Del Rincón: de la última frontera en Chiapas a estrella de CNN

El periodista mexicano contará, en tres libros, su historia de éxito. En el primero de la trilogía, Del Rincón a los medios, relata lo difícil que fue su vida hasta llegar a la cima.
domingo, 24 de octubre de 2021 · 10:02

Fernando Chávez Virreira  /  Periodista

El periodista Fernando del Rincón acaba de lanzar su primer libro, Del Rincón a los medios, en el que se expone a su público y narra todas las vicisitudes que tuvo que enfrentar para lograr el éxito en su carrera periodística y dar “el gran salto” desde el estado de Chiapas de su México natal hasta convertirse en una descollante figura en CNN.

En diálogo con Página Siete, el periodista mexicano, ganador del premio Emmy y dos veces ganador del premio como Mejor Presentador de Noticias de la revista People en español, cuenta los detalles de su libro y habla también sobre su impresión de la situación actual del país.

Como dices en la presentación de tu libro, te “expones” ante la gente tal cual eres. ¿Por qué decides escribir un libro autobiográfico?

Decido escribir este libro por varias razones, la primera es porque era un proyecto que ya tenía como 10 años;  llega la pandemia, que nos sentó a todos en casa y pensé que era el momento adecuado para terminar el proyecto,  ponerme serio y escribir. La pandemia me trajo las letras y el tiempo para poder terminar el libro.

También en reflexión, en el contexto de la pandemia, a todos nos pegó durísimo, ha muerto mucha gente cercana, y uno ya tiene 52 años;  mi caso, veo la fragilidad de la vida y pienso: es necesario que termine el libro, porque si hay algo que sobreviva nuestra presencia física en este planeta  es un libro, la historia que podamos contar. Me entró esta urgencia al ver lo vulnerables que somos y dije, quiero que este libro me sobreviva, que esté para futuras generaciones.

Y tercero, porque es una herramienta útil para cualquier estudiante de comunicación y para cualquier persona, porque mi caso es muy particular, cómo logro llegar a los medios desde Chiapas, un rincón fronterizo con Guatemala, le dicen en mi país “la última frontera”. ¿Qué posibilidades puede tener alguien de hacer una carrera estando en el lugar menos indicado?, con todas las vicisitudes que me tocó enfrentar. Y para que la gente me conozca más y sepa que no nací en un estudio de televisión, con todas las facilidades. Ha sido una carrera con mucho dolor, llanto, sudor, sangre y todo lo que te puedas imaginar, y quiero que la gente lo sepa.

También para que encuentren una explicación de por qué es que soy como soy, como periodista, como entrevistador, por qué soy tan peculiar, tan poco ortodoxo para algunos. De hecho, el eslogan que utilizo en ese libro es que para entenderme, hay que saber de dónde vengo. Y yo me hice profesionalmente en la calle, a palos, y cuando la gente conozca este contexto entenderá por qué soy como soy.

El título, Del Rincón a los medios, es una analogía de tu apellido y de ese “cuarto de prestado” (un rincón) en el que vivías tu juventud, ¿cuán difícil fue la vida de Fernando del Rincón? ¿Pasaste hambre?

Esa etapa de mi vida fue muy dura; pasé hambre, por supuesto, mucha. Llegué a tener que decidir si usaba los centavos que tenía para el transporte público para ir a trabajar, o si caminar una hora para llegar al trabajo, o si comer en una fonda. A veces comía una vez al día. Otras me quedaba en la oficina, hoy lo recuerdo con humor, cuando todos decían vamos a comer y yo decía ahora voy y me quedaba en la oficina a dormir una siesta porque no tenía para comer y el hambre da un cansancio enorme.

En el libro hablo de este cuarto de azotea, que ni siquiera era prestado, era espantoso y además me cobraban. Era un lugar deprimente y patético. Tenía la opción de ir a Ciudad de México con mis padres, pero no quería hacerlo. Tenía mucha ilusión de las poquitas cosas que había logrado, tener un espacio en la radio, ser locutor comercial para la oficina de publicidad para la que trabajaba. Y se comenzó a formar el primer proyecto de televisión en el que participé, que no tenía nada que ver con el periodismo, sino de presentación de videos musicales.

Sufrí mucho; estaba lejos de mi familia y completamente solo. Era muy joven y estaba asustado de la vida, de esa vida, no sabía hacia dónde iba ni qué me deparaba el futuro.

Hubo hambre y también enfermedad; recuerdo que me dio dengue y lo pasé mal en ese cuarto de azotea, con una fiebre altísima. Me puse tal mal que perdí el conocimiento y un amigo, Fabio, de la universidad, me fue a buscar porque no aparecía.

Háblanos de tu familia…

Tengo dos hermanos maravillosos, uno, Alejandro, vive en Monterrey, donde también viven mis padres, mi otro hermano vive en Ciudad de México, Jorge Arturo. Yo soy el mayor de los tres. Mis padres fueron piezas fundamentales en mi vida. Mi padre me hizo ser fuerte y duro.

Cuéntanos cómo triunfaste en México y cómo logras el gran salto para llegar a CNN. ¿Como tú te preguntas, ¿cómo llegaste hasta aquí? ¿Fue por casualidad?

Ése es el tema de mi segundo libro, este primer libro, Del Rincón a los medios, es la primera parte de una trilogía. El primer libro termina cuando recibo una llamada para entrar a la primera televisora de México, Tv Azteca. En el segundo libro contaré cómo es logro crecer en México y conquistar el mercado y la fama. El tercer libro es cuando llego a EEUU.

Pero nada es por casualidad, hay mucho trabajo y sacrificio para poder llegar hasta donde he llegado, mucha dedicación y, sobre todo, disciplina. Dedicarse a esto que hacemos nosotros es muy exigente, es una profesión muy celosa, quiere tenerte todo el tiempo. Tuve que trabajar, competir mucho y especializarme en lo que hago. Aprender a la perfección, no dejar un margen de error y demostrar a la audiencia, que quiere transparencia, veracidad y honestidad en nuestro trabajo.

Lo que me hace cuestionarme cómo llegué hasta aquí es la ruta que sigo, la salida de ese estado fronterizo de Chiapas, de hacer entretenimiento, de llegar a pedir trabajo a un canal local en Aguascalientes. Ese derrotero mío es muy extraño y cuando de pronto reacciono y me doy cuenta de que estoy en CNN, hablando a toda Latinoamérica, es increíble. ¿Cómo es que llegué aquí? ¿En qué momento? Es por el entramado de todas las cosas que tuvieron que pasar para que yo terminara acá. Es una locura.

¿Quiénes son las personas, que mencionas en tu presentación, que te ayudaron a surgir?

Son ángeles, seres de luz que se pusieron en mi camino. La formación tan empírica pero al mismo tiempo tan formal que recibo de mucha gente en el camino es maravillosa. Yo empecé trabajando en la radio, cuando por casualidad me piden que  grabara un comercial porque les gustaba mi voz. Yo nunca había hecho un comercial de radio; muy nervioso, dije que sí. Tardé como cinco horas en darle algo decente. Ahí es donde conozco al operador de audio que grabaría siempre mis comerciales, el famoso Pedro, que lo amo y estoy eternamente agradecido con él. Me puso muchas pruebas exigentes, pero yo resistía. Era un reto todos los días. Pedro me enseñó todos los secretos de la locución de una manera increíble.

Vicente Librero me dio una lección de vida enorme, un hombre que cuando yo sentía que estaba en el peor momento de mi vida, escucha mi drama. Seres de luz enviados en el camino por el universo, o por Dios.  En todos los ámbitos siempre encontré gente que me apoyó.

Y finalmente llega la gran figura de uno de los periodistas más reconocidos en Chiapas, Rodolfo García del Pino, que dio una certeza de que yo debía ser periodista. “Tú tienes la madera”, me dijo, “vas a llegar muy lejos Fernando, tienes que hacer esto”. Tenía razón.

¿Tiene demonios Fernando del Rincón?, ¿cuáles son? ¿Y tus miedos?

Demonios tuve, todos en algún momento de nuestra vida tenemos demonios, los fui venciendo con el tiempo, conforme fui madurando. Hoy no tengo demonios, tengo algunas cosas que me gustaría mejorar. Los combatí por muchos años y  logré vencerlos. Uno de mis más grandes miedos es perder a algún ser amado, mis padres, mis hermanos, mi esposa, mis mascotas, que las amo. Todo lo demás tiene solución.

¿Cómo evalúas el periodismo que se practica, en general, en Latinoamérica?

Yo no soy quién para evaluar el periodismo en Latinoamérica, pero puedo decir que hay grandes periodistas, y también grandes carencias. Desgraciadamente esas carencias han  costado caro a todo el gremio con algunos personajes de la política internacional, es decir, cuando no se ha hecho bien un trabajo se les ha dado el material para atacarnos, para destruir nuestra credibilidad, para que dejemos de afectarlos con la exposición de las cosas que hacen y que quieren esconder.

Hay figuras como Correa, que aprovechaba cualquier error para destruir a medios y a periodistas.  Lo mismo hizo Chávez y Evo Morales y lo está haciendo López Obrador.

Tenemos que mejorar, hace falta mucha capacitación, pero hay grandes periodistas y no me siento en la capacidad de evaluar. Tenemos que entrar en detalle en cada país y ahí la cosa cambia, hay países que tienen grandes carencias a nivel periodístico y otros que tienen un gran avance y solidez.

Además del periodismo y el tenis, ¿cuáles con las otras aficiones de Fernando del Rincón?

La música. Soy aficionado a la música de todos los géneros. Siempre estuve vinculado a la música;  mis inicios fueron en televisión como DJ, presentador de videos y  crítico de música. Soy un melómano, vivo con música todo el tiempo, llevo la música por dentro. Los documentales también; me encanta analizar el lenguaje visual que proponen, las estructuras, las historias.

Y soy aficionado a la producción. Tengo un estudio en mi casa y soy fanático de todo lo que tenga que ver con cámaras, edición, musicalización. La fotografía es otra de mis pasiones. Me gusta mucho el rollo creativo. Estudié publicidad y mercadotecnia, me gusta hacer logotipos, filmar, editar y hacer películas.  Soy inquieto e hiperactivo, pero más por el lado creativo.

Cuéntanos la anécdota en la que te proponen ser actor de telenovelas en tu país.

La propuesta no llega a darse concretamente, pero había la intención de participar en una telenovela con Lucero. Yo trabajaba en Televisa y había intenciones de invitarme. Cuando esto llega a oídos de los directivos de la empresa, interceden y dicen:  “No me toquen a Fernando, está bien donde está con su carrera como periodista”. Me halagó mucho que pensaran que yo podía ser un buen actor, sobre todo porque mi madre es actriz y mis dos hermanos estudiaron actuación. Era una propuesta tentadora, pero lo mío es el periodismo.

En algún momento fue un problema para mí por el look, por mi tipo, me veían más como actor y era difícil convencerlos de que yo era periodista, fue una lucha de varios años de probarme como periodista.

En tu carrera como periodista, ¿cuál fue el evento más impactante que te tocó cubrir?

Hay muchos, todos tienen diferentes impactos. Te puedo hablar de las protestas en Venezuela en 2014, el terremoto y amenaza nuclear en Fukushima, la muerte de Juan Pablo II, los 43 de Ayotzinapa en México; Cúcuta y el intento de pasar ayuda humanitaria en Venezuela. Hay muchos. No me gusta poner una encima. Menciono éstas por la exigencia en la cobertura, a nivel físico y emocional, con riesgos de acabar herido o muerto.

Cuando visitaste Bolivia, en 2019, para dar una conferencia, dijiste a los bolivianos “que no elijan a un payaso” como presidente. ¿Cómo ves la situación de Bolivia, cuando el MAS, el partido de Evo Morales, vuelve a ganar una elección luego de las acusaciones de fraude?

Lo resumo en una frase que es muy sabia: cada pueblo tiene el gobernante que se merece, así de fácil lo resumo. Los que ejercen el voto son los ciudadanos del país y han escogido lo que tienen ahora, así que tienen lo que pidieron, y están pagando, por decirlo así, justos por pecadores, mucha gente que no quiere esto que hoy tienen y me parece que el daño que se está haciendo al país es enorme. Vemos una línea muy parecida a la de Morales, además de que están tratando de reescribir la historia, tratando de aparentar de que hubo un golpe de Estado cuando hay mil elementos que comprueban lo contrario.

¿Qué impresión te llevaste de Bolivia?

Amo Bolivia, amo a los bolivianos y a las bolivianas; agradezco eternamente la confianza, el cariño que me han dado desde el primer día; las muestras de afecto, las expresiones de apoyo, cómo me trataron cuando estuve allá fue impresionante. Siempre cercano a Bolivia y siempre lo llevaré conmigo. Marcaron mi carrera definitivamente. Su gente es buena. Muchos cometen el error de evaluar a los ciudadanos de un país por el gobierno que tiene y no tiene nada que ver. Los gobiernos nefastos no hablan por los ciudadanos. Bolivia es un país rico culturalmente y la gente es cálida, cariñosa y respetuosa. Me quedaré siempre con esa Bolivia, porque es la que conozco y amo.

Qué opinión te merece el encarcelamiento de la expresidenta Jeanine Añez, acusada de terrorismo y sedición.

Es completamente injusto. No hay fundamento en el contexto de lo que plantean como golpe de Estado. Lo que están haciendo es una tortura terrible. Podría llevar su proceso en libertad y no tiene manera de salir del país, hay otros controles para hacerlo. Es una justicia viciada que no respeta procedimientos, que no sigue el debido proceso. A todas luces es un abuso terrible en contra de alguien que se vio obligada a tomar el control del país para que no fuera mayor el caos. Si hay otras causas en su contra que deban investigarse, que se haga, pero conforme a derecho, sin poner en riesgo su vida, porque está enferma, lo sabemos, aunque traten de esconder y tergiversar la realidad de su salud.

Me da mucha tristeza esta terrible injusticia y me queda claro que tiene todos los tintes políticos y espero que Jeanine Añez esté bien de salud, es responsabilidad del Estado y del presidente Arce;  cualquier cosa le pase, él será directamente responsable. Lo de Jeanine Añez es desgarrador.

¿Dónde se puede adquirir tu libro en Bolivia?

Para Bolivia y todo el mundo, una forma es, si quieren mi libro personalizado, dedicado y autografiado,  a través de mi tienda virtual en delrinconalosmedios.shop. Y hay diferentes formas de envío, con los “puerta a puerta” se ahorra mucha plata. También se puede comprar a través de Amazon, las versiones impresa y digital. En las impresas hay una, la más cara, que tiene portada dura e interiores a color, hay una versión intermedia y la más barata con portada suave e interiores en blanco y negro. Hay también el formato digital y el audiolibro, que está en Google Play, Audiobooks y otras plataformas. El audiolibro está grabado por mí, son más de 10 horas.

 

 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos