce, más agrio que dulce.

Lo dulce: la nueva política de salario mínimo, la reducción de sueldos de la alta burocracia, la intención de combate eficaz al “huachicol” (robo y venta ilegal de combustible), una reforma laboral que puede democratizar la vida sindical, algunos proyectos o intenciones de redistribución económica, y pocas cosas más. No se necesita ser de izquierda para aceptar hechos en este sentido, basta ser decente y sensato sobre la evidencia de problemas históricos.

Lo agrio: el ataque a programas públicos razonablemente exitosos como el de estancias infantiles, el freno definitivo e innecesario a la construcción del llamado Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, “consultas populares” que son una farsa, la propensión a un discurso de moralismo superficial y hasta bobo, decisiones de austeridad confundida y salvaje en materia de atención a la salud, el amiguismo en múltiples contrataciones gubernamentales. 

La presencia en el gobierno de políticos autoritarios tan cuestionables como Manuel Bartlett, impericias en el combate al “huachicol”, la falta de aprendizaje personal sobre la libertad de expresión, el conservadurismo social de siempre (López Obrador “el liberal y progresista” no apoya ni el aborto ni el matrimonio civil de personas homosexuales ni la regulación legal de las drogas), la continuación en esencia de la “guerra” contra las drogas y el narco que hicieron los presidentes anteriores, así como el desprecio tanto a la ciencia como al cuidado del medio ambiente, un desprecio tan real que se expresa en grandes reducciones presupuestarias y vacíos de políticas públicas.

Y eso no es todo. Concentrémonos en otros cuatro elementos agrios:

 

Corrupción

El casi nulo avance contra la corrupción. Siempre fue y siempre será una ilusión que AMLO erradicará la política corrupta. Pero el presidente está haciendo menos de lo que debe y puede hacer. Hoy no sólo hay políticos corruptos en su coalición y se desdeña el completamiento y consolidación del Sistema Nacional Anticorrupción, también empiezan a aparecer casos de planes y acciones corruptas dentro de su gobierno. 

Según la asociación civil Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad, en los primeros meses de esta administración, cerca del 80% de los contratos para compras y obras se entregaron por “adjudicación directa”, es decir, sin competencia y sin valoración de opciones abiertas. 

Un mecanismo propicio para la corrupción. Una continuidad respecto a los dos presidentes previos. Otra continuidad es la de tener colaboradores manchados: el delegado del gobierno federal en el estado de Jalisco, Carlos Lomelí, está cubierto por la sombra de la corrupción.

 

Política exterior

 Una política exterior tímida y cobardía contradictoria frente a Venezuela. López Obrador y su canciller Marcelo Ebrard insisten en que su posición es la “neutralidad”, por adhesión a la “tradición diplomática mexicana” y respeto a la “autodeterminación de los pueblos”. 

Terrible error con eufemismos. Al punto: si hay dictadura no puede haber “autodeterminación del pueblo”. Es imposible, porque es dictadura. En ésta, al “pueblo” le dictan, no se autodetermina. Si estás con la autodeterminación, estás contra la dictadura.  Maduro es un dictador en crisis. No rechazarlo hablando de “autodeterminación del pueblo venezolano” es una contradicción monumental. 

Debo repetir: una dictadura es, por definición, la no autodeterminación del pueblo (se entienda lo que se entienda por “pueblo”, sea sociedad, ciudadanía o los pobres). No rechazar a Maduro tras una falsa neutralidad es, por tanto, rechazar la autodeterminación de las venezolanas y los venezolanos.

 

Nombramientos

Llevar la contra a la división de poderes. Muy pronto le tocó a este presidente hacer nominaciones a la Suprema Corte de Justicia. Y las dos ternas que propuso a su propia mayoría legislativa quedaron en deuda con la democracia y el liberalismo que AMLO dice abanderar. Propuso a militantes de su partido Morena y a simpatizantes comprometidos de una forma u otra con el presidente. 

El segundo caso es aberrante: se confirmó a Yazmín Esquivel, sin el perfil deseable y esposa de un empresario amigo y colaborador de López Obrador. ¿El pretexto del presidente que no se cansa de hablar de justicia y legitimidad? Son nominaciones dentro de la ley. 

Y sí, pero también dentro de una teoría y práctica de la indivisión de poderes… AMLO no quiso sino hacer lo que a él conviene y aprovechó “la ley”, no actuó como un estadista demoliberal, sino como un político cualquiera al amparo formalista del pésimo artículo 95 de la Constitución mexicana, que establece los requisitos para ser ministro de la Corte. 

Pero si falló el presidente, digamos también que fallaron los medios y comentócratas de México: nadie –literalmente, ni uno solo de ellos– señaló el desfasado artículo 95 como factor de la decisión presidencial. Como ahí estuvo una condición de posibilidad, ahí está otra reforma pendiente.

 

Amplitud cínica de la coalición.

 El presidente está alentando o tolerando la llegada a Morena y sus gobiernos de actores desprestigiados y antidemocráticos. No me opongo a cualquier alianza ni a la inclusión política, me opongo a los excesos cínicos. Ejemplo paradigmático es la situación en el estado de Puebla, donde los hechos recientes contradicen por completo el discurso de AMLO. 

El 24 de diciembre pasado murió la gobernadora; hubo que nombrar a un interino y convocar a elecciones extraordinarias. 

El problema no es otro que este: la nueva mayoría oradorista en el Congreso local llevó al interinato a Guillermo Pacheco Pulido, político autoritario, acusado de narcotráfico no por mí, sino por el célebre semanario Proceso, uno de los soportes históricos de la indivisión de poderes que ha definido por décadas la política local, y como presidente del Tribunal Superior de Justicia cómplice del ex gobernador Mario Marín en la violación delos derechos humanos de la periodista Lydia Cacho. 

¿Qué hace peor al problema? Marín ya ha sido condenado como violador de derechos por el Comité de Derechos Humanos de la ONU, existe una orden mexicana de aprehensión en su contra y actualmente es buscado por Interpol. Y aun así, más de cinco amigos y colaboradores del corrupto y autoritario prófugo de la justicia habitan alturas del gobierno interino proMorena y/o en la campaña de su candidato a gobernador (uno más, Alejandro Armenta, es senador morenista). 

¿Por qué tolera esa contradicción el presidente? ¿Por qué y para qué quieren aliarse con parte de lo peor de la historia política poblana? Como si fuera poco, Morena firmó una alianza electoral con el partido “Verde”, célebre en todo México por su amor a la corrupción. Morena puede y debe deshacerse de esos agentes tóxicos, debe separarse de esos políticos en beneficio de la imagen presidencial, de sus futuros gobiernos locales y de la ciudadanía de Puebla.  

¿Es muy pronto para evaluar a López Obrador como presidente? No, salvo que la evaluación se pretenda inamovible o final. Mucho antes de los seis meses, AMLO y los obradoristas enjuiciaban sin matices a su antecesor. Lo importante es no dejar de buscar los hechos, no dejar de pensarlos, no dejarse arrebatar por el blanco o el negro partidistas. Para hacer mejores juicios públicos sobre asuntos públicos, como dijo Adam Michnik, “el gris es hermoso”. Pero no es una cuestión de estética mediática, es de ética pública e intelectual. 

 

 

9
1