Bolivia-Chile

¿La causa marítima olvidada?

El país tiene varios caminos para recuperar su territorio marítimo, sostiene el autor.
domingo, 2 de mayo de 2021 · 05:00

Rodolfo Becerra de la Roca
 Historiador

Han pasado más de dos años, desde que la resolución de 1 de octubre de 2018 de la Corte Internacional de Justicia de La Haya fulminó la demanda marítima de Bolivia , que esperaba otro fallo  engañosamente alentado por la propaganda oficial  esperanzada en el fundamento de que las promesas unilaterales causaban obligación;    débil argumento con que juristas internacionales obnubilaron la ninguna  formación del presidente y al frágil equipo de juristas bolivianos, con que se engañó nuevamente la ingenuidad del pueblo.  

Pensamos que no hay en el mundo ningún tribunal imparcial. En los entretelones  siempre se juegan influencias e intereses. Desde la postura de los contendientes y la posición que ocupan en el contexto. Bolivia carece de fuerza y no tenía porte para presentarse ante el más alto tribunal de Justicia del mundo, con un argumento feble.

Acaso fuimos de los pocos  que no nos desengañamos con el fallo, porque no creímos en la solidez de la demanda, por eso, durante los cinco años que duró el proceso,  nos abstuvimos de hacer comentario a este respecto, para no ir contra la optimista expectativa de la población.

Hace poco, Plural Editores publicó una antología de artículos de varios intelectuales con el título de Bolivia en La Haya, con  igual cantidad de criterios, sin ninguna coincidencia. Uno dice, por ejemplo, que la sentencia es una derrota jurídica, política, diplomática e histórica en toda la línea, puesto que clausuró la única puerta que quedaba abierta, lo que está muy lejos de ser así. Otro eminente criterio aboga que el fallo da término a la Guerra del Pacífico; otro enuncia  que ahora habrá que pedir suplicando el  favor de Chile; y se anotan muchas tendencias de acercarnos a Chile y establecer la claudicante apertura de relaciones diplomáticas, que sería lo más vergonzoso que pueda acontecer. 

Es que ahora,  por lo menos   en el asunto internacional más grave que tiene, Bolivia  tiene muchas puertas abiertas para exigir su derecho que es irrenunciable e inmutable.  Este derecho no nace de la fuerza ni del asalto, como el que hace valer Chile. Entonces nunca estarán cerradas las puertas a Bolivia para alegar su derecho.  Lo  que pasa es que siempre se improvisa; la misma demanda, ¿acaso fue resultado de estudio y hondo análisis? Los problemas tan graves así manejados nos llevan a fracasos contundentes.  Desde el conocimiento y conciencia general del problema marítimo es muy deficiente. Esto que debería constituir una convicción profunda en toda la población, no  pasa de ser ligeros atisbos que apenas son pinceladas de saberes muy elementales que se limitan a los desfiles escolares de cada 23 de marzo, cuando el problema del enclaustramiento  marítimo de Bolivia tiene connotaciones mucho más profundas. Debemos construir la institucionalidad de nuestra Cancillería   y ante  la fallida experiencia de La Haya tenemos que aprender, conocer y estudiar nuestros problemas con más eficiencia y responsabilidad. 

Tenemos varios caminos para recuperar nuestro territorio marítimo, desde la nulidad y/o la revisión del Tratado de 1904, el más endeble y  forzado de los pactos del mundo; la reivindicación de extensos territorios no cedidos nunca de los que hemos explayado en nuestros libros que debían ser una base sólida de examen;  y,   otras vías a estudiar y desmenuzar. No obstante, todos los intentos frustrados anteriormente, caminaron rutas equivocadas y  poco estudiadas. 

 El infame Tratado de 20 de octubre de 1904, vuelvo  a repetir, es el mayor instrumento para resolver el enclaustramiento forzado de Bolivia.  
 

 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

5
30

Otras Noticias