Salud

Tratar el cáncer para todos, ¿quimera o demagogia?

Una meta de esta naturaleza debe ser integral, no puede hacerse un plan para el cáncer que esté desconectado de otras enfermedades crónicas.
domingo, 20 de diciembre de 2020 · 00:00

Fernando Rocabado Quevedo 
Médico salubrista  y epidemiólogo

Después de conocerse la victoria del MAS en las elecciones de octubre 2020, surgieron una serie de voces pidiendo análisis y alguna autocrítica de parte de la oposición, para entender mejor lo que había sucedido. La respuesta en general fue de reticencia a la autocrítica y de insistir en la culpa ajena. Públicamente los de Comunidad Ciudadana (CC) se mostraron proclives a echar la culpa de los resultados adversos a la presidenta Añez y al candidato, Luis Fernando Camacho. 

Sin eximir a estos personajes, tengo varias observaciones sobre la campaña de la oposición, aunque en este artículo opinaré sobre la campaña de CC, y el ofrecimiento programático de su candidato, Carlos Mesa, de “dar tratamiento gratuito para todo enfermo de cáncer en el país”, mismo que lo ha repetido de manera reiterada; lo ha lanzado como idea suelta, sin explicar nunca su contenido ni el cómo daría este tratamiento gratuito. 

Resulta un tanto extraño que CC haya escogido tratar una enfermedad como ofrecimiento de programa; hace como 40 años se planificaba en salud pública a partir de enfermedades, se medía su magnitud, su trascendencia y su vulnerabilidad, y se armaban programas verticales para hacerles frente. Se tuvo éxito con algunas enfermedades inmunoprevenibles, pero los resultados nunca fueron los mismos para las más complejas, como la tuberculosis, que todavía nos siguen asolando. Desde entonces, los enfoques se han ido haciendo cada vez más estructurales, más sistémicos, tratando de entender y enfrentar la enfermedad en su integralidad holística. 

Así, vino la época de salud para todos, la de cobertura universal de la salud, la de trascender la simple atención y pensar en factores más amplios y causales, en las determinantes sociales de la salud.  ¿Cómo es que en CC se había retrocedido al enfoque solitario de atender de manera vertical una enfermedad, ni siquiera en todos sus componentes, si no, específicamente, en el componente tratamiento?

El cáncer es la enfermedad más difícil de tratar; no es una sola entidad, sino un grupo de enfermedades que afectan los diferentes órganos, con algún denominador en común, “la multiplicación rápida de células anormales que se extienden más allá de sus límites habituales y pueden invadir a otros órganos, en un proceso que se denomina metástasis, y que es su principal causa de muerte”. 

Se dice que hay más de cien tipos de cáncer, aunque los más frecuentes no pasen de 20, con algunas variaciones de frecuencia en cada país, según su nivel de desarrollo. En 2018, en Bolivia se presentaron 14,915 casos de cáncer y hubo 9,527 muertes. El cáncer aporta el 15% de las muertes en el país y ocupa el segundo lugar como causa de muerte, lo que demuestra su importancia epidemiológica en crecimiento. 

Según estimaciones de la OMS, en Bolivia, los tipos de cáncer diagnosticados con mayor frecuencia en los hombres son: próstata, colorrectal, estómago, leucemia, pulmón. En tanto que, en mujeres, son: cervicouterino, mama, vesícula biliar, colorrectal, estómago. Del total de casos, alrededor del 30% podría curarse si se detectaran temprano y se trataran adecuadamente. Todo el resto tendría que beneficiarse de algún tratamiento paliativo, que aumente el tiempo de vida del paciente y su calidad, sin dolor.  

Durante su campaña el candidato de CC se concentró en el tratamiento, en un momento en que la OMS está abogando por la implantación de programas integrales de control del cáncer, mismos que deben abarcar la promoción de la salud, la prevención, el diagnóstico, el tratamiento, los cuidados paliativos y la rehabilitación.  Siendo los más importantes la promoción de la salud y la prevención, que podrían evitar alrededor del 40% de todos los casos de cáncer, actuando sobre determinantes sociales negativos, ocupacionales, ambientales (contaminación, radiaciones); y factores de riesgo clave como el tabaco, el consumo de alcohol, la dieta poco saludable, la inactividad física y algunas enfermedades infecciosas como las causadas por los papilomavirus humanos, los virus de la hepatitis B y de la hepatitis C, que ya cuentan con programas de vacunación efectivos. Tan solo el control del tabaquismo puede aportar con una disminución del 22% de las muertes por cáncer.

El otro componente, íntimamente relacionado con el tratamiento, es el de diagnóstico temprano, importante cuando lo frecuente es el diagnóstico en etapa avanzada o tardía. Un buen sistema de diagnóstico permite hacer la estadificación del caso, saber en qué estado de evolución se encuentra, para encaminarlo a un tratamiento correcto, ya sea curativo o paliativo.

Junto al diagnóstico temprano se considera el cribado, que es un diagnóstico sistemático y poblacional, mucho más complejo y que puede hacerse con unos cuatro tipos de cáncer. Entre estos, el cáncer cérvico uterino, que es el que mayor mortalidad produce, aunque se dispone de todos los instrumentos técnicos para controlarlo, desde la vacunación, el cribado y todas las opciones de tratamiento. No tiene un buen programa de control, siendo que debiera servir de modelo para los demás; para mostrar cómo se podrían hacer las cosas de manera planificada y ordenada. Si no podemos implantar un programa de cáncer cervicouterino, no podremos implantar ningún otro para otro tipo de cáncer, que tienen menos recursos técnicos.

El sistema de diagnóstico nos trae a colación la necesidad de contar con infraestructura y equipamiento básico y moderno. Se deberá contar con centros de consulta, de hospitalización, de cirugía, de quimioterapia y radioterapia, además de farmacias, con insumos y medicamentos. Y en equipamiento, con laboratorios y diagnóstico por imágenes. 

Esto nos lleva al componente de los recursos humanos, eje fundamental del programa, donde hay que considerar a todos los que participan en las redes de salud desde el nivel 1, hasta los más especializados. El manejo de recursos humanos debe considerar la necesidad de trabajo en equipo y multidisciplinario. 

Hay que pensar, también, el componente de la rehabilitación, que siempre ha sido considerado como el más caro, destinado a mejorar la calidad de vida del paciente y reintegrarlo en la sociedad.  Hay que ayudar a pacientes y familiares a sobrellevar la carga en salud que significa el cáncer.

Ya es conocido el rol de la familia en el enfrentamiento del cáncer; es un recurso humano de apoyo fundamental; aunque ella está sometida a pruebas extremas relacionadas con el sufrimiento del pariente y los gastos de bolsillo. Un episodio de cáncer puede ser motivo de profunda crisis familiar y de quiebra económica.   

Por lo expuesto, pienso que cualquier ofrecimiento debe ser bien planificado, financiado y de aplicación gradual. Cualquier plan debe tener metas. Debe además ser integral, no puede hacerse un plan para el cáncer, desconectado de los planes de las otras enfermedades crónicas, que tienen factores de riesgo y objetivos comunes. El tabaco tiene una relación causal con los cánceres, con las cardiovasculares, la hipertensión, la diabetes y las enfermedades respiratorias crónicas. Lo mismo sucede con la dieta saludable y los contaminantes. Con las mismas acciones se puede impactar en todas ellas.

Por lo anotado, el ofrecimiento de CC de tratamiento gratuito para el cáncer, no parece haber sido bien pensado y menos planificado. Su mensaje no era atractivo para los votantes, no llegaba al alma del electorado, que conoce la deficiencia de sus servicios de salud y no se siente concernido con el eslogan.  El cáncer siempre parece una dolencia lejana, de esos 15.000 pacientes que cada año sufren sus secuelas.

 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

10
1