Elecciones 2020

Debatir la nueva realidad

¿Qué proponen ahora los candidatos ante esta nueva realidad?, se pregunta el autor y recomienda cinco medidas para reactivar la economía.
domingo, 13 de septiembre de 2020 · 00:00

Oscar Antezana Malpartida
Economista

 

En la página web del Órgano Electoral Plurinacional se encuentran ocho “programas de gobierno” de los partidos políticos que terciaran en las elecciones de octubre. Todas ellas fueron escritas y presentadas, claro está, antes de la pandemia. Pero el contexto y la situación económica y social de la Bolivia han cambiado sustancialmente y el énfasis de las políticas públicas tendría que haber cambiado también.  Es más, las ocho propuestas de gobierno abarcan prácticamente todo y no hay sentido de priorización, menos aún de identificar las fuentes de recursos y los tiempos de ejecución. La propuesta del MAS promete más de lo mismo: demagogia y cinismo.

He aquí la primera nueva realidad. Evo y el MAS. Es parte de la nueva realidad porque por primera vez después de 14 años estas elecciones se llevarán a cabo con el MAS fuera del gobierno, pero no de los otros poderes del Estado. Se ha visto en este último año que el MAS todavía ejerce  poder en el Legislativo y en el Judicial, y me temo, hasta en el Poder Electoral. Por lo tanto, la ciudadanía debe ir a votar sí o sí para que, no solamente el MAS no gane en primera vuelta, sino para que tenga la mínima representación parlamentaria posible. 

Caso contrario, el MAS ejercerá una oposición destructiva desde el Congreso (ya lo vimos este último año) y su único objetivo será hacer fracasar al gobierno en poder. Es más, una presencia importante en el Congreso bloquearía cualquier intento de restaurar el estado de derecho tratando de mantener la maquinaria institucional armada tanto en el poder Judicial, como en el Legislativo y Electoral. 

Por otro lado, la Covid-19 está pasando por Bolivia como un huracán categoría 5. El Banco Central de Bolivia proyectó una caída de la economía en -6,2% este año (o alrededor de -8,4% en términos per cápita), un registro no visto en la historia de Bolivia (José Pérez Cajías, 2018). 

Para tener una mejor idea, el año 1983, en plena hiperinflación, la caída de la economía fue de -4%. En Tarija despidieron al 90% del personal en los sectores de construcción, hotelería, gastronomía y transporte (Página Siete, 20 de julio, 2020). 

El PIB peruano cayó en más de 30% en el segundo trimestre. Ya advertí otras tasas de crecimiento negativas, entre -15% y -26% en países europeos y del hemisferio. Esta situación lamentable será aún más palpable en poco tiempo y nos lleva a preguntarnos, ¿qué proponen ahora los candidatos ante esta otra nueva realidad? Veamos algunas pautas generales.

Inversión y comercio más débiles. La incertidumbre sobre la duración de la pandemia y el panorama económico mundial que eventualmente emerja de ella desalentarán la inversión nacional y extranjera y la demanda por nuestros productos. 

Erosión del capital humano.  La interrupción en la escolarización sufrida este año, el efecto que tendrá el año siguiente ante la eventualidad de clases no presenciales, y la falta de conectividad de gran parte de los hogares bolivianos, podrían aumentar las tasas de deserción y retrasar la acumulación de capital humano para una generación de niños. 

Disminución de la productividad laboral. La pérdida de puestos de trabajo provocada por la pandemia puede recaer de manera desproporcionada en los que anteriormente trabajaban en servicios con salarios más bajos y en trabajos del sector informal, posiblemente profundizando la pobreza urbana y rural, ampliando la desigualdad de ingresos y erosionando el capital humano.

Mayor retraso tecnológico. Bolivia todavía sigue en las etapas iniciales de la profundización de internet y uso de canales digitales de manera masiva tanto en el sector público como en la actividad productiva privada. La pandemia profundizará más ese subdesarollo digital en el que nos encontramos con el consecuente retroceso de nuestra competitividad como nación.

 

¿Qué hacer?

 Para tiempos excepcionales, medidas excepcionales. Esto es válido tanto para el gobierno como para la cooperación internacional. En un contexto de fragilidad política e inestabilidad institucional, no serán suficientes las medidas clásicas de reducir el déficit fiscal, tener un nivel de deuda pública manejable, promover la reforma de la ley laboral, etcétera. Son necesarias pero no suficientes, y posiblemente algunas ni siquiera oportunas por ahora. 

Para reavivar el crecimiento de la productividad, motor del crecimiento económico, y redirigir las políticas públicas hacia una economía menos vulnerable como la mostrada por la pandemia, es necesario un enfoque integral. 

Esto incluye: (i) inversión pública (física, humana y tecnológica) que modifique y fortalezca los sectores de salud, educación y protección social, y que expandan rápida y significativamente la conexión a internet en todo el país; (ii) políticas públicas para re-inventar y capacitar las capacidades de los trabajadores del sector público y privado con énfasis en mejorar sus habilidades de uso de tecnología; (iii) políticas para facilitar la inversión privada en capital físico y humano; (iv) fomentar la reasignación de recursos hacia sectores y empresas más productivas; y (v) promover explícitamente un ambiente inclusivo y sostenible.

Aparentemente, por lo menos se organizaría un debate. El candidato que no participe será porque no quiere exponer sus limitaciones, o tiene cosas que ocultar, o por soberbio que cree que el resto de los candidatos no están a su altura. Estos tres perfiles son reprochables. Algunos irán a mentir y a echar basura porque no saben otra cosa. 

Ese es el MAS. Sugiero que los medios de comunicación se organicen para analizar y difundir el porcentaje de mentiras, verdades y verdades parciales que cada candidato mencione. Sería una gran y patriótica contribución de su parte. 

Ante esta nueva realidad, será necesario un liderazgo sólido, asertivo y claro que nos guíe hacia una nueva era que se ha hecho presente a partir del “evovirus” de 14 años y la reciente pandemia, y una voluntad y capacidad férreas de afrontar y parar los embates del MAS que apostará a erosionar la democracia y el estado de derecho.

 

 

Sobre la última encuesta de Página Siete

Si usted es de los que necesita estar bien informado, puede acceder a la encuesta electoral completa de Página Siete, suscribiéndose a la aplicación PaginaSietePro que puede descargar de App Store o Google Play

 


   

6
2