China y América Latina en tiempos de desacople

domingo, 3 de octubre de 2021 · 06:00

China se encuentra en una encrucijada. El gobierno chino, consciente de que debe implementar cambios profundos para continuar su camino hacia la prosperidad económica, busca alcanzar la supremacía tecnológica en el mediano plazo, a través de miles de millones de dólares en subsidios y varios tipos de intervención. Con esto, lo que pretende es reducir la dependencia china de la tecnología extranjera y así poder retener una mayor parte del valor agregado.

Esto no ha pasado desapercibido. Estados Unidos, el actual hegemón, ha cambiado drásticamente su política de colaboración hacia una de contención. Esta política asertiva es una situación completamente nueva para el Partido Comunista de China y representa el desafío más importante que Xi Jinping ha enfrentado. Si bien es posible que ambas naciones no se encaminen hacia un regreso a la lógica clásica, militar y de la Guerra Fría, sí están atrapadas en una creciente confrontación por la supremacía económica. Así, las políticas implementadas por ambos están destinadas a asegurar una posición de liderazgo futuro en materia de desarrollo tecnológico, que es lo que finalmente va a asegurar el poderío económico. En los próximos años, contrariamente a una profundización de la globalización liberal, se espera que el sistema internacional vaya a ser moldeado por este proceso llamado “desacople económico” y que resultará del desacoplamiento tecnológico que buscan tanto Estados Unidos como China. En términos simples, el concepto de desacoplamiento se refiere al proceso de reversión de la interconexión e interdependencia de sus economías.

Frente a este escenario, ¿cuáles son las implicaciones para América Latina y el Caribe (ALC) y para Bolivia específicamente? El mundo va a evidenciar una mayor competencia por los mercados y los recursos, y esto es algo beneficioso para ALC desde el punto de vista del desarrollo productivo. Las cadenas de valor globales se verán gravemente afectadas por el proceso de disociación y las empresas se verán obligadas a una competencia cada vez mayor. Esto le otorga mayor poder de negociación a ALC en la configuración de sus relaciones económicas con ambos. Y esto también es cierto para la inversión extranjera directa y los préstamos. El objetivo debe ser un retorno a una agenda de desarrollo productivo que busque la transferencia de tecnología tanto de China, como de EEUU, en contraste con el actual modelo de extracción de recursos naturales.

Otro tema que debe considerarse es la batalla por la red 5G. La guerra tecnológica es más visible a través de la competencia entre estas dos potencias para asegurar la implementación de esta red a través de sus propias empresas. Este es el mejor ejemplo de los desafíos que tenemos por delante. Como afirma Oliver Stuenkel, los países de ALC se verán obligados a decidir con quién se asociarán. Atrás quedaron los tiempos en que podrían tener relaciones fluidas con ambos. Esto fue dejado claro por EEUU desde la administración de Trump y fue continuado por Biden. Y como resultante obvio, tiene, ahora, la misma respuesta por parte de la administración de Xi. Asegurarse el 5G se convirtió en una prioridad de política exterior y debe esperarse gran presión.

En el caso boliviano, queda claro que hace varios años se privilegió la relación con la China. Pero este renovado interés de EEUU en la región abre la oportunidad para rediseñar el relacionamiento: seguir el pragmatismo que están mostrando los gobiernos de Brasil y Argentina. Una crítica recurrente a la relación con la China es que se basa mayoritariamente en recursos naturales y, a pesar del discurso oficial chino, no existió aun transferencia de tecnología. Ahora, en medio de este desacople, se tiene la posibilidad de buscar la apertura a mercados y la inversión extranjera para apoyar la agenda de industrialización. Obviamente el litio debería ser el primero en la lista de prioridades.

 

Daniel Agramont Lechín / Economista y Research Fellow del Peace Research Institute de Frankfurt

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos