Obituario

Adiós a un caballero

“Ahora que te has convertido en la luz las personas que se cruzaron en tu vida tienen recuerdos y palabras hermosas para hablar de ti”, escribe el hijo de Edgar Claure.

Ideas
Por 
La Paz - domingo, 24 de julio de 2022 - 5:00

Edgar Claure falleció en la mañana del sábado 9 de julio de 2022. General de brigada en retiro, uno de los militares más honestos y progresistas de Bolivia, fue jefe de la Casa Militar durante la presidencia de Hernán Siles Zuazo, y vivió de cerca la experiencia surrealista del secuestro del primer mandatario, que narró junto a Gary Prado Salmón en el libro Han secuestrado al presidente.

Su hijo, Rodrigo, escribe este emotivo texto de despedida:

Hola papá:

Han pasado 8 días desde que te convertiste en la luz y el camino a seguir, y me haces muchísima falta.

Fueron seis meses en los que tuve la oportunidad de admirarte como nunca jamás me habría imaginado; resultaste ser un caballero, y yo tu fiel escudero, luchando a tu lado, preparando tus mejores galas, tu escudo, tu espada y engalanando tu caballo para cada una de las batallas que libraste.

Fuiste un grande papá...saliste airoso innúmeras veces en tu lucha por la vida a puro corazón, tú, mi corazón de ballena azul...cuando todo era oscuridad y todo indicaba un camino, tu encendías una velita y aclarabas la oscuridad contradiciendo hasta a la propia ciencia...tantas veces te dieron por perdido, pero tú con tu gran corazón y yo acompañándote en medio de mi ciega locura, seguíamos ganado batallas papá...

Escalamos una montaña día a día, paso a paso, pero sin mirar hacia la cima...sin cálculos, sin un objetivo final...lo nuestro era un día a la vez para festejar cada fin de cada día, y así pasamos 200 días papá.

Me acuerdo cuando rezaba y le pedía a Dios que no te llame; le pedía una oportunidad para pedirte perdón por mis errores...lamentablemente soy tan humano como todo el resto, y vaya que cometí errores; le pedía una oportunidad para enmendar el nunca habernos dicho lo que sentíamos el uno por el otro. Dios fue bondadoso y te dio vida para corregir nuestras fallas, para hacernos compañeros de lucha, y para entregarnos el cariño que habíamos optado por esconder.

Tantas veces te hablé y pedí que no te fueras, que no me dejaras sólo, y fuiste tan bondadoso que me concediste seis meses de tu compañía, y tuviste la grandeza de regalarme tus últimos segundos de vida... a tu lado comencé la lucha, y en mis manos la terminaste papá.

Fue un tiempo muy loco...yo que llegaba vistiendo mi máscara de fortaleza y optimismo todos los días a verte, cargado de energía para hacer tus ejercicios, a cuidar que tu cuerpo no se deteriore, a verificar que no te falte nada, a convencer a todos de que saldrías adelante, a escucharte y a disfrutar cada parpadeo, cada apretón en mis manos y cada palabra tuya; y tú, bondadoso caballero, nunca me dijiste de tus dolores y de tus temores; fuiste tan inmensamente grande y magnánimo que a lo mejor siempre supiste que si me dejabas saber tu realidad yo no la hubiera soportado...a diferencia de ti, yo siempre tuve un corazón muy débil papá, y ahora veo que siempre me protegiste, hasta en tus peores momentos pensaste en preservarme viejito amado.

Hoy me queda seguir tus enseñanzas papá... emular tu logros será una tarea muy dura, pero espero que mi camino sea una lucha sublime como la tuya por alcanzar y replicar los valores que me dejaste; y sobre todo espero que Dios me de vida para ser un poquito de lo grande que tú fuiste. Nunca nada ni nadie te pudo doblar las rodillas; ni el poder, ni la fuerza, ni las presiones pudieron contigo papá... naciste digno, honesto, noble, humilde, respetuoso e incapaz de herir a nadie, y eres admirado por ricos, pobres, poderosos, débiles, amigos y hasta por aquellos que circunstancialmente no fueron tus amigos; no les llamo enemigos, pues nunca los tuviste.

Ahora que te has convertido en la luz las personas que se cruzaron en tu vida tienen recuerdos y palabras hermosas para hablar de ti...todos coinciden en que fuiste un hombre muy valioso para la vida, y ahora eres una gran pérdida para todos.

“Gran hombre, gran luchador, gran defensor de los derechos humanos y de nuestro querido país”; “Gran general, hombre digno y puro”; “Ser humano excepcional, un caballero y un ciudadano ejemplar que desbordaba cariño y amistad, hermano de ideales y esperanzas”; “Intachable general de la República”; “Verdadero gran hombre y gran general”; “Militar demócrata, apoyando siempre los proyectos tendientes a fortalecer los procesos que buscaban consolidar la democracia en el país”; “Militar de honor, extraordinaria persona por su calidad profesional y calidez humana”; “Pocos hombres como Edgar, modelo de virtudes humanas y cristianas”; “Sin duda alguna, uno de los militares más honestos y demócratas que ha habido en el país”;“Distinguido caballero y militar, noble y consecuente”... y así continúa el rosario de halagos papá.

Siempre fuiste humilde, tan humilde que ni siquiera en casa sabíamos lo que aquellos que te conocían pensaban de ti...fuiste tan grande que nunca hiciste gala de tu grandeza papá.

No puedo dejar de hablar de mi madre, mi querubín, quien a lo largo de esta triste lucha estuvo siempre a nuestro lado, cargando el peso de nuestra cruz en silencio, con gestos de fortaleza admirables; la palabra de calma en la desesperanza, el rayo de luz en la tormenta, el muro donde apoyarse en los momentos de debilidad, la compañera de nuestras vidas, el complemento ideal de mi padre, el motor que hizo que esta locomotora avance a ritmo sostenido a lo largo de tantos años de vida...gracias por todo mamá, ¡nadie como tu para ser la compañera de mi viejito!

Papá, ahora eres la luz y el camino; yo, intentaré controlar mis remordimientos y haré mi mejor esfuerzo por honrar tu sangre.

Que Dios decida y haga que nuestro tiempo físicamente separados pase rápido...

Te amo hasta la eternidad, papá.

“Hoy me queda seguir tus enseñanzas papá... emular tu logros será una tarea muy dura, pero espero que mi camino sea una lucha sublime como la tuya”.

Rodrigo Claure / Hijo de Edgar Claure

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen.
Para más información puede contactarnos

OTRAS NOTICIAS