Medios y política

La guerra entre Vox y Podemos se libra también en América Latina y en Bolivia

Estos partidos españoles están interesados en América Latina porque “de aquí extraen argumentos para combatirse mutuamente en España”, dice un periodista boliviano; para un español, hay que investigar a Pablo Iglesias porque “es el Vicepresidente del Gobierno español, no es un político más”.
domingo, 23 de febrero de 2020 · 00:00

Fernando Chávez Virreira Periodista

El partido ultraderechista español Vox está librando una guerra de acusaciones contra su rival Podemos, al que se señala de haber recibido aportes millonarios para sus campañas, fondos de los que nunca ha rendido cuentas. Ese escenario ha trascendido las fronteras de España y ha llegado a varios países latinoamericanos y   también, por supuesto, a Bolivia.

 En España, Vox presentó una denuncia ante la Fiscalía Anticorrupción contra Podemos por financiación ilegal; señala en su denuncia los pagos realizados por el gobierno de Evo Morales a la consultora Neurona Consulting, vinculada a los líderes del partido de Pablo Iglesias, Podemos.

El interés de Vox en Bolivia fue tal, que incluso Víctor González, vicepresidente de ese partido, y el europarlamentario Hermann Tertsch, también de ese partido, llegaron a La Paz a principios de enero y  se reunieron  con los ministros de Gobierno, Arturo Murillo, y de Defensa, Fernando López, en busca de información sobre los vínculos de Podemos e Iglesias con exministros de Morales. Aquella visita fue vista además como un abierto apoyo al gobierno de Añez.

 Según el periodista boliviano Rafael Archondo, “Vox  y Podemos están interesados en América Latina porque de aquí extraen argumentos para combatirse mutuamente en España. Si en el pasado Pablo Iglesias e Íñigo Errejón llegaron a Bolivia para respaldar y asesorar al MAS, ahora Alejandro Entrambasaguas cumple el mismo papel con relación al gobierno de Jeanine Añez”.

 Entrambasaguas, periodista español del medio digital OK Diario, está en el país desde hace unos dos meses investigando los supuestos nexos económicos entre la pasada gestión de Morales y Podemos. ¿Por qué?

 “ En primer lugar porque Pablo Iglesias es el vicepresidente del Gobierno español, no es un político más. Él ha sido una pieza clave en la conformación del nuevo Gobierno de España y su partido político tiene cuatro carteras ministeriales, una de esas es la de su pareja, de la madre de sus hijos. Es un político de gran relevancia en España. Por eso el interés de la oposición, bien sea Vox, el Partido Popular, o Ciudadanos, de investigar y fiscalizar hasta el último céntimo con el que el partido de Pablo Iglesias se ha financiado”, afirma  Entrambasaguas a Página Siete.

Según este comunicador español, antes de 2014 Iglesias era profesor universitario. “Ganaba 800 euros y de la noche a la mañana crea el partido Podemos como consecuencia de la corrupción que había en España, de la situación desastrosa después de la crisis. Nunca un partido político había conseguido tantos votos en tan poco tiempo como Podemos. El asunto es que este partido ha hecho unas campañas políticas abrumadoras y en cualquier país del mundo para hacer eso se necesita mucho dinero”.

“Aunque ellos se venden como transparentes y pulcros, nunca han explicado cómo han conseguido tanto dinero, de la nada, para financiar esas campañas e Iglesias iba a Venezuela, a Bolivia,  a Cuba, a todos estos países donde había ‘semidictaduras’ de izquierdas, donde prestaba servicios jurídicos y políticos y lógicamente cobraba. La pregunta es, ¿cuánto dinero han cobrado? ¿Por qué no lo quieren explicar? y , sobre todo, ¿cómo lo han cobrado?  Es por eso que hay tanto interés en Iglesias y en Podemos”.

Entrambasaguas se refiere al pasado gobierno de Morales como una “narcodictadura”, lo que    supone que los fondos que recibió de Bolivia, a través de ese Gobierno, provinieron del tráfico de drogas. “Esa es la pregunta que les tengo que responder a mis jefes, para eso me han mandado a Bolivia; para averiguar cuánto dinero, cómo lo han cobrado, quiénes les han pagado. Es muy complicado”, dice el periodista.

“Pablo Iglesias, hace un poco más de un año, se compró un chalet de más de un millón de euros. ¿De dónde ha sacado ese dinero?”, se pregunta el periodista. 

Según Archondo, el único indicio serio sobre la financiación de Podemos por parte del anterior Gobierno boliviano es el pago a la empresa mexicana Neurona de 1,8 millones de dólares por una campaña publicitaria en favor de la demanda marítima de Bolivia y por producir el documental El Robo, dirigido por César Andrade. Este mismo dirigió después, en 2018, la campaña de Podemos en Alcorcón, España. 

“Al parecer el excedente monetario logrado por Neurona  pasó luego a nutrir la campaña electoral española, como lo insinuó en su perfil de Facebook, César Hernández Paredes, principal ejecutivo de Neurona.  Además de ese hecho, no hay una sola prueba o evidencia aún de dicha financiación. OK Diario no ha aportado ni una sola coma a este dato que fue presentado a la opinión pública por la anterior ministra de Comunicación, Roxana Lizárraga”, dice Archondo.

Vox y el medio OK Diario

En opinión de Rafael Archondo, OK Diario es un medio digital muy relacionado con Vox. “Basta ver sus titulares en los que Santiago Abascal aparece constantemente elogiado. Vox enfrenta al gobierno de Pedro Sánchez, y sobre todo, la presencia de Podemos en su seno. Es parte de su agenda partidaria. Para encubrir su falta de resultados con respecto al tema por el que llegó al país,  Entrambasaguas pone a todos los exministros de Evo como ‘testigos de la financiación de Podemos’; sin embargo, en vez de buscar en el Ministerio de Comunicación, ha preferido averiguar la vida íntima y sexual de Carlos Romero”.

“Entrambasaguas, corresponsal de OK Diario en Bolivia desde hace casi dos meses, no ha investigado la financiación de Podemos por parte del gobierno de Morales. Lo que ha hecho es interceptar a Carlos Romero cuando ingresaba a un edificio, y estar presente en todos los operativos ordenados por el ministro Arturo Murillo. Sus notas contienen errores muy graves como aquel titular en el que dice que dos exautoridades del MAS ‘huían’ de Bolivia, cuando en realidad disponían de salvoconductos para irse a México”.

Consultado sobre esta versión, Entrambasaguas dice: “Yo soy periodista, a mí los partidos políticos me dan igual; yo trabajo para mi periódico, no para tirarle munición a un partido político”.

Ante la pregunta de si existe un vinculo estrecho entre Vox y OK Diario, dice: “Para nada. De hecho, los tres casos de corrupción de Vox los ha publicado OK Diario, un periódico de centroderecha, pero no afín a ningún partido político; está en contra de Podemos, eso sí. Yo llevo trabajando allí cinco años”.

Sobre la “persecución” de Romero para dar con su ubicación, el periodista español cuenta que le filtraron desde la Fiscalía dos nombres, que serían los nexos entre el gobierno de Evo Morales y el partido político Podemos: Juan Ramón Quintana y Carlos Romero.  “Yo en ese momento no sabía ni quién era Carlos Romero”, dice.

Desde ese momento inició -cuenta- un trabajo de investigación del entorno de Romero, hablando con sus vecinos, cotejando números de celulares. 

“Desde que lo ubiqué hasta que finalmente lo abordé pasaron 13 días. Él no salió de su casa; vivía con su hermana y ella le llevaba latas de comida, yo la veía todos los días salir al supermercado.  Él no salía. Hasta que un día salió, lo seguí hasta la zona Sur y a su regreso me dije ‘voy a intentar adelantarme, voy a ir a su casa y voy a cruzar los dedos para que el taxi lo regrese a su casa’. Fue lo que hice, me adelanté tres minutos, vi cómo llegaba el taxi y lo abordé cuando se bajó. Me saludó. Me dio la mano, pero en el momento en que él se da cuenta que había una cámara se mete corriendo en el portal”.

Según su relato, conversó con la hermana de Romero para explicarle que quería entrevistarlo. Ella le pidió su acreditación como periodista y le dijo que un automóvil lo recogería a las tres de la mañana para realizar la entrevista, pero que asista sin cámaras ni celulares; sólo con una libreta y un bolígrafo. 

 “Lógicamente, yo no puedo ir solo, a las tres de la mañana con alguien que no conozco. Le dije que no, porque esas condiciones no eran normales. Entonces me dijo que si no iba, no habría entrevista y que ella se quedaría con mi acreditación de prensa. Y es lo que ha hecho. La hermana de Carlos Romero lleva un mes con mi credencial y no me la quiere devolver”, dice.

 

 OK Diario y su fundador,  Eduardo Inda

El periodista Eduardo Inda, español, fue director del diario El Mundo entre 2002 y 2007 en su edición de las Islas Baleares. Años después lo nombraron adjunto al director a nivel nacional y jefe de investigación.Actualmente es director de OK Diario, fundado por él. Este portal  ha sido acusado desde otros medios de manipular las informaciones para crear controversia. 

En España ha recibido muchas críticas. El catedrático  de filosofía Jesús Parra Montero  escribió sobre él: “Eduardo Inda no es buen periodista; mejor, es un periodista que se encuentra bien, se maneja a gusto en el ‘universo de la posverdad y la mentira’. Ha prostituido una profesión que debería estar al servicio del pueblo. Algunas cadenas de Tv y radio le pagan por gritar, insultar y mentir. No tiene bien calibrada la brújula de la verdad y la moderación. La mentira no entiende de ideología. Inda encarna e interpreta varios personajes dentro del peor modelo de periodismo. Posee los vicios del periodista partidista, tendencioso y excitado; trabaja la noticia con el sentimiento, no con la reflexión; su pensamiento es acartonado. Para él no existe relato veraz; la verdad es su opinión; en él la verdad no es reflexiva, es impulsiva. Disfraza el lenguaje con lugares comunes, siempre ofensivo para el contrario. Bien sentenciaba con sencilla clarividencia Leonard Cohen: A veces uno sabe de qué lado estar, simplemente viendo quiénes están del otro lado. Y muchos sabemos de qué lado está Eduardo Inda”.

 Consultado sobre los cuestionamientos de la propia prensa española hacia Inda, el joven periodista español dice: “Es como si yo, desde España, te diría: el periodista Carlos Valverde es muy cuestionado por la prensa boliviana y creo que me responderías esto: no, el señor Valverde publicó un escándalo en 2016 (el caso de Gabrela Zapata) y lógicamente todos los masistas están en su contra y lo van a hacer ver como un periodista malo, provocador, sensacionalista. Es lo mismo que puede pasar con Eduardo Inda”.

 Entrambasaguas asegura que “Eduardo Inda es uno de los periodistas de investigación más prestigiosos de España”. “Lo que digo no es sólo una opinión mía; los grandes casos de corrupción de los últimos 15 años en España los ha publicado Eduardo Inda; que fueron de partidos tanto de derechas como de izquierdas”.

Entre esos casos, cita el escándalo de Iñaki Urdangarin, el marido de la hermana del rey de España, que organizó foros con dinero público y “se llevó dinero público”.   O el caso de Mariano Rajoy, cuyo Partido Popular gobernaba en 2013. Inda publicó los SMS de Rajoy, presidente del Gobierno, a Luis Bárcenas, el tesorero de ese partido, justo cuando se conoció el escándalo de que tenía  una cuenta en Suiza, de unos  60 millones de euros. Ese mensaje de apoyo decía: “Luis, sé fuerte. Hacemos lo que podemos”. 

  “Se podrá  decir muchas cosas en su contra, pero creo que    para saber si es un buen o mal periodista, lo que se tiene que hacer es ver qué ha hecho en su profesión, qué ha publicado, y te das cuenta de que todas son exclusivas”. “A esos periodistas que le critican, habría que preguntarles, ‘¿y usted, qué ha hecho’’”.

Según  Entrambasaguas, “el periodismo en España está muy politizado hacia la izquierda; la mayoría de medios de grandes grupos están alineados con la izquierda;  entonces, en el momento en que hay un periodista de centro-derecha que destaca, hacen lo posible por desprestigiarlo”.

 

Las ONG, Ecuador y  Venezuela

Según reportes de prensa, los nexos del partido Podemos  no se reducen sólo a Venezuela y Bolivia, sino a  Ecuador, donde estuvieron vinculados a un programa que se llamó Prometeo, a través del que el Gobierno ecuatoriano realizó pagos a una organización a la que está vinculado Juan Carlos Monedero (exsecretario de Proceso Constituyente y Programa de Podemos) y Pablo Iglesias. 

Los cuestionamientos indagaban sobre el presunto financiamiento ilegal a Podemos y los pagos realizados a sus líderes desde el Centro Estratégico Latinoamericano de Geopolítica (Celag), con sede en Quito, y el Programa Prometeo del expresidente ecuatoriano Rafael Correa.

 

 

27
4