Legislación y comercio

51 años de integración andina

Este proceso, iniciado en 1966, constituye el proyecto más innovador y dinámico de la región, sobre todo en materia aduanera.
viernes, 5 de junio de 2020 · 00:00

Alberto Solares Gaite  
Profesor universitario en materias internacionales e integración

 

En una región que, desde su liberación del coloniaje hispano, siempre enarboló como paradigma la autonomía nacional, la creación de un proceso que busca la unidad y el desarrollo conjunto mediante la integración de los países andinos, pero además la subsistencia de este proceso por más de medio siglo, no puede menos que motivar el saludo y reconocimiento por la madurez de sus sociedades al sentar un precedente en la región.

Pese a todos los problemas internos y externos, la unidad y una visión solidaria constituyen todavía el medio adecuado para construir sociedades con plena vigencia de la seguridad humana integral, frente a la dispersión y desigualdad que nos ofrece un mundo globalizado.  

El proceso andino fue, en realidad, una reacción ante la lenta y poco satisfactoria evolución de la Asociación Latinoamericana de Libre Comercio y la situación desfavorecida que tenían los países medianos y de menor desarrollo en ese proyecto de integración comercial. 

La integración andina se planteó, en consecuencia, un proceso de industrialización acelerado de los países medianos y pequeños que permitiera una mejor inserción posterior en el proceso regional.

 El origen del proceso andino tuvo varias vertientes, estuvieron por un lado los estudios de la Cepal, sobre la viabilidad y necesidad de procesos subregionales, y la opinión de los economistas más destacados de la región por ese entonces (Prebich, Mayobre, Herrera y Sanz de Santa María) sobre la conveniencia de dinamizar el proceso de la integración regional por medio de procesos subregionales, habiendo estos personajes sugerido inclusive las bases de un acuerdo subregional.

Se inició así un proceso de negociaciones, que en una primera etapa motivó la llamada Declaración de Bogotá (16 de agosto de 1966) que formuló las bases concretas de un acuerdo. La necesidad de un proceso subregional también fue avalada por la Declaración de Punta del Este (14 de abril de 1967), suscrita en el marco de la reunión de los presidentes de América. 

De esta manera se inició el proceso de negociaciones todavía en el marco del Tratado de Montevideo de 1960, mediante la creación de una comisión mixta que en reuniones sucesivas (Viña del Mar, Quito, Caracas y Cartagena) concretó el acuerdo definitivo el 25 de mayo de 1969, debiéndose a ello la denominación oficial del proceso. 

Al día siguiente, el 26 de mayo de 1969, se suscribió en Bogotá el Acuerdo de Cartagena por parte de Bolivia, Chile, Colombia, Ecuador y Perú.  Venezuela se adhirió en 1973, Chile se retiró en 1976 y Venezuela en 2007.

Durante la ya larga vigencia de la integración andina, en sus dos etapas, la primera como Grupo Andino (GRAN) y posteriormente como Comunidad Andina de Naciones (CAN), el proceso tuvo sus luces y sombras, más luces desde ya en la primera etapa, caracterizada por una especie de fervor integracionista; luego vinieron sus crisis y retrocesos. 

En todo caso y pese a largos periodos de incertidumbre, en un balance se puede afirmar que la integración andina constituye el proyecto de integración más innovador y dinámico que haya existido en la región.

Al presente, entre sus logros más destacados, figuran la liberación del comercio y prácticamente un arribo a la unión aduanera; se tienen muchos avances en la armonización de políticas y legislaciones; la creación de una dimensión jurídica con base supranacional; la solución de diferendos mediante un órgano supranacional de justicia; así como una importante dimensión institucional (Sistema Andino de Integración), del cual participan incluso terceros países. 

Sin embargo, al parecer la integración andina no pudo sustraerse a la paradoja latinoamericana que prolongó en la región las diferencias ideológicas propias de la guerra fría. 

El accionar agresivo a toda noción del libre comercio que postularon organizaciones de clara dependencia ideológica como el Foro de Sao Paulo; el Alba; el “socialismo del siglo XXI”; y recientemente el Foro de Puebla; han sembrado posiciones radicalizadas que son esencialmente contradictorias a las premisas de la integración sobre la necesidad de la identidad de objetivos e intereses comunes, que constituyen la regla de oro de cualquier proceso integrador.  

Felizmente a nivel andino, indudablemente con muchos costos, se ha logrado actualmente que la subregión andina, al compartir sus respetivos gobiernos el mismo tipo de visión de un desarrollo libre que busque lograr niveles aceptables de seguridad humana para sus poblaciones, tenga nuevamente el camino expedito para encarar un proceso de desarrollo conjunto y solidario como un anhelo histórico de los pueblos andinos.

 

Mensaje de Raúl Garáfulic, Presidente del directorio de Página Siete

El coronavirus ha causando la peor crisis económica que me ha tocado vivir en casi 40 años de experiencia profesional y algunos expertos anticipan que la recuperación podría tomar un par de años.

La dramática caída de nuestros ingresos ha puesto en riesgo la estabilidad financiera de Página Siete.

Para salir de la crisis necesitamos reinventarnos hacia contenidos digitales y un paso en esa dirección es nuestra nueva aplicación PaginaSietePro, que está disponible en Apple Store y Google Play.

La aplicación contiene información en tiempo real, la versión completa del periódico impreso y próximamente, información y servicios exclusivos que no estarán disponibles en otras plataformas.

Tu suscripción a la aplicación nos permitirá seguir ejerciendo un periodismo de calidad, con la información completa y el análisis y contexto que nos caracteriza.

Medios de comunicación independientes y valientes son imprescindible para la vida en libertad y democracia. Página Siete lo demostró en varios momentos difíciles que nos tocó vivir durante los últimos años.

Muchas gracias por tu apoyo.

Para suscribirte, descarga la aplicación de Apple Store o Google Play haciendo clic en uno de los siguientes botones:

Apple Store

Google Play

Consultas


   

63
3