Historia

La crisis financiera internacional de 1825

Fenómenos que parecen nuevos, en realidad tenían presencia casi hace dos siglos atrás, con la primera crisis de deuda en la región.
domingo, 23 de febrero de 2020 · 00:00

Carlos Toranzo Roca Economista

 

Normalmente cuando leemos análisis económicos, políticos o sociales, sobre Bolivia, observamos que los textos se explayan sobre las coyunturas; los artículos de los colegas bolivianos, por lo menos, la mayoría de ellos, miran solamente al país, lo hacen sin conectarlo con un entorno internacional y, menos aún, articulados con las realidades globales. 

De otra parte, también dominan las fotografías del instante, por lo cual no hay referencia a la historia y a los procesos históricos que han conducido a las realidades o coyunturas del presente. En cada ensayo, y ésta es la especialidad de los bolivianos, hay pocas referencias a las teorías, económicas o políticas, con base en las cuales se hace el análisis.

Remando contra todas estas insuficiencias, Napoleón Pacheco Torrico escribió su libro La crisis financiera internacional de 1825 1, el texto es simplemente apasionante, no sólo por la temática que aborda, sino por las lecciones metodológicas implícitas que posee su desarrollo.

 Para comenzar, antes de entrar al objeto de estudio concreto, Pacheco realiza el trabajo de explicar qué teorías económicas sobre la crisis financiera internacional utilizará para abordar su tema de estudio.

Y  antes de entrar al corolario de su texto, referido a los impactos de la crisis financiera internacional sobre Bolivia, el autor realiza un análisis detallado del contexto internacional, primero, el referido a los países vecinos y, luego, el que corresponde a la economía global, en especial lo sucedido con esa crisis en los países centrales, con especial importancia sobre lo acontecido en Inglaterra en los años previos a la crisis señalada. 

Su trabajo está referido a la crisis financiera internacional, es decir, que su objeto de estudio no es Bolivia, pero con habilidad, su corolario toca el tema boliviano. La lectura de su libro permite recuperar el valor de quienes tienen la especialidad de la historia económica, ese es el campo de Pacheco, él es de los pocos bolivianos que poseen esa especialidad y la verdad es que su trabajo, su profesionalismo, es digno de reconocimiento.

Al hablar de 1825, lo primero que se nos viene a la mente es la fundación de Bolivia, ese año nos lleva a las figuras de Bolívar, Sucre y los muchos años de la Guerra de la Independencia. Pero en el texto de Pacheco no vemos los momentos épicos de esa Guerra, ni las labores patrióticas de los fundadores de Bolivia, antes bien, nos topamos con otros temas, con otras cuestiones de vital importancia para entender la historia económica y, por supuesto, para comprender la realidad económica actual.2 

Primero que nada, Bolivia se fundó en un contexto económico de una severa crisis financiera internacional, de contracción de la economía  mundial que afectó a varios países centrales por el efecto de la interdependencia económica ente ellos, esa crisis ya traía los rasgos de una crisis de deuda externa, de presencia de rendimientos decrecientes en la minería.  Los antecedentes de 1825 –en el trabajo de Pacheco– muestran una importante crisis de la minería, no sólo por la caída de los rendimientos, sino también por la falta de insumos como el mercurio.

Actualmente la deuda externa agobia a la Argentina y otros países, pero Pacheco muestra que ya en 1825 se sufrió la primera crisis de la deuda externa en América Latina; fenómenos que parecen nuevos, en realidad, tenían presencia casi hace dos siglos atrás. 

Los problemas de las expectativas, los problemas de confianza, el riesgo moral, las fuertes devaluaciones, la especulación con los bonos, el auge desmesurado del crédito, el pánico financiero, la necesidad del prestamista de última instancia, el crac3 financiero, las burbujas financieras, los esquemas de las finanzas Ponzi; el excesivo gasto militar producto de la Guerra de la Independencia, el impacto de las sequías en la economía,  la falta de fuerza de trabajo al destruirse  la mita colonial, la emigración de empresarios y la descapitalización de la economía, la crisis fiscal por la falta de tributos que se cumplan, el desorden institucional producto de la creación de la República, el endeudamiento externo para pagar deuda4, el default financiero, las burbujas financieras. 

En fin, estos y otros tremas son los que aborda Pacheco en su análisis de la crisis financiera internacional de 1825.

 Pero, ¿es que acaso no todos esos temas están presentes en la realidad actual? El valor del trabajo de Pacheco es que, al hacer historia económica,   contribuye también a analizar la situación actual de la economía.

 

1. Pacheco, Napoleón (2019). La crisis financiera internacional de 1825. Plural. La Paz.

2. Al conversar con el profesor James Robinson, –a quien ayudé cuando hacía su trabajo de campo en Bolivia para escribir el texto que compartió con Daron Acemoglu : ¿Por qué fracasan los países?. Los orígenes del poder, la prosperidad y la pobreza–, aprendí que uno de los instrumentos clave para entender el presente es, primero, estudiar la historia, pues ésta nos orienta a desentrañar los fenómenos actuales.

3. Pacheco muestra que en 1825 ya hubo un crac financiero.

4. Con este tema pareciera que Pacheco habla de la Argentina actual.

 

7
4