Porque vivas nos queremos

Alerta feminista contra los feminicidios

Construimos nuestra forma de nombrar y denunciar la violencia machista y creamos claves que nos unan y articulen como fuerza colectiva.
domingo, 28 de julio de 2019 · 00:00

Territorio Feminista
Agrupación cultural para conversar sobre temas de género

Estamos aquí por ellas y por todas.  Abigail, Mery, Celinda, Carmen, Teresa, Vivian, Adela, Miram, Daniela, Aurelia, María y la lista llega a sumar 73 mujeres asesinadas entre enero a julio de 2019 en Bolivia.

Sentimos mucho dolor y mucha indignación que al mismo tiempo se entretejen con una sensación de perplejidad. Una perplejidad que es intensidad (“per”) y “plectere” que es sinónimo de “enredar”. Sentimos una intensidad enredada que nos atraviesa el cuerpo, nuestras sensaciones, pensamientos y acciones. Esa intensidad enredada también se convierte en fuerza que nos moviliza para actuar desde la diversidad de lugares donde está cada una. 

Ahora en julio, las colectivas feministas y las organizaciones de mujeres tomamos las calles para gritar con mucha fuerza ¡Aleeeerta!; expresar ese dolor y el repudio por las 73 mujeres que ya no están con nosotras y denunciar esa violencia feminicida que es patriarcal y quiere disciplinarnos. 

Es una violencia que marca el cuerpo de nuestras hermanas que fueron asesinadas dejando un mensaje de odio, dejando un mensaje de miedo en nosotras como mujeres y un mensaje en el cuerpo social que se refleja en impunidad y complicidad patriarcal. Exigimos “alerta porque nos están matando”.

Pero ese dolor y miedo que queda latiendo en una sociedad que parece inconmovible, lo sentimos como mujeres; ese sufrimiento, ira y frustración de las familias que claman justicia queremos transformarlo y ponerle en otras claves que no nos paralicen, sino que transformen el dolor de la muerte en fuerza de movilización tejida por nosotras en femenino.

Porque ya sabemos que las soluciones a las violencias machistas no pasan simplemente por la aprobación de una ley; o por la creación de un nuevo y precario servicio público; o por más presupuesto; o por un convenio firmado entre instituciones gubernamentales; sino que pasa por cambiar el fondo y la forma de cómo opera el sistema patriarcal y capitalista en la sociedad, en el Estado, en cómo nos vinculamos e interactuamos con los otros y en nuestros propios sentires y formas de comprender el mundo.

Nos nutrimos de las experiencias de alertas feministas del Uruguay, Argentina y México. Nuestras voces se unen para gritar en contra de todas las violencias machistas, donde las alertas son una forma de organización y politización de nuestras experiencias de ser mujeres a partir de tomar las calles y resignificar los mensajes que deja la violencia machista en nuestro cuerpo, poniéndolo en lucha. 

En Uruguay, las alertas feministas tienen entre otras características:

… la centralidad del cuerpo, la incorporación de expresiones artísticas, la consideración de los deseos y emociones, la impronta horizontal y colectiva en momentos que habitualmente implican protagonismos, la reivindicación de la diversidad como fortaleza del movimiento, etcétera, dan cuenta de una nueva forma de hacer política, que entre otras cosas traslada al espacio público algunos de los rasgos propios de la intimidad de los espacios de mujeres. En ocasiones es ese mismo rasgo de intimidad lo que permite que las mujeres se identifiquen con la movilización y con lo que allí se produce colectivamente. Al mismo tiempo, cobra fuerza la idea de que los linajes femeninos que nos atraviesan están presentes en la mística de las alertas, como se observa en la consigna que acompaña el abrazo caracol y en el texto de las proclamas. En tal sentido, una de las participantes de las alertas nos relataba: ‘en la marcha de las mujeres me encuentro. Me encuentro a mí y a mi hija. Me espejo’” (Grabino y Furtado, 2018:19).

El entre mujeres como concepto que enuncia: “la práctica cotidiana e intencional de generar vínculos de confianza entre mujeres diversas para generarnos fuerza y claridad, unas a otras, a fin de impugnar las mil formas de violencia y negación a través de las cuales se ejerce la dominación patriarcal cotidianamente en espacios privados y públicos”, (Gutiérrez, 2018:45). 

Experiencias que se viven de formas tan singulares y es justamente desde ahí que se puede conocer, nombrar, construir y dar sentido político a estas vivencias concretas de ser mujeres y de construir en femenino entre nosotras.

María Noel Sosa escribía el 28 de diciembre pasado, tras una alerta feminista de la que fue parte en Montevideo, un texto que expresa esa misma urgencia que hoy sentimos por llenar con palabras y sentido el vacío que nos deja cada una de las 73 mujeres asesinadas este año y de todas aquellas cuyas comunidades de afecto han quedado atrapadas en un tiempo de espera de una justicia que no llega. 

“Las alertas feministas componen parte de los rituales en los que nos miramos como mujeres en lucha, en los que elegimos hacer un duelo de modo distinto, en los que cuestionamos al patriarcado (y sus instituciones) y desafiamos la impunidad al tiempo que retejemos otros lazos que sostienen nuestra cotidianidad (…) para hacer del duelo un nuevo ritual de lucha”, (Sosa, 2018).

En Bolivia estamos construyendo nuestra propia forma de nombrar y denunciar esas violencias machistas, de crear claves feministas y rituales que nos unan y articulen como fuerza colectiva en nuestras luchas y espacios de encuentro común desde nuestras diversidades.

Ahora en julio, como una forma de transformar las violencias machistas en fuerza feminista colectiva, compartiremos con las Minervas del Uruguay, un colectivo feminista y anticapitalista, conformado por mujeres de edades y trayectorias diversas, quienes a través de la construcción colectiva están transformando su realidad desde la construcción de una política en femenino que tiene en su centro el entre mujeres como espacio común para el hacer.

Las Minervas estarán en La Paz del 25 al 31 de julio. Entre las actividades tendremos: un Curso de Autoformación Feministas: Feminismos, luchas de mujeres y conocimiento situado, Conversatorio: Mujeres y luchas territoriales”; y un foro público: Tejiendo fuerza para la movilización: Alerta feminista contra la violencia y los feminicidios. 

Información: territoriofeministabolivia@gmail.com

 

 

5
2