Yo tenía la razón

El “gran salto del SUS”... al vacío...

No se debe prometer lo que no se puede cumplir: no hay los 2.000 millones de dólares de incremento para salud ni ítems para la atención.
domingo, 11 de agosto de 2019 · 00:00

Horacio Toro Ocampo
Presidente de la Academia Boliviana de Medicina

Han pasado cinco meses desde que en un acto político, como parte de la campaña por la búsqueda de la reelección el presidente Evo Morales Ayma,  la ministra de Salud, Gabriela Montaño, junto a representantes de movimientos sociales,  apadrinados por la COB y los técnicos de salud  cubanos-bolivianos (médicos?), se lanzaba el “gran salto del  SUS”, que  yo en mi artículo publicado en el mes de marzo, lo calificaba como el gran salto pero al vacío. Y una decisión audaz.

A la fecha, no ha cambiado nada; las colas en los hospitales de tercer nivel se han aumentado con pacientes derivados de los niveles primario y secundario debido a la falta de infraestructura, de equipamientos, de insumos, de medicamentos  y personal capacitado.

Las promesas después de  cinco meses siguen igual: “construiremos 47 hospitales primer, segundo, tercer y cuarto nivel”.  Nada, nada se ha entregado. Luego: “construiremos 67 hospitales para la Caja Nacional de Seguridad Social” en pueblitos, ciudades intermedias y ciudades medianas; “no son las del SUS, son para mejorar la calidad de la atención a los asegurados de la Caja Nacional”. Promesas y más promesas que llevan a huelgas, paros y bloqueos por la salud.

Nada ha pasado en los hospitales de tercer nivel como el Hospital de Clínicas de La Paz, el Boliviano- Holandés de El Alto, el Hospital de la Mujer (Maternidad Percy Boland) de Santa Cruz y con seguridad otros de máxima referencia, pasan la peor crisis de su historia

Por ello, no se debe  prometer, lo que no se puede cumplir: no hay los 2.000 millones de dólares de incremento para salud; no se han efectivizado los 8.000 ítems para la atención primaria ni para los hospitales, no se han equipado los servicios de atención primaria; los hospitales y servicios de salud que cobraban la atención para cubrir el personal eventual, no lo pueden hacer porque hubo promesas de que se incrementaría el presupuesto de salud y se contratarían  profesionales “especialistas”. Nada, nada se ha hecho por mejorar la salud del pueblo boliviano. Me consta que especialistas de diferentes áreas de la medicina han sido retirados de sus cargos.

“Haremos un puente sobre el río , incluso si el río no existe, haremos el río”, típico de época electoral, todo se promete, nada se cumple.

Las autoridades del Ministerio de Salud, desde sus escritorios no midieron la realidad a la que se enfrentaban, no sabían que el Sistema  Sanitario Boliviano, estaba en terapia intensiva y cerca   a desfallecer completamente. Pensaron que con discursos, con falsas promesas, con técnicos cubanos y bolivianos-cubanos podían sostener un sistema ya fallido. 

Las deudas a los servicios de salud, hospitales de segundo y tercer nivel no se cubrieron. Se proponen leyes (como la Ley del cáncer) que no se aplican; dicen que está en tratamiento en la Cámara de Diputados; mentira, los padres y madres de la patria están preocupados en la reeeeleción de la candidatura trucha.

Bolivia dice no a este tipo de  Sistema Único de Salud.

La cooperación externa en salud aseguraba  de que la atención primaria  contaba con más de 6.000 servicios de salud con equipos y personal para dar atención de calidad y ser soporte del SUS. Mentira, no se puede avalar algo sin conocerlo profundamente y por dentro. Se afirmaba que el programa Mi Salud era el mejor de la América, ¿que pasó?, ya no se oye esa afirmación, la gente vuelve y masivamente a los hospitales de tercer nivel formando colas de cientos de pacientes en busca de la “atención gratuita”.

Visitando servicios  de salud de primer y segundo nivel, pudimos comprobar que la famosa “campaña de registro de ciudadanos para la atención del SUS”, no funciona. Los servicios  de Atención Primaria de Salud y sus redes deben de responder con fondos propios municipales, ya que se sabe que  el  Gobierno central se ha disminuido el financiamiento a los municipios y no se han fortalecido.

El Colegio Médico de Bolivia y sus Colegios Departamentales continúan con la lucha por mejores condiciones para desarrollar un sistema universal boliviano de salud, lucha que los lleva nuevamente a las calles en “defensa de la salud del pueblo” y mejores condiciones de trabajo. Los diálogos se han roto nuevamente y la autoridad de salud no cumple las promesas manifestadas el  uno de marzo en el auditorio del Banco Central.

Creemos que es necesario cumplir las promesas de campaña,  porque nuestro  pueblo se está enfermando más con el “virus de la falsedad, de las mentiras y del incumplimiento”, exigimos seriamente que las actuales autoridades cumplan lo que prometen.

Para que no se diga  que solamente criticamos, proponemos, desde la Academia Boliviana de Medicina, mediar a “moros y cristianos” para que técnicamente los bolivianos nos sentemos en una verdadera mesa de diálogo en la búsqueda de  salidas efectivas a favor de la población en nuestro país. 

Para ello, motivamos a las autoridades nacionales, departamentales y municipales; a los colegios de profesionales de la salud; a representantes de la seguridad social pública y privada;  Instancias formadoras de recursos humanos para la salud; y a todos los que hacemos de una  u otra manera parte  del interés sanitario boliviano, incluidos los organismos de cooperación externa multilateral y bilateral en salud,  a  sentarnos a pensar  juntos, en  un pacto por la salud.

Sólo de esta forma podremos proponer un financiamiento acorde a la realidad de nuestro sistema sanitario; proponer racionalmente el desarrollo de  infraestructura sanitaria; asegurando  mayor coordinación de los gobiernos central, departamental y municipal, para que en un solo esfuerzo, se genere el  sistema universal de salud, que todos los bolivianos aspiramos a tener.

 

 

167
5