Análisis internacional

Nuevas sanciones a Venezuela ahorcan, pero no matan

domingo, 18 de agosto de 2019 · 00:00

Ricardo Aceves Economista; trabaja como analista investigador en Dow Jones Latinoamérica21

La principal preocupación de Estados Unidos es el Eje del Mal y luego el Club de Naciones Hostiles. En ese primer grupo, John Bolton, asesor de Seguridad Nacional de Donald Trump, incluyó a Venezuela en su paso por Lima. El pasado 6 de agosto tuvo lugar en la capital peruana la Conferencia Internacional por la Democracia en Venezuela con la participación de 59 países y tres organismos internacionales y en ella, básicamente, se discutió lo que se haría el “día después” de la caída del régimen de Nicolás Maduro.

No obstante, el día previo, Estados Unidos se robó las miradas cuando su Presidente firmó una orden ejecutiva para poner a Venezuela en una especie de cuarentena económica al bloquear todos los activos que el gobierno de Maduro tiene en ese país. 

Son las medidas más contundentes hasta el momento y la mayor amenaza al gobierno chavista, ya que se trata de todos los activos, incluido los de Pdvsa que ya habían sido bloqueados previamente. La sanción incluye además medidas de segundo orden como la prohibición a todo país, empresa o particular a hacer negocios con la República Bolivariana o arriesgarse a ser sujeto de sanciones y restricciones para hacer negocios en Estados Unidos.

Se trata de una situación similar al embargo a Cuba desde comienzos de los años 60 y a algunas de las medidas aplicadas a Irán y Corea de Norte.

Nicolás Maduro por su parte, se apresuró a calificar la medida como “terrorismo económico”, prometiendo resistir los embates extranjeros o domésticos que lo quieren ver fuera del poder. 

Esta situación se ha dado en medio del fracaso de las negociaciones entre representantes del régimen y una facción del equipo de oposición de Juan Guaidó, considerado por varios países como el presidente legítimo de Venezuela. 

El objetivo de estas mesas de diálogo, entabladas en Barbados y organizadas por Noruega, era establecer una posible salida negociada a través de elecciones anticipadas con garantías. Pero el principal escollo para la negociación fueron los plazos de abandono del poder.

Mientras que Maduro se negaba a abandonar el poder en los meses previos a unos posibles comicios, Estados Unidos y algunos países latinoamericanos se oponían a que se mantuviera en el puesto mientras se celebren las elecciones, debido a una posible manipulación de las elecciones. 

Así que, nuevamente, nos encontramos en un punto muerto y aunque estas nuevas sanciones económicas añaden presión al régimen, su deseado efecto devastador en la economía no se cumplirá, pues la analogía sería picar con un palo a un animal moribundo para que reaccione.

 Y si bien las medidas privarán a Venezuela aún más de moneda extranjera, su aparato productivo está casi desmantelado y los escasos bienes que circulan en el país no causan más que la actual hiperinflación. 

Además, su efecto político no hará más que exacerbar las existentes tensiones y crear nuevas confrontaciones.

Los asistentes a la Conferencia de Lima, entre los que se encontraban representantes de la oposición venezolana, reconocieron que la tarea más importante y más difícil, será la masiva reconstrucción del aparato productivo del país, comenzando por la petrolera Pdvsa. 

Venezuela está sentada en las mayores reservas del mundo, pero su producción se ha reducido a menos de un millón de barriles diarios, unos dos tercios de la producción petrolera que el país tenía en el año 2000. La verdadera tragedia venezolana, sin embargo, no está en la destrucción de su aparato productivo, sino en el éxodo de más de cuatro millones de venezolanos hacia el extranjero.

 

 

Confidencial

Si te interesa obtener información detallada sobre el proceso electoral, suscríbete a P7 VIP y recibirás mensualmente la encuesta electoral completa de Página Siete.

Además, recibirás en tu e-mail, de lunes a viernes, el análisis de las noticias y columnas de opinión más relevantes de cada día.

Tu suscripción nos ayuda no solo a financiar la encuesta sino a desarrollar el periodismo independiente y valiente que caracteriza a Página Siete.

Haz clic aquí para adquirir la suscripción.

Gracias por tu apoyo.

5
14