El pueblo deslegitima a Arce en las elecciones

“No será fácil para el MAS interpretar el mensaje de los resultados, seis departamentos le han dado la estocada”, sostiene el autor.
domingo, 18 de abril de 2021 · 05:00

Pedro Gareca Perales 
Abogado constitucionalista y defensor de DDHH

Toda elección democrática general, de gobernadores y municipales constituye  un hito histórico, porque se registra en los anales de la vida institucional del Estado; desde luego que una será más peculiar e importante que otra, pero el sentido de la cualidad soberana es innegable al emerger las autoridades elegidas de un proceso electoral, regulado por el Órgano Electoral.

Recordaremos que Luis Arce fue elegido presidente de los bolivianos con el 55% de votos el 18 de octubre de 2020, en situación sui generis por suspensión del Direpre y sin atender los reclamos de la población de un padrón auditado y menos cumplir con las observaciones y recomendaciones del informe final de la OEA y UE; incumplimientos del TSE que ya sembraba inseguridad jurídica en la transparencia del proceso electoral.

En las elecciones autonómicas y municipales es más intensa la valoración de la personalidad de los postulantes al cargo público (gobernadores, alcaldes), por la proximidad que se ejerce al ciudadano frente al peso menor del partido u organización política que promueve la candidatura.

En España, como consecuencia de las elecciones de alcaldes realizadas 22 de mayo de 2011, en trece autonomías, dieron como ganadores de aquellos comicios con mayoría absoluta a los partidos políticos del: PP, PNU, IU, US y D y el Partido Socialista (PSOE) sufrió el batacazo electoral incluso en las autonomías donde jamás había perdido.

José Luís Zapatero, ante los reclamos de la ciudadanía española, los comunicadores y las empresas, reconoció que su plan había fracasado y que la crisis económica y las exigencias del mercado de la UE generaban incertidumbre en revertir la situación en ocho meses que le restaba para cumplir su mandato presidencial. Por ello, ante la presión política y social, decidió reducir su mandato y convocar a elecciones generales para el 20 de noviembre de 2011, constituyendo uno de los detonantes influyentes para tal decisión la pérdida de elecciones autonómicas y municipales en las 13 convocadas.

Aquella vez, el presidente del Partido Popular, Mariano Rajoy, tras los resultados que le favorecieron (PP), en el Congreso de Diputados le inquirió a Zapatero: “Señor presidente usted ya no representa a nadie, porque el pueblo español en las elecciones autonómicas y municipales le ha dicho con su voto que reduzca su mandato y convoque inmediatamente a elecciones generales”, efectivamente, luego de dos mandatos seguidos ya no contaba con el respaldo de gran parte de su militancia y de los españoles.

De esta forma, el proyecto político del PSOE con la anticipación de las elecciones puso fin a su agonía, medida traducida en la hecatombe que le impactaron los resultados electores locales, que además rompieron con su tesis política, que adelantar elecciones supondría un factor de inestabilidad económica para España. 

Para ningún partido político que pierde la base social en democracia, cualquiera sea el tiempo transcurrido del presidente, ante el surgimiento de nuevos liderazgos capaz de transformar el país en un futuro, es sostenible quedarse ocho meses a la interperie de la tormenta.

No será fácil para el  MAS   interpretar el mensaje de los resultados de las elecciones para gobernadores, alcaldes, concejales y asambleístas, que superlativamente en seis departamentos le han dado la estocada –reduciendo su electorado hasta los niveles más bajos–, en aproximadamente un 70% de representación en gobernaciones. 

Prueba de ello es el balotaje  del domingo 11 de abril de 2021 que arroja como ganadores oficiales: en  Chuquisaca, Damián Condori con el 57,32% (Chuquisaca Somos Todos); Tarija Oscar Montes con el 54,44% (Unidos por Tarija); Pando Regis Richter con el 54,68% cómputo al 99,51%  (MTS) y La Paz Santos Quispe con el 55,29% (JALLALLA), con el cómputo del 92,28%.

A partir de ahora, el mapa territorial perdió el color azul   y se ha teñido de la tricolor boliviana y la democracia integral de calidad en seis departamentos, autoridades electas que expresan por supuesto el sentimiento de una Bolivia nueva, progresista e idónea en el manejo de la cosa pública y el respeto a la Constitución y las leyes. 

Asimismo, en la agenda de los resultados del balotaje pesa mucho el inssue de la corrupción y clara respuesta categórica de la ciudadanía al gobierno autoritario de Evo Morales de los 14 años plagados de: nepotismo, atentados terroristas, genocidio, trata y tráfico de menores, delitos contra la humanidad (prohibición de vacunar a ricos y burócratas), fraude electoral y últimamente con la sistemática persecución y aprehensión a exautoridades nacionales y regionales, militares, policías y jóvenes de la resistencia ciudadana, impecables en su vida ética, moral, familiar y pública.

Es razonable preguntarse si estos resultados quiebran un ciclo político del socialismo de siglo XXI, no sólo del llamado evismo y cocaleros del trópico de Cochabamba, sino también del actual presidente Luís Arce. que por discriminar, encarcelar a los ciudadanos, supone mantener el 55% de votación; cuando en los hechos los resultados de las subnacionales los ciudadanos electores le han dicho al elegido el 18 de octubre de 2020  que “usted señor presidente ya no representa a nadie”, lo mismo que a los legisladores de su partido en la Asamblea Legislativa Plurinacional (ALP); máxime si la distorsión de mayorías absolutas de gobernadores por ley del legislativo se vuelven minorías en las asambleas departamentales, generando inseguridad jurídica constitucional, lo que no es democrático.  

La doctrina soberana de deslegitimación departamental y municipal, aconseja dejar al insustentable e imprevisto sofocón democrático, su lugar en la estructura gubernamental y legislativa del porvenir rebus sic stantibus, dando como pareciera que las próximas elecciones anticipadas, están claramente decantadas a favor de los nuevos líderes regionales y, así darle seguridad, certeza y libertad a los ciudadanos.

Finalmente, celebro la opinión de Guillen, Enrique, (2019: 170) que dice: “Tenemos que seguir confiando en que la cultura, y no la idolatría, nos hará libres”.
 

 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

42
5

Otras Noticias