Fundamentalismos

Ideología de género, se prepara una nueva inquisición

Como en todo movimiento, siempre hay gente que quiere pescar a río revuelto o que reproduce actos populistas y fascistas a nombre del movimiento.
domingo, 15 de septiembre de 2019 · 00:00

Atawallpa Oviedo Freire Filósofo andino

La ideología de género es una teoría de los conservadores, neoliberales, populistas, fascistas, neonazis, y toda la ultraderecha mundial para tumbar todos los derechos, logros, avances, cambios, que han logrado los pobres, las mujeres, los indígenas, los homosexuales y todos los excluidos por las élites.

 Se aprovechan de algunos extremismos, exageraciones, errores, ingenuidades, de ciertas feministas, LGTB, ecologistas, indianistas, izquierdistas; y en la que, por unos pocos, pagan todos. Siempre han actuado así, no es la primera vez. Andan a la caza de gente fanática o fundamentalista para poder ensuciar y deslegitimar a todos los demás. Su objetivo es sembrar miedo y odio, y para ello utilizan a personajes nefastos, o ellos crean elementos para poder embarrar a todos.

Este es el trabajo miserable de Agustín Laje, uno de los principales difusores de la ideología de género, que crea pánico poniendo de ejemplo a casos excepcionales y raros, el de algunos despistados o desubicados, los que, a nombre de género, revolución, cambio, transformación, derechos, hacen actos que contradicen la esencia de lo que se persigue. 

Como en todo movimiento, siempre hay gente que quiere pescar a río revuelto o que reproduce actos populistas y fascistas a nombre del movimiento; y ahí es cuando aparecen seres repulsivos como Laje y otros, para presentarlos como referentes del movimiento. A eso, es lo que le dan importancia. No se interesan ni les prestan atención a los otros actores y que son la mayoría, sino solo a estos pequeños guetos que deforman a los movimientos de transformación.

Especialmente sacan ventaja de los errores de la izquierda o de unos cuantos izquierdosos que a nombre de la izquierda y de la revolución, han hecho cantidad de tropelías. E inmediatamente, hacen la conexión y dicen que la debacle que ha ocasionado la izquierda en ciertos lugares, la van a ocasionar los movimientos sociales. 

Se aprovechan de personajes como Maduro para hacer comparaciones, cuando los mismos movimientos anti-sistémicos le critican y se han desmarcado de Maduro y de otros. Pero, como estos aventureros siguen utilizando el membrete de izquierda o de revolución, los oscurantistas los utilizan como porta estandartes para religarlos con los otros movimientos. 

Por eso jamás hablan de los gobiernos de derecha, que hacen iguales o peores cosas, pero como se autocalifican de derecha o neoliberales, lo ocultan o lo niegan. Seleccionan solo lo que les conviene, y en lo demás callan o si no, dicen que no son de derecha.

Lo importante es simplemente darse cuenta de que éste es el pretexto o la forma o el medio para afectar y dañar a las mayorías y a sus movimientos de reivindicación. Han entrado en una campaña mundial frente a los cambios producidos, dado que ven en peligro sus privilegios y prebendas, su sociedad estratificada, su sistema de dominación.

Para esto, así mismo manipulan la figura de Dios y de Jesús, para hacerles decir y hacer lo que les conviene. Jesús, que luchó por los pobres, que criticó a los que quisieron apedrear a una prostituta, que enfrentó a los mercaderes y usureros (banqueros de esa época) en el templo, es decir, que hacía y defendía lo que ahora se ha logrado, es tergiversado y deformado al antojo por estos grupos perversos.

 Lo que ahora han conseguido los movimientos sociales es lo que Jesús quería y buscaba para los pobres judíos, que sufrían una serie de exclusiones, por ser pobres, mendigos, prostitutas, enfermos, y todo lo que ocasiona una sociedad desigual.

Lo que vivimos actualmente es una nueva inquisición, son los brotes de los neoinquisidores que aspiran quemar nuevamente a millones de mujeres, antaño acusándolas de brujas hogaño calificándolas de feminazis. Investigadores calculan que unos 80 millones de mujeres fueron torturadas, quemadas, violadas, asesinadas, por los mismos pensamientos conservadores de hoy en día. 

Están intentando crear y recrear las condiciones para una nueva estampida de acallamiento, disciplinamiento, oscurantización; como lo han hecho siempre. Lo que hoy estamos viendo, es una repetición de lo que hizo el franquismo, el fascismo y el nazismo, hace no mucho tiempo, cuando enfrentaron y asesinaron a millones de luchadores populares.

Y así, podríamos hacer un recuento de más de 2.000 años de terror y exterminio, cada vez que los pueblos han logrado algunos derechos, y ante ello se han levantado los oscurantistas como patrones y capataces para latiguear y exterminar con todo insurrecto; como lo hicieron con Jesús, a quien le crucificaron por exigir cambios a favor de los excluidos. La historia se repite.

¿Lo permitiremos?

 

 

Confidencial

Si te interesa obtener información detallada sobre el proceso electoral, suscríbete a P7 VIP y recibirás mensualmente la encuesta electoral completa de Página Siete.

Además, recibirás en tu e-mail, de lunes a viernes, el análisis de las noticias y columnas de opinión más relevantes de cada día.

Tu suscripción nos ayuda no solo a financiar la encuesta sino a desarrollar el periodismo independiente y valiente que caracteriza a Página Siete.

Haz clic aquí para adquirir la suscripción.

Gracias por tu apoyo.

22
43