EEUU, política exterior y Nicolás Maduro

Bolton y el capítulo sobre Venezuela

La habitación donde sucedió: una memoria de la Casa Blanca es el título del libro que está sacudiendo la política en Washington.
viernes, 3 de julio de 2020 · 01:57

Carlos Decker-Molina
Periodista boliviano radicado en Suecia

Me han llegado 39 páginas del libro de The room where it happened (La habitación donde sucedió) de John R. Bolton. Me las envió alguien que sabe que me interesa la relación entre EEUU y América latina. 

La traducción no es buena, pero la dejó como la envió mi fuente de mucha confianza, con una rápida mirada al original se puede asegurar que la traducción ha sido hecha por Google translate. De todos modos, sirve para hacer una evaluación de dos palabras: Trump no tiene estrategia política con Venezuela lo que hace suponer que tampoco la tiene con el resto del continente latinoamericano. 

El libro de Bolton tiene varias lecturas, entre ellas sobresale la ignorancia del presidente de una potencia, la inexistencia de una doctrina sobre política internacional, pero, también la inmoralidad del autor del libro. Bolton no es ningún devoto de la democracia ni de los organismos multilaterales. 

Lo conocí en la ONU cuando era representante de su país durante el gobierno de Busch (hijo) y ha debido ser el embajador más rabiosamente enemigo de la ONU. La habría cerrado de ser posible. Bolton, además, ha sido parte de ese juego de tronos entre gente de la derecha de EEUU que está en la Casa Blanca.

Finalmente, el libro de Bolton lleva agua al molino de los Maduros, Ortegas y Morales. Alguien con mucha influencia y conocimiento denuncia al “imperio y su afán de doblegar a los pueblos con la fuerza militar”. No creo que ese haya sido el objetivo de Bolton, pero su libro, “muy mal escrito”, de acuerdo al NYT,  será uno de los argumentos de los citados líneas arriba.

El texto llegó a las librerías se EEUU el 23 de junio tras los intentos frustrados de la Casa Blanca de impedir su publicación. “Fracasamos a la hora de cumplir el estándar necesario para hacer frente a la crisis política en Venezuela”, escribe Bolton, quien cree que a Washington le faltó la persistencia y la presión “coherente, sin cuartel e implacable” que podrían haber resultado en la caída del presidente venezolano, Nicolás Maduro.

Bolton, una de las figuras más conservadoras de Washington, asesoró a Trump entre marzo de 2018 hasta que el mandatario lo despidió en septiembre de 2019, un periodo en el que puso a la Casa Blanca en pie de guerra contra lo que definió como una “troika de la tiranía” en Venezuela, Cuba y Nicaragua.

Según el periodista de CNN, Andrés Oppenheimer, el libro “está sacudiendo la política en Washington”. “Bolton dice que Trump es un hombre errático, sorprendentemente poco informado y que toma decisiones en materia de política exterior guiado por intereses personales, si le sirve o no para su reelección”, dice el analista.

“Hace (Bolton) unas denuncias lapidarias sobre la política de Trump hacia Venezuela, diciendo entre otras cosas que respetaba a Maduro y que no hablaba en los mejores términos del opositor Juan Guaidó”, agrega.

Bolton, por su lado, dijo que Trump “es un peligro para EEUU”. “Podemos aguantar un periodo, pero dos me preocupan más, sobre todo por las decisiones dispersas, principalmente en lo relacionado a la seguridad nacional”, dijo el autor a la cadena CBS.

Los dejo los párrafos más importantes de esas 39 páginas.   

El capítulo está titulado así: Venezuela Libre. Cuenta no la estrategia, sino las movidas casuales de la Casa Blanca para provocar la salida de Nicolás Maduro durante 2019. 

Son 11 revelaciones que las cito:

1. Liberación de Venezuela 

“El régimen autocrático de Maduro era una amenaza debido a su conexión con Cuba y las aperturas que le otorgaba a Rusia, China e Irán. La amenaza de Moscú era innegable, tanto a nivel militar como financiera, habiendo gastado recursos significativos para sostener a Maduro, dominar la industria de petróleo y gas de Venezuela, e imponerle costos a Estados Unidos. Beijing no estaba muy atrás”.

En un aparte al final, Bolton concluye que Cuba sostiene al régimen de Maduro:

“Lo que ahora se interpone en la liberación de Venezuela es la presencia cubana, apoyada de manera crítica por los recursos financieros rusos. Si las redes militares y de inteligencia cubanas abandonaran el país, el régimen de Maduro estaría en serios problemas, quizás terminales. Todo el mundo entiende esta realidad, especialmente Maduro, que puede creer que le debe su Presidencia a la intervención cubana en la lucha por el control después de la muerte de Chávez. 

2. El retorno de la doctrina Monroe

“América se había opuesto a las amenazas externas en el hemisferio occidental desde la doctrina Monroe, y era el momento de resucitarla después de los esfuerzos de Obama y Kerry de enterrarla”.

“El Gobierno de Trump tenía enfrente una avalancha de facturas por pagar en Latinoamérica, y no estaba preparado para manejarlas”, afirma Bolton respecto a la “creciente influencia rusa, china, iraní y cubana en el continente” y a su deseo de reactivar la doctrina Monroe, que atribuía derechos unilaterales a EEUU  en la región.

3. Alguien se opone

 “Rápidamente quedó claro que todos queríamos tomar una acción decisiva, excepto Steven Mnuchin, secretario del Tesoro. Él quería hacer poco o nada, con el argumento de que si actuábamos, corríamos el riesgo de que Maduro nacionalizara lo poquito que quedaba de inversiones estadounidenses en el sector del petróleo en Venezuela, disparando los precios del petróleo (...).  Pence creía que deberíamos ir hasta las últimas consecuencias (going all out) en contra de la empresa estatal petrolera de Venezuela”.

4. Salida militar

 “Trump me dijo, ‘Llévelo a cabo’, quería decir: deshágase del régimen de Maduro”. “Esta es la quinta vez que he pedido eso  (....). Trump insistió que quería opciones militares para Venezuela y luego quedarse con ella porque ‘es realmente parte de  Estados Unidos’.  Este interés presidencial en discutir opciones militares inicialmente me sorprendió, pero no ha debido sorprenderme. Como me di cuenta después, Trump ya se había pronunciado antes sobre eso”.

Bolton vincula el tema de Venezuela con el proceso electoral, por lo menos el párrafo dice:

  “Los políticos de Estados Unidos, de Trump para abajo, se dieron cuenta que los votantes venezolano-americanos, para no mencionar los cubano-americanos y los nicaraguences-americanos, claves en Florida y otros sitios, juzgarían a los candidatos con base en su apoyo a la oposición venezolana”.

Hay una referencia al petróleo de Venezuela al final del capítulo: “Trump, ahora quería garantías sobre el acceso a los recursos de petróleo de Venezuela después de la caída de Maduro y asegurarse de que China y Rusia no continuarían beneficiándose de sus negocios con el régimen ilegal Chávez-Maduro”.

5. EEUU no tenía política cuando se eligió a Guaidó

 “No jugamos ningún rol en estimular o asistir a la oposición. Veían este momento como posiblemente su última oportunidad. Todo estaba en juego en Venezuela, y teníamos que decidir cómo responder.  ¿Sentarnos y mirar? ¿Actuar? Yo no tenía duda de lo que teníamos que hacer. La revolución había comenzado. Le encargué a Mauricio Claver-Carone, a quien recientemente había escogido como Director del NSC para el Hemisferio Occidental, que sacara una declaración de apoyo”.

6 . La amenaza

“En la tarde íbamos a anunciar las sanciones en la sala de prensa de la Casa Blanca, pero me llamaron a la oficina del presidente.  Trump estaba muy contento por cómo “la cosa de Venezuela” estaba en los medios.  Me preguntó si deberíamos mandar cinco mil soldados a Colombia en caso de que se necesitaran, lo que yo anoté obedientemente en mi libreta de notas, diciendo que chequearía con el Pentágono.

“Vaya y diviértase con la prensa”, me dijo, y así lo hicimos, dado que mis apuntes, registrados por la prensa, produjeron infinitas especulaciones. 
 

7. Planeando el día después

“Sustancialmente, creíamos que las sanciones al petróleo eran un golpe mortal al régimen de Maduro, y muchos afirmaron que era cuestión de tiempo antes de que cayera.  Su optimismo era alto, alimentado en parte significativa porque creían que leales a Maduro como Diosdado Cabello y otros estaban mandando su plata y sus familias afuera por seguridad, una muestra de poca confianza en el régimen”.

En otro párrafo Bolton se refiere al triunfo de la estrategia:

“Al interior del Gobierno de Estados Unidos, nosotros estábamos también planeando para ‘el día después’ en Venezuela y considerando qué podía hacerse para recuperar la economía del país, que estaba en un estado deplorable después de dos décadas de mal manejo económico (que hasta Putin criticaba).

 8. Reunirse con Maduro

Bolton cuenta también que “Trump periódicamente decía que quería reunirse con Maduro para resolver todos nuestros problemas con Venezuela, cosa que ni Pompeo ni yo pensábamos que era una buena idea”.

Y más adelante, narra cómo lo mencionó en su reunión con el presidente colombiano Iván Duque en febrero de 2019 en Washington. Bolton relata escueto pero hay una pregunta que Trump le formula a Duque.  

“Trump le preguntó al colombiano si habría sido bueno hablar con Maduro seis meses antes. Duque dijo de manera inequívoca que eso habría sido una gran victoria para Maduro”. El presidente colombiano reiteró: “Sería un error aún más grande hablar con él ahora”. Según Bolton, Trump dijo que estaba de acuerdo, “lo que me generó un gran alivio”.

9. La culpa es de Colombia

En los párrafos finales, Bolton reitera su evaluación de por qué fracasó el esfuerzo para tumbar a Maduro, y se lo achaca en parte a Colombia:

“Al final de ese último día de abril 2019, dos décadas de desconfianza mutua; cobardía de parte de varios líderes estatales que se habían comprometido a actuar pero se acobardaron (lost their nerve) en el momento crítico; algunos errores tácticos de la inexperta oposición; la ausencia de asesores de los Estados Unidos en el terreno que podrían, y subrayo “podrían” haber ayudado a hacer la diferencia; y la fría, y cínica presión de los cubanos y los rusos, frenó en seco el intento de levantamiento el mismo día que arrancó”.

 10. Poca fe en Guaidó

“Yo mantuve a Trump al corriente, y me dijo el domingo 3 de marzo, ‘él (Guaidó) no tiene lo que se necesita...aléjese de él un poco, no se involucre demasiado’, que era como decir ‘no se embarace demasiado’.  En cualquier caso, Guaidó tomó la iniciativa al día siguiente, a pesar de los riesgos, volando a Venezuela esa mañana.  Esto mostró el coraje que había demostrado antes y me alivió mucho”.

Está también citada Fabiana Rosales, la esposa de Guaidó, que se reunió con Trump el 27 de marzo. Bolton escribe:

“El resultado más sorprendente de esa reunión fue la percepción de Trump de que Rosales no tenía anillo de matrimonio y lo joven que se veía la señora Guaidó. El segundo punto era cierto, se podía ver el rostro de la visitante, pero, no había notado la falta de anillo de matrimonio…. En la mente de Trump, Guaidó es un ‘débil’, lo contrario de Maduro, que es un ‘duro’. En la primavera, Trump se refería a Guaidó como el ‘Beto O’Rourke’ (alusión a un parlamentario demócrata) de Venezuela, difícilmente la clase de cumplido que un aliado de Estados Unidos esperaría. Lejos de ser útil pero típico de cómo Trump difama sin consideración a aquellos alrededor suyo, como cuando me comenzó a culpar por el fracaso de la oposición para tumbar a Maduro”.

 11. La negociación

Bolton relata cómo desde la Casa Blanca estaban alentando una transición negociada con amnistías para los militares:

“Superar años de desconfianza no era fácil, pero tratamos de mostrarle a eventuales desertores que tanto la oposición como Washington éramos serios acerca de la amnistía y de evitar la persecución penal de sus transgresiones iniciales. Era realpolitik. Muchas figuras importantes del régimen eran corruptas, se beneficiaban del narcotráfico, por ejemplo, y su récord de respeto de los derechos humanos era todo menos ejemplar. Pero yo estaba convencido que era mejor tragarse unos sapos para tumbar el régimen y liberar a los venezolanos que pararse en unos ‘principios’ que los mantenía oprimidos, y con Cuba y Rusia mandando adentro. Fue por eso que, jugando juegos mentales con el régimen, yo tuiteé deseándole a Maduro un retiro tranquilo y largo en una playa linda en algún sitio (como Cuba). No me gustaba, pero era preferible a que se quedara en el poder”.

Bolton, cuenta, además, que varios militares de la cúpula de Maduro estuvieron considerando sus escenarios en caso de desertar el régimen:

“Los ministros de Defensa, Vladimir Padrino, y de Relaciones Exteriores, Jorge Arreaza, ya se habían acercado a la oposición, explorando de manera tentativa cuál sería la amnistía de la Asamblea Nacional para los militares que desertaran si la oposición ganaba”.

 

 

Mensaje de Raúl Garáfulic, Presidente del directorio de Página Siete

El coronavirus ha causado la peor crisis económica que me ha tocado vivir en casi 40 años de experiencia profesional y algunos expertos anticipan que la recuperación podría tomar un par de años.

La dramática caída de nuestros ingresos ha puesto en riesgo la estabilidad financiera de Página Siete.

Para salir de la crisis necesitamos reinventarnos hacia contenidos digitales y un paso en esa dirección es nuestra nueva aplicación PaginaSietePro, que está disponible en Apple Store y Google Play.

La aplicación contiene información en tiempo real, la versión completa del periódico impreso y próximamente, información y servicios exclusivos que no estarán disponibles en otras plataformas.

Tu suscripción a la aplicación nos permitirá seguir ejerciendo un periodismo de calidad, con la información completa y el análisis y contexto que nos caracteriza.

Medios de comunicación independientes y valientes son imprescindibles para la vida en libertad y democracia. Página Siete lo demostró en varios momentos difíciles que nos tocó vivir durante los últimos años.

Muchas gracias por tu apoyo.

Para suscribirte, descarga la aplicación de Apple Store o Google Play haciendo clic en uno de los siguientes botones:

Apple Store

Google Play

Preguntas Frecuentes


   

4
3