Alcaldía de La Paz

Llenar la huella

El autor hace un recuento de lo que dejó la gestión de Revilla: el Puma Katari y el apoyo a la cultura, lo positivo; lo negativo, las construcciones fuera de norma.
domingo, 9 de mayo de 2021 · 05:00

Alfonso Gumucio Dagron  
Escritor y cineasta

En varias oportunidades he criticado, con honestidad, la gestión del exalcalde Luis Revilla: a) no haber aprovechado el primer año de pandemia para terminar a tiempo las obras viales de Miraflores y Sopocachi, b) no hacer respetar las normas de construcción, permitiendo edificaciones que las violan mediante autorizaciones “truchas” de la propia Alcaldía, c) no haber despejado a los comerciantes que ocupan las calles con sus puestos, impidiendo el paso de peatones y vehículos (en vano se hizo “peatonal” la calle Comercio), d) no limpiar los ríos mediante sistemas de saneamiento y reciclaje permanentes, y sanciones a los infractores, e) no haber procesado a loteadores que aplanan los cerros que rodean la ciudad, alterando su fisonomía y poniendo en peligro la estabilidad del suelo f) no haber eliminado la maraña de cables que saturan los postes y que suelen aniquilar los árboles públicos, salvajemente mutilados por las empresas para dar prioridad a sus cables sobre el bienestar colectivo. 

Sin embargo, sería injusto dejar de reconocer aquello que ha sido positivo en una década de gestión continua del alcalde Revilla, del Concejo Municipal (con gente extraordinaria como Pedro Susz), y de todos los trabajadores del Gobierno Autónomo Municipal de La Paz. Se ha hecho mucho, ha sido una de las mejores alcaldías que ha tenido esta ciudad. 

Lo más evidente, lo que los ciudadanos valoran más, es el Puma Katari, el servicio de autobuses municipales con paradas fijas, limpios y cómodos. El resultado no es solamente un mejor transporte público, que gradualmente debería remplazar a los desordenados y caóticos minibuses privados, sino también su impacto sobre la educación y la cultura ciudadanas, como sucedió desde 1995 en Medellín, cuando se inauguró el metro: los ciudadanos aprendieron a hacer fila, a mantener limpio el espacio público y, sobre todo, a respetarse entre sí. Ese es un logro irreversible. En tiempos de pandemia, con ocupación del 50%, el Puma Katari se convirtió en el amigo ideal de quienes nos cuidamos del virus. Los ciudadanos lo defendimos contra el vandalismo organizado del MAS, nunca sancionado por las leyes. 

Las ideas buenas hay que adoptarlas. Así como el Puma Katari se inspira en el Transmilenio bogotano replicado en un centenar de ciudades de América Latina, también se adoptaron en La Paz iniciativas de cultura ciudadana de uno de los mejores alcaldes que tuvo Bogotá, Antanas Mockus, para alentar la educación vial de conductores y peatones.

 El programa de las cebras es innovador y ha sido replicado en otras ciudades de Bolivia, aunque no con el mismo éxito. Incluso en La Paz, queda mucho por hacer con las cebritas, que no siempre están donde son necesarias. 

Las cebras significaron empleo para muchos jóvenes, al igual que los espacios de estacionamiento en zonas determinadas de la ciudad. En lugar de colocar parquímetros automáticos, la alcaldía privilegió el empleo y generó recursos. Logró que los conductores entendieran que el espacio público tiene un costo, no es cosa de dejar el vehículo en cualquier lado. A ello se sumaron iniciativas como el Día del Peatón (una vez al año es muy poco) o los domingos de ciclovías, aunque éstas con una extensión muy limitada (Bogotá tiene 550 kilómetros de ciclo rutas permanentes y 117 kilómetros de ciclovías temporales, creadas en plena pandemia). 

Se han hecho esfuerzos de educación ciudadana a través de la separación de basura, aunque en pequeña escala. Los contenedores grandes eran indispensables, así como un sistema de recolección y separación eficiente. ¿Cómo pudimos vivir sin ello tantos años? Se crearon plantas industriales para procesar desechos orgánicos y convertirlos en abono, de desechos sólidos para reciclarlos, y de desechos de construcción para producir losetas. La ciudad se ha modernizado con empresas municipales como EmaVerde y Emavías, así como el sistema de hospitales del municipio (indispensables durante la pandemia).

Los “barrios de verdad” no solo generaron empleo temporal, sino que embellecieron sectores abandonados que carecían de infraestructura mínima. Se pavimentaron calles, mejoraron servicios públicos, construyeron infinitas gradas para integrar los barrios al centro de la ciudad, habilitaron espacios deportivos y culturales. La crítica que se le hace al programa es que legalizó (de facto) construcciones fuera de norma y premió a los loteadores que terminan saliéndose con la suya, y que la alcaldía no sanciona porque no actúa de oficio, sino solo cuando hay denuncias. 

El sector de la cultura recibió un apoyo nunca antes visto en la historia del gobierno municipal. Además de los concursos que proporcionaron fondos semilla para la producción artística, la Secretaría Municipal de Culturas impulsó la realización de actividades culturales en todos los ámbitos, gracias a la visión y carisma de Andrés Zaratti Chevarría y de su predecesor, Walter Gómez. 

Una de las joyas en la corona de laureles de la cultura municipal es la revista Jiwaki (de distribución gratuita), que con amor produce Fernando Lozada, animador cultural por excelencia. Por su contenido y diseño puede competir con cualquier revista cultural en el mundo. Cada página de la edición está producida con especial esmero. No se queda atrás la agenda Jiwaki, el programa de bolsillo de actividades culturales que cada mes nos permitía acceder a toda la oferta cultural de la ciudad.

Fue un acierto el liderazgo de Mabel Franco en el ámbito de las artes escénicas. El teatro ha sido siempre una obra de titanes en Bolivia, pero gracias al impulso que se le ha dado en La Paz, los escenarios estaban siempre ocupados con obras de interés. Esa gestión se cierra con broche de oro al bautizar el Teatro de Cámara del Teatro Municipal con el nombre de Norma Merlo. 

En un plano más personal, el Gobierno Municipal honró a mi padre en 2014 con el título póstumo de Hijo Predilecto de la ciudad de La Paz (la segunda vez que esa distinción se otorgaba a una persona), colocó una placa conmemorativa junto a su tumba en el Cementerio General (otro espacio embellecido por la gestión municipal) y en la plaza que lleva su nombre en la calle 22 de Achumani. En el Salón Rojo del Palacio Consistorial se presentó la biografía que escribí, El ingeniero descalzo, en una sesión de honor con palabras del alcalde Revilla y de mi amigo Carlos D. Mesa. En 2019, fui honrado junto a otros artistas y productores de la cultura con la Tea de la Libertad. 

Los resultados de una gestión de diez años superan con creces las deficiencias. Revilla entrega una alcaldía modernizada, con una batería infinita de normas y reglamentos, que son como las bóvedas de los ríos, obras escondidas que no atrapan la mirada como las plazas y puentes, pero sirven como fundamentos de una mejor ciudadanía. Es cierto, le entrega a Iván Arias una alcaldía con deudas, en parte atribuibles a la pandemia. 

Ahora que Revilla culminó su mandato y que el Negro Arias asumió la Alcaldía, queda sugerirle a este último que con humildad y sabiduría sepa llenar la huella que dejó el primero, y si es posible, hacerla más grande como desafío para las próximas gestiones. Más allá de cualquier color partidario, los chalecos amarillos inspiran el respeto de los ciudadanos.

 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

55
50