Biografías

Quiero ser como ella; menos que un Wikipedia

En el caso de Mujeres Creando, nos hubiesen hecho un gran favor omitiéndonos; somos una organización feminista anarquista, eso no se menciona.
domingo, 01 de septiembre de 2019 · 00:00

María Galindo Miembro de Mujeres Creando

La obra lleva la firma institucional del Ministerio de Comunicación, Oxfam, Fernando Molina –que funge como editor– y la firma de varias autoras y graficador@s. La intención del trabajo, titulado Quiero ser como ella, es interesante, pues se trata de juntar 70 personajes mujeres de diferentes etapas que supuestamente hubieran jugado un papel en la transformación de la sociedad. 

La idea tiene como eje fundamental aquello que el libro nos pueda decir de cada una de estas mujeres. Entiendo que se trata de una página por personaje, por lo tanto una síntesis interesante con solamente lo principal. No sabemos el criterio con el que se han escogido a estas 70 mujeres, pero sabemos que terminan siendo víctimas de la superficialidad de las autoras de los textos.

El resultado es de tan baja calidad que no alcanza ni a la generalidad de Wikipedia. 

Por increíble que parezca también hay graves errores en la gráfica, porque si bien el dibujo libre permite que l@s graficador@s actúen con libertad, la mujer retratada resulta ser la base. En los casos de Roberta Benzi y Luzmila Carpio, el o la ilustradora, no se han tomado la molestia de mirar siquiera una foto. Roberta era rubia y es retratada como morena y Luzmila jamás vistió de chola reivindicando justamente el traje de su región el reboso y el axu como parte fundamental de su puesta en escena y de su vida personal.

En cuanto a los contenidos.

El retrato de Roberta Benzi ha sido higienizado por Claudia Peña al punto que omite la palabra mágica para toda mujer trans, la transexualidad. Omite el proceso que Roberta enunciaba sobre su sexualidad, en el que ella, en su búsqueda, transitó de la homosexualidad al travestismo y del travestismo a la transexualidad. 

Sobre Marina Núñez del Prado nada se dice de su obra realmente, Liliana Colanzi habla más de las amistades notables de Marina que de otra cosa y ni siquiera se dice que le regaló a La Paz su casa como museo lleno de obras que permanece cerrado por negligencia estatal.

En el caso de Mujeres Creando, nos hubiesen hecho un gran favor copiando los datos de Wikipedia u omitiéndonos de su pésimo libro. Somos una organización feminista anarquista, eso no se menciona. No aparece tampoco en nuestro retrato la palabra lesbiana, puta, o india, que son también claves. Retrato desteñido y deformado que habla de un servicio médico que nunca ofrecimos y que nos coloca como luchadoras por la equidad de genero, categorías que hemos cuestionado por su contenido neoliberal toda nuestra vida. 

Tampoco se atreven a decir que somos las autoras de la tesis de la despatriarcalización. En el retrato de nuestra organización hay el deseo de desvirtuar nuestro trabajo sin habernos ni siquiera consultado. Se trata de un acto más de violencia contra nosotras firmado por Claudia Adriázola.

Paola Senseve, en su retrato sobre Teresa Gisbert, hace un recuento que parece una descripción arribista de becas y viajes. No entra en lo principal, aquello a lo que Teresa le dedicó su vida. Entender el arte pictórico y arquitectónico colonial de donde extrae las claves indígenas escondidas. Ni siquiera se menciona, para beneficio de la pobre lectora, los nombres de sus principales libros, pues a través de sus estudios Teresa replanteó nada más y nada menos que el enfoque de la comprensión del colonialismo.

Con la misma superficialidad, Paola Senseve se atreve a retratar a la amiga e historiadora Rossana Barragán nuevamente sin entrar en su trabajo; no se citan sus libros, que sería lo más provechoso, porque al menos el libro serviría como referencia bibliográfica, y es más, se le atribuyen trabajos que no son del campo de conocimiento de Rossana, como la violencia sexual. No se cuenta nada del sueño principal de Rossana, que fue truncado, cual era el de  conformar un gran archivo de La Paz, pues uno de sus trabajos principales es como archivista.

En el caso del retrato de Luzmila Carpio, se omite completamente el hecho de que Luzmila Carpio fue reconocida en el ámbito nacional después de haber sido aclamada en Francia. El racismo de la élite cultural de la época llegó a negarle el Teatro Municipal de La Paz. Estamos frente a una constante de las historias que no cuentan nada, o cuentan los detalles más banales de cada protagonista.

En el caso de la historia de las Bartolinas, no se menciona siquiera a las fundadoras y se llega a decir que forman parte del IPSP; o sea que las Bartolinas son parte del MAS, cuando ese es un acto de destrucción de esa organización por parte del Movimiento Al Socialismo. 

De hecho, las Bartolinas nacen mucho antes que el MAS con la misma vocación anti partidista de todas las organizaciones sociales como la COB o la Csutcb. Pero imagino que la autora de ese triste texto poco o nada de la historia ha consultado y seguramente su fuente principal es lo que escucha por ahí en la tele. 

En el caso de Remedios Loza, retrato con el que hasta su hija la historiadora Sayuri parece estar de acuerdo, Claudia Peña omite el hecho de que Remedios fue la única parlamentaria que inventó y armó una estructura que le permitiera, desde el Parlamento, acercarse a la gente, como fue la comisión de la mujer, a la que iban las mujeres en fila a esperar una audiencia con ella. Esta estructura replanteó la relación del Parlamento con la sociedad en una relectura brillante de lo que la democracia o la representación política pueden ser. 

Ningún otro parlamentari@, hombre o mujer, logró hacer nada desde su curul que no fuera en función de sus respectivos partidos, al punto que el Parlamento hoy es una instancia despreciada por el conjunto de la sociedad porque su tendencia a cerrarse cada día más es la opción más cómoda. 

El libro resulta ser un mal ejemplo de la incapacidad de entrar en el género biográfico, de la ausencia de investigación mínima sobre las mujeres retratadas, y se convierte en el reverso de lo que quiere representar, porque termina siendo desinformación y falta de respeto. Tienen plata, eso sí,  se incluyen  retratos a todo color, papel caro y libro gratis, en lugar de pensamiento, investigación y honestidad.

 

 

Confidencial

Si te interesa obtener información detallada sobre el proceso electoral, suscríbete a P7 VIP y recibirás mensualmente la encuesta electoral completa de Página Siete.

Además, recibirás en tu e-mail, de lunes a viernes, el análisis de las noticias y columnas de opinión más relevantes de cada día.

Tu suscripción nos ayuda no solo a financiar la encuesta sino a desarrollar el periodismo independiente y valiente que caracteriza a Página Siete.

Haz clic aquí para adquirir la suscripción.

Gracias por tu apoyo.

139
16