¿Qué significa el reconocimiento nicaragüense de “una sola China”?

El fin de las relaciones de Nicaragua con Taiwán fortalecerá la dinámica del populismo de izquierda en América Latina, entre otras consecuencias, sostiene este análisis.
domingo, 9 de enero de 2022 · 05:00

R. Evan Ellis

A corto plazo, el reconocimiento de Nicaragua de “una sola China” y el fin de las relaciones con Taiwán prolongará la vida del gobierno autoritario de esa nación, ampliará las oportunidades para el avance estratégico de China en América Latina, contribuirá a la desestabilización de Asia y el riesgo de guerra allí, y fortalecerá la dinámica del populismo de izquierda en América Latina en detrimento de Estados Unidos.

El giro diplomático del 12 de diciembre de 2021 por parte del gobierno sandinista de Nicaragua de cortar los lazos bilaterales que mantenía desde 1990 con Taiwán probablemente conducirá a una expansión simbólica en las compras de China de café, frutas y otras exportaciones tradicionales de Nicaragua de empresarios bien conectados con Ortega y su entorno cercano, así como un nuevo préstamo de la potencia asiática para proyectos de infraestructura y actividades de empresas chinas en el país.

Estos beneficios a corto plazo, probablemente resumidos en memorandos de entendimiento no transparentes que se firmarán cuando Ortega y familia viajen a China para iniciar la nueva relación, proporcionarán beneficios a las élites empresariales nicaragüenses y otras fuerzas claves para contener el creciente descontento contra el gobierno de los Ortega por el crecimiento del autoritarismo, la mala gestión y el aislamiento económico. Compensarán parcialmente la creciente pérdida de acceso de Nicaragua a los inversionistas occidentales debido a las sanciones estadounidenses y europeas, el deterioro del entorno en el país y la perspectiva de la expulsión de Nicaragua del CAFTA-DR (Tratado de Libre Comercio entre Estados Unidos, Centroamérica y República Dominicana).

Para China y sus empresas, el giro de Nicaragua ampliará significativamente su acceso estratégico comercial, político y de otro tipo en América Central, particularmente si el gobierno populista de izquierda recién elegido de Xiomara Castro en Honduras también cambia las relaciones de su país con China, como prometió hacer como candidata. La combinación de estos cambios dejaría a Guatemala y Belice como los únicos reductos en Centroamérica que aún reconocen a Taiwán, lo que permitiría a China cambiar el enfoque de su competencia diplomática en el hemisferio occidental hacia el Caribe.

Con los tres países en el Golfo de Fonseca (El Salvador, Honduras y Nicaragua) reconociendo a la República Popular China, se abriría esa área a sinergias entre proyectos de infraestructura chinos en las tres naciones, incluso entre un nuevo complejo portuario desarrollado por intereses chinos en La Unión, la participación china en un nuevo corredor transoceánico a través de Honduras que conecta su acceso al Golfo de Fonseca en el Pacífico con San Pedro Sula y Puerto Cortés en el Atlántico, y conecta el nuevo centro comercial con el acceso por carretera a lo largo del lado Pacífico de Nicaragua.

Tales acciones reabrirán la perspectiva de un canal a través de Nicaragua, cuya base legal ya ha sido otorgada al desarrollador chino Wang Jing y su empresa HKND. De hecho, aunque la viabilidad comercial de un canal de este tipo sigue siendo dudosa, el reconocimiento diplomático aumenta la probabilidad de que se lleve a cabo un proyecto de este tipo. Su principal socio nicaragüense, Laureano (hijo de Daniel Ortega), fue el líder de la delegación nicaragüense que se reunió con sus homólogos en Tianjin, China, para las negociaciones con el objetivo de cambiar el eje de las relaciones de Nicaragua de Taiwán a China.

En noviembre de 2021, quizás anticipando el giro diplomático de Nicaragua, el líder chino del proyecto del canal Wang Jing reapareció para abogar públicamente por la continuación del trabajo en el canal, después de haber estado fuera de la atención pública durante un año y medio.

Expansión de la presencia china y rusa en América Latina

Más allá de las oportunidades comerciales, el reconocimiento de Nicaragua brinda a China nuevas oportunidades para la cooperación en materia de seguridad y la venta de armas en una subregión de la que ha estado excluida durante mucho tiempo. Los regímenes populistas de izquierda como Venezuela bajo Hugo Chávez y Nicolás Maduro, Ecuador bajo Rafael Correa, Bolivia bajo Evo Morales y Argentina bajo Cristina Fernández de Kirchner, han sido los compradores más importantes de material militar chino en América Latina.

Las relaciones diplomáticas con el régimen sandinista en Nicaragua, con sus antiguas reservas de armamento principalmente ruso, crean oportunidades potenciales para las empresas de armas chinas como Norinco y CATIC, así como para los proveedores chinos de sistemas de vigilancia y telecomunicaciones que pueden ayudar al gobierno de Ortega a controlar mejor a su población. A largo plazo, la coincidencia del reconocimiento de China por parte de El Salvador, Honduras y Nicaragua aumenta la lógica del Golfo de Fonseca como el sitio de una eventual base naval china, aunque probablemente dentro de una década o más.

En Asia, el giro de Nicaragua, y la perspectiva de que Honduras también cambie sus relaciones reduce el número de países que reconocen diplomáticamente a Taiwán a niveles peligrosamente bajos. Dado el deseo del gobierno de Xi Jinping de incorporar a Taiwán a China antes del final de su tercer mandato, y las crecientes manifestaciones de agresión hacia Taiwán por parte del Ejército Popular de Liberación y su Fuerza Aérea, el menguante grupo de amigos de Taiwán aumenta la tentación de Xi Jinping de moverse contra Taiwán como un asunto interno, tal como lo hizo con Hong Kong, potencialmente intensificando una guerra importante con potencial de escalar más allá de la región.

Para Estados Unidos y América Latina, la decisión de Nicaragua crea una sinergia incómoda entre cuatro gobiernos financiados por China en la parte más cercana de las Américas: el régimen de Andrés Manuel López Obrador (AMLO) en México, el gobierno de Nayib Bukele en El Salvador, los Ortega en Nicaragua y posiblemente el gobierno de Xiomara Castro en Honduras. En todos los casos, la opción de expandir las exportaciones de materias primas a China, los préstamos para proyectos de infraestructura y la entrada de empresas chinas reducen el apalancamiento estadounidense.

Para Nicaragua específicamente, y posiblemente más tarde para el futuro gobierno de Castro en Honduras, es probable que el reconocimiento de China y la afluencia de recursos asociada, también envalentone y cree oportunidades para Rusia, que en los últimos años ha proporcionado a los Ortega tanques T-72, lanchas patrulleras, una estación de enlace descendente para su constelación de satélites GLONASS y una instalación regional de capacitación policial con personal de la agencia antidrogas FSKN. También puede aumentar la viabilidad del improbable compromiso de ROSATOM (Corporación Estatal de Energía Atómica) de construir un reactor nuclear en Nicaragua.

El giro de Nicaragua, aunque solo es un régimen aislado, es significativo por lo que representa para China y las Américas. Es peligroso por lo que sugiere sobre la creciente audacia de China y su voluntad de poner a prueba los límites de lo que puede percibir como la debilidad o la timidez de la administración Biden.

 

R. Evan Ellis / Profesor e investigador Latinoamérica2

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos