Crisis de Estado

El modelo Bolivia

A propósito de la “ revolución pacífica” de 2019 en el país, el autor reflexiona: ¿Es la democracia del tercer milenio o el nuevo grito libertario de Latinoamérica?
domingo, 18 de octubre de 2020 · 00:00

Milan M.A. Gonzales
Periodista y poeta

Narrar desde el dolor es siempre tarea delicada, más aún si se trata del dolor ajeno. El año 2019 fue clave para la región debido a distintas manifestaciones que marcaron el destino de sus naciones. Bolivia inició una revolución sin antecedentes, un movimiento pacífico que no soportó más el sometimiento de Morales y su gente; dicho movimiento terminó materializándose en 21 días de paralización pacífica, al final de los cuales el otrora máximo dirigente cocalero, escapó del país gracias a la ayuda del presidente mexicano López Obrador. 

El ensañamiento de los seguidores del expresidente se materializó en diversos ataques a la población iniciando una contienda que terminó con la muerte de más de tres decenas de bolivianos. Estos sucesos están en proceso de investigación. 

Buena parte de la prensa internacional se dividió de manera prematura, emitiendo noticias alejadas a la realidad, noticias falsas que como cucarachas pululan en la red, y lo peor, asumiendo posiciones políticas que no les corresponde. 

Lo hace el presidente argentino Alberto Ángel Fernández, que además solapa y trata como héroe a un señor que tiene graves cuentas pendientes con la justicia boliviana. Todo ello contribuyó a generar confusión y caos, además de polarizar opiniones. Consecuencia de dichos acontecimientos y debido a la falta de claridad de los eventos surgen interrogantes referentes a lo acaecido entre octubre y diciembre de 2019 sobre las que necesitamos reflexionar:

¿Qué significa el 21F?

¿Cómo estalló la revolución pacífica de octubre de 2019? 

¿Por qué fue necesaria la reivindicación de Almagro y el apoyo de la OEA?

¿Qué es lo que indica la Constitución Política del Estado Boliviano en relación a los periodos presidenciales y cómo consiguió Morales quedarse 14 años en el poder?

¿Por qué huye a México el señor. Morales y a qué se debe la ayuda que le brinda dicho gobierno?

¿Por qué es un craso error de las Madres de Plaza de Mayo su apoyo a Morales en Argentina?

¿Qué tiene qué ver España en todo este conflicto, y a qué se debe la visita de diplomáticos junto a agentes encapuchados a la embajada de México en Bolivia?

¿Por qué lo que pasó en Bolivia tiene una trascendencia histórica sin par e implica una importante lección para la democracia del tercer milenio en el planeta?

Querido lector, seguramente usted podrá responder a varias de estas interrogantes según su experiencia, su simpatía y sus percepciones. Mas la verdad es una sola, es a ella a la que debemos remitirnos. No puede regresar esta forma de miseria, ni la quema de viviendas de periodistas o atentados como el de la planta de Senkata. Las víctimas de estos negros episodios no descansarán hasta que haya luz en cada uno de los casos, para ello es esencial su memoria antes, durante y después de las elecciones.

En Latinoamérica y en el mundo aún persisten extremas posturas antidemocráticas, el uso y abuso del poder en Venezuela es el mejor ejemplo, su sociedad supervive al límite de lo imaginable, por ello millones de almas continúan un exilio por todo el planeta. 

Morales, quien en vez de colocar la banda presidencial el 22 de enero del 2015 a otro presidente legítimo, decidió hacerse la foto junto a Maduro en el palco del palacio presidencial. Esa fue la narrativa elegida y los personajes que decidió emular para su trama.

En una coyuntura compleja en la que diversos países del continente atravesaron y atraviesan conflictos paralelos, como el de Chile, donde todo empezó con el alza de los pasajes de metro y continua en la actualidad en un estado de anarquía. O el caso de Ecuador, que vivió su propio infierno, además de las protestas a fin de 2019 en Colombia. 

El caso de Bolivia es el fruto del hartazgo de la mayor parte de una sociedad que se sintió burlada, impotente y enmudecida. Dicho hartazgo se cristalizó gracias a la lucha pacífica de millares de ciudadanos que hizo perder los nervios a un hombre que avasallando todas las reglas del “juego” democrático enfrentó a su propia gente. 

En esta frágil cadena de sucesos que se han desatado y que han llevado al país andino a uno de los momentos más críticos de su historia, se encontró una solución sui generis que será analizada sin duda alguna por propios y extraños, por estudiantes y expertos de diversas materias en el colegio, así como en universidades de todo el planeta. 

Bolivia se sumergió en 21 días de lucha pacífica, Latinoamérica y el mundo quedaron expectantes, la juventud encabezó dicho paro para recuperar la libertad que todo ciudadano merece y que todo gobierno debe garantizar, son muchas las preguntas por responder. 

Mas la historia del país cambió gracias a esas tres semanas. Será acaso un segundo grito libertario que inspire a Venezuela, Nicaragua y otros países que sufren el abuso, la arbitrariedad y la traición de sus gobernantes. 

Es la victoria de un pueblo que está materializando un hito democrático en el tercer milenio de nuestra historia. Resta perseverar en la cosecha, la tierra espera las semillas.

 

Sobre la última encuesta de Página Siete

Si usted es de los que necesita estar bien informado, puede acceder a la encuesta electoral completa de Página Siete, suscribiéndose a la aplicación PaginaSietePro que puede descargar de App Store o Google Play

 


   

20
4

Otras Noticias