# unanuevaoportunidad. org

Confiscación de las cotizaciones

El gobierno se ha ahorrado miles de millones de bolivianos pagando compensaciones desvalorizadas, en desmedro de miles de jubilados.
domingo, 27 de junio de 2021 · 05:00

Carlos Calle Rivera
Plataforma Ciudadana UNO

El sistema de pensiones de capitalización individual fue introducido con la Ley 1732. En el Art. 63 de esa ley se estableció la compensación de cotizaciones como reconocimiento a los aportes realizados al sistema de reparto. En la Ley 65 de 2010, Sistema Integral de Pensiones, se incorporó este beneficio en varios artículos (24 al 28).

Los aportantes que no se jubilaron en el anterior sistema conforman la llamada “generación sándwich”. Los aportantes con 60 o más cotizaciones acceden a una compensación mensual y con menos de 60 cotizaciones a una compensación global, que se acredita a la cuenta personal previsional (a los 55 años en varones y 50 años en mujeres). Se emite un certificado, en bolivianos, con mantenimiento de valor respecto al dólar.

Esta compensación es un componente importante de la pensión de estos jubilados; para unos es una fracción de la pensión, para otros íntegramente la pensión y para los más jóvenes sirve para financiar su jubilación.

Se calcula con el salario de octubre de 1996. El salario se actualiza con la variación del dólar a la fecha de emisión del certificado. Ya emitido, éste se actualiza con la cotización del dólar de la fecha de pago. Finalmente, estando en curso de pago, se actualiza anualmente con la variación de la Unidad de Fomento a la Vivienda (UFV).

Mantenimiento de valor  

Mientras el dólar estuvo subiendo hasta marzo de 2005, las compensaciones lograron preservar su valor, lo que no ha ocurrido en los periodos siguientes, cuando el dólar disminuyó. 

Para ilustrar esta situación se exponen  los siguientes ejemplos:

Caso 1: compensación global. Inicialmente se estimó una compensación de 11.886 dólares, misma que, por la variación del dólar, se incrementó de 63.828 bolivianos, en diciembre de 1997, a 96.277 bolivianos, en marzo de 2005, cuando el dólar llegó a su máximo de 8,10 bolivianos. 

Caso 2: compensación mensual. Inicialmente se estimó una compensación de 410 dólares, misma que, por la variación del dólar, se incrementó de 2.203 bolivianos en diciembre de 1997 a 3.322 bolivianos en marzo de 2005.

Pérdida de valor de las compensaciones 

Los gobiernos del “proceso de cambio”, con su discurso de soberanía monetaria, han encarecido las transacciones en dólares (encaje, ITF, brecha cambiaria). También, durante buena parte de este periodo  hubo abundancia de dólares por el auge de los precios del gas y los minerales. La consecuencia fue la disminución del dólar desde 8,10 bolivianos, en marzo de 2005, hasta 6,96 bolivianos, en noviembre de 2011, manteniéndose fijo desde entonces. 

En los ejemplos anteriores, en el caso de la compensación global, por la baja del dólar, habría disminuido a 82.727 bolivianos, a diciembre de 2020, y en la compensación mensual a 2.855 bolivianos. En conclusión, por la disminución del dólar las compensaciones habrían perdido su valor en 14,1%.

Pérdida de valor   por  inflación

Pero esto no es todo. Las compensaciones han sido aún más desvalorizadas por la inflación. En efecto, desde la máxima cotización del dólar (16 de marzo 2005) hasta diciembre de 2020, la inflación acumulada (medida por la variación de la UFV) ha llegado a 115%.

En el caso de la compensación global,  en marzo de 2005 equivalía a 87.750 UFV (1,09717); por lo tanto, a diciembre de 2020 equivaldría a 206.959 bolivianos (2,35851). Pero, ¿cuánto se abonó a la cuenta personal previsional del aportante?, solamente, 82.727 bolivianos. En el caso de compensación mensual, cuando el dólar llegó a su máximo equivalía a 3.028 UFV; por lo tanto, a diciembre de 2020 equivaldría a 7.142 bolivianos. Pero, ¿cuánto se le paga al jubilado?, solamente, 2.855 bolivianos.

Ganadores y perdedores 

De acuerdo a las leyes 1732 y 65, el Tesoro General de la Nación paga las compensaciones; es decir, que éstas son un componente del gasto público.

El Estado utiliza muy bien la UFV para proteger sus ingresos, el mejor ejemplo son los impuestos. En efecto, cuando éstos se pagan después del vencimiento se actualizan con la UFV. Empero, no procede de la misma manera con sus gastos, que no están indexados.

Los jubilados de ingresos bajos que acceden a la compensación mensual no son afectados directamente porque la menor compensación que reciben se compensa con una mayor fracción solidaria, pagada por el fondo solidario. Si éstos acceden a la compensación global; si bien la menor compensación genera una menor fracción del saldo acumulado, también, son compensados por una mayor fracción solidaria. 

Empero, en ambos casos, el efecto a largo plazo será la insostenibilidad del fondo solidario.

En cambio; los jubilados de ingresos medios sí, porque no acceden a la pensión solidaria; su pensión se compone solamente, de su compensación mensual y/o de su fracción del saldo acumulado. Éstos, como se vio en los ejemplos, están percibiendo pensiones desvalorizadas. ¿Cuántos asegurados corrieron esta suerte? De acuerdo al boletín N°10 del Ministerio de Economía y Finanzas Públicas, a junio de 2019, 123 mil personas accedieron a la compensación de cotizaciones. 

¿Quién ha ganado con esta política? Indudablemente el gobierno; se ha ahorrado miles de millones de bolivianos pagando compensaciones desvalorizadas, en desmedro de miles de jubilados. 

¿Qué hacer para preservar el valor de las compensaciones?

Se debe realizar un nuevo cálculo de las compensaciones indexando el salario de octubre de 1996 a la UFV, desde marzo de 2005. Alternativamente, indexar las compensaciones a la UFV, desde marzo de 2005 hasta la fecha del primer pago o la fecha de su acreditación a la cuenta personal previsional. 

Por lo tanto, es urgente una re-reforma del sistema de pensiones, no solamente por esta consecuencia, sino por muchas otras deficiencias que se están haciendo cada vez más visibles.

 

 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

11
1