Indicadores de desarrollo

Mala educación, peor futuro

Una comparación de la situación de Bolivia con respecto a Perú, Chile, Jordania y China en torno al Informe de Competitividad Global.
domingo, 11 de abril de 2021 · 05:00

Oscar Antezana Malpartida  Economista

Estamos a casi 150 días desde que el presidente Luis Arce asumió el poder. ¿Qué se ha avanzado? Nada, casi nada. En cinco meses, este gobierno se ha empeñado a perseguir y encarcelar a autoridades del anterior gobierno sin respetar el debido proceso y pisoteando las leyes, ya una costumbre del MAS, y a contar al mundo fábulas de fraude. Lo único rescatable es la llegada de las vacunas contra la Covid-19, aunque en “cuenta gotas”; una seria negligencia del anterior gobierno. 

Sin embargo, el Gobierno se ha dedicado a mentir y a manipular a la población con no apoyar con vacunas si las autoridades elegidas no son del MAS; es decir, dividir a la población que es otra característica del partido de gobierno. 

Pero el virus y el mundo avanzan aún de manera más acelerada. Aparecen nuevas cepas más letales y los países hacen lo posible para no quedar rezagados o minimizar los impactos, menos en Bolivia, como acabamos de comentar. 

La educación es uno de esos sectores que tendrá impactos severos y de largo plazo. La interrupción en la escolarización y la falta de conectividad de gran parte de los hogares bolivianos podrían aumentar las tasas de deserción y retrasar la acumulación de capital humano para una generación de niños. 

La base del futuro de un país está en el nivel de educación de su gente. Es de conocimiento público y consenso que la educación en Bolivia es mala, en general. Nuestra juventud no sale debidamente preparada para afrontar exitósamente la realidad y el futuro, más aún en un mundo donde todo tiende a digitalizarse. 

De 141 países del mundo, Bolivia está en el 15% más bajo, como lo muestran las posiciones en dos indicadores clave   del Informe de Competitividad Global del World Economic Forum del año 2019. Para poner en perspectiva, también se muestran las posiciones de Perú y Chile, como países vecinos; de Jordania porque es el país que tiene el ingreso per cápita y el nivel de desarrollo humano más similar a Bolivia; y de China por ser una referencia mundial de un país con un reciente progreso internacional destacado. 

Habilidades digitales de la población económicamente activa:

Bolivia: 128; Perú: 123; Chile: 64; Jordania: 31;  China: 45.

Facilidad para encontrar fuerza laboral capacitada:

Bolivia: 112;  Perú: 114;  Chile: 23; Jordania: 24;  China: 41.

Bolivia y Perú se encuentran en serias desventajas. A pesar de ser un país con nivel de desarrollo general similar a Bolivia, la fuerza laboral jordana es muy superior. Lo más desolador es que se requieren décadas y generaciones para mejorar los recursos humanos en un país. El Gobierno no se percató, no entiende, no le interesa, o todo lo anterior. 

El informe sobre la Información y Comunicación Tecnológica de la Naciones Unidas del año 2017 explica, aunque parcialmente, las razones de tan lamentable situación. Veamos los siguientes indicadores sobre 176 países. 

Ranking del índice de ICT:

Bolivia: 112;  Perú: 96; Chile: 56; Jordania: 70: China: 80.

Porcentaje  de hogares con computadora:

Bolivia: 34;  Perú: 33; Chile: 64; Jordania: 53;  China: 53.

Porcentaje  de hogares con acceso a internet: 

Bolivia: 27; Perú: 26;  Chile: 61; Jordania: 79; China: 56.

Porcentaje  con suscripción fija (por cable) a banda ancha: 

Bolivia: 2,6; Perú: 6,7;  Chile: 16,0; Jordania: 5,8: China: 23,0.

Se confirma la pobre situación de Bolivia y Perú; nuevamente, gran diferencia con Jordania a pesar de su similitud con el nivel de desarrollo de Bolivia. 

El acceso a internet se ha vuelto crucial virtualmente para todo, a nivel personal, empresarial o de institucíon pública. Según el Banco Mundial, el acceso a internet es la clave para no quedarse afuera del desarrollo. La pandemia y el retroceso que se viene por la falta de preparación nos hará más pobres. 

En este contexto y al futuro, la conectividad nos permite estar informados, comprar, vender, trabajar y estudiar. En Bolivia, el servicio de internet está concentrado en las ciudades, y dentro de las ciudades, en quienes pueden pagarlo. Esta pandemia hará más profundas las desigualdades; cada vez los bolivianos pobres estarán más y más lejos de sus aspiraciones, de oportunidades. 

Ahora bien, ¿cuáles son las perspectivas de ampliar las oportunidades para progresar en Bolivia? El Índice de Oportunidades Globales (www.milkeninstitute.org) clasifica a Bolivia en el puesto 113, de 145 países, a Perú en el 66, Chile en el 33, Jordania en el 79 y China en el 34. De cinco aspectos que se miden, dos hacen una gran diferencia entre Bolivia y, particularmente, Jordania.

Marco institucional: captura la medida en que las instituciones de un país ayudan o dificultan la actividad empresarial.

Bolivia: 140; Perú: 69 ; Chile: 30; Jordania: 48;  China: 35.

Normas y políticas internacionales: mide el grado de integración de un país en la comunidad internacional y la probabilidad de que se ajuste a las normas internacionales.

Bolivia: 119;  Perú: 47: Chile: 39; Jordania: 70; China: 43.

Mientras Jordania se preocupa por apoyar a la actividad empresarial y a alcanzar estándares internacionales, el Gobierno persigue adversarios políticos e insiste en resucitar (por ejemplo la planta de urea,  o construir grandes obras (elefantes azules) y   alcanzar los estándares cubanos y venezolanos.

 

 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

15
1

Otras Noticias