Ley de devolución de aportes para no devolver aportes

El gobierno no quiere devolver el dinero de las AFP. Aprobó la ley porque le permite hacer campaña política con el sufrimiento de los aportantes, plantea este análisis.
domingo, 19 de septiembre de 2021 · 05:01

El gobierno ha promulgado la Ley 1392, para la  devolución parcial o total de aportes. El artículo 7 (reposición de aportes) de esta ley ha sido cuestionado por la oposición y defendido con uñas y dientes por los oficialistas. Solo tenían estas armas como argumento, carecían de solvencia técnica, lamentablemente.

Alcances de la devolución de aportes

Los alcances de la devolución son los siguientes:

Devolución total. Para aquellos aportantes que tengan en su Cuenta Personal Previsional (CPP) un monto menor o igual a Bs 10.000  y 50 años o más de edad.

Devolución parcial. Hasta el 15% de la CPP a aquellos aportantes con un saldo menor o igual a Bs 100.000 ; y hasta Bs 15.000 a aquellos con un saldo mayor a Bs 100.000, independientemente de la edad que tengan. La devolución es voluntaria, en un pago único y solo para desempleados.

Ley de Devolución de Aportes a las AFP para no devolver aportes. Borraron con el codo lo que escribieron con la mano.

Al igual que la letra de una canción que compuso un paisano: “proceso de cambio, proceso de cambio, pa’ no cambiar nada”, se aprobó esta ley de devolución de aportes… ¡para no devolverlos!

Con el diputado Yujra del MAS se había acordado eliminar el artículo 8 (fracción solidaria) del proyecto de ley inicial. Empero, en la versión modificada apareció el artículo 7 (reposición de aportes) disponiendo que los aportes devueltos podrán ser repuestos hasta antes de solicitar una prestación del Sistema Integral de Pensiones.

Sin embargo, el ministro Montenegro en su exposición en ambas cámaras ha ido más allá, ha expresado que también se debe devolver los rendimientos; y, “…en caso de no hacerlo, bueno, ahí se pierde ese beneficio…”. Ante este riesgo, probablemente muy pocos retiren sus aportes. ¿Existe alguna garantía de que en el futuro, estos aportantes puedan, nuevamente, encontrar un empleo formal? Peor aún, ¿si éstos rondan los 45, 50 años o más? En este contexto sombrío, será difícil, sino imposible reponer las devoluciones.

Importancia de la fracción solidaria e impacto de la devolución de aportes en la pensión.

La fracción solidaria ha sido incorporada con la Ley 65 en 2010 para mejorar las pensiones de los trabajadores con ingresos bajos. Pero, en la práctica, también ha beneficiado a los de ingresos medios y altos, aunque en estos dos últimos casos su importancia es menor.

En muchos otros casos, la fracción solidaria es el componente más importante de la pensión. Mientras más bajos los ingresos y la cuenta personal previsional, más alta la fracción solidaria.

Efecto en la pensión de la devolución sin reposición de aportes.

Veamos el siguiente ejemplo. Un aportante con 19 años aportados, con un saldo en su CPP de Bs 78.443  califica para una pensión de Bs 1.784, de los cuales 984  corresponden a la fracción solidaria. Si este aportante retira Bs 11.786 y no repone, su pensión disminuye a 744.

Ahora bien, aproximadamente, el 65% de los jubilados mejoran su pensión con la fracción solidaria; sin ella, las pensiones serían realmente miserables.

Si a lo anterior se añade la previsión del parágrafo IV, del artículo 91, del DS  822, de que los periodos retirados no deben ser considerados para la densidad de aportes, salvo que éstos hubieran sido repuestos, el impacto será, realmente, dramático.

En el ejemplo, los retiros equivalen a 5 años de aportes, si la densidad de aportes hubiese sido de 14 años (no es el caso), al disminuir ésta en 5 años, ya no podría jubilarse, perdiendo la pensión y el seguro de salud.

El gobierno no quiere devolver los aportes. Entonces ¿Por qué aprobaron esta ley?

Porque permite hacer campaña política con el sufrimiento de los aportantes. Así es. El presidente Arce, como el presidente de Diputados lo han presentado como un gran logro porque: apoyará a la reactivación económica, ayudará a las familias necesitadas y finalmente, que están cumpliendo su promesa de campaña.

Y, ¿Por qué no quiere devolver los aportes? La razón es simple: El gobierno no tiene plata. En ocho meses no han captado ni un dólar de los mercados de capital de los 3.000 millones presupuestados. Quiere seguir disponiendo de estos recursos. Así ha estado haciéndolo entre enero y junio; y, con seguridad que julio y agosto, también y hará lo mismo quién sabe hasta cuándo.

El año 2020, prácticamente toda la recaudación de las AFP fue prestada al sector privado (bancos), es decir, 1.755,7 millones de dólares. A pesar de que la presidenta Añez estuvo urgida de recursos no ha acudido a los ahorros de los trabajadores. En cambio, en 2021 (hasta junio), el 89,7% fue a parar al gobierno, 687,2 millones de dólares y al sector privado, solamente, 79,5 millones de dólares.

El Estado -gobierno- se lava las manos.

El artículo 9 (No restitución de aportes) establece que el Estado no restituirá el monto de las devoluciones. Con esta disposición remata su desprecio por los ciudadanos, quienes por su estado de necesidad sacrificarán su jubilación, con la esperanza de que su gobierno tuviera un mínimo de consideración por su sacrificio.

El Estado, reconociendo su incapacidad por no haber desarrollado una red de protección social –seguro de cesantía, salud universal de calidad, etcétera–, debería, como reconocimiento al sacrificio de sus ciudadanos para paliar la crisis económica, y cuando las condiciones mejoren, asumir su responsabilidad social, restituyendo los retiros. Nada de eso ocurrirá.

 Paradójicamente, otro gobierno de la región –de orientación política opuesta al del MAS– ha optado por destinar recursos públicos a las cuentas que habían quedado con saldo cero; adicionalmente, ha anunciado la reposición de los retiros con aporte estatal y patronal. En cambio, los supuestos socialistas del Siglo XXI que nos gobiernan se han estornudado en nuestra desgracia. ¡Vaya socialistas!

 

Carlos R. Calle Rivera / Plataforma Ciudadana UNO

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos