#unanuevaoportunidad.org

Desafíos después del cabildo

Santa Cruz ha tomado la posta de conducción de las luchas del país, no una lucha regional contra occidente y su gente, sino contra un modelo de gestión centralista, dice el autor.

Ideas
Por 
La Paz - domingo, 20 de noviembre de 2022 - 5:00

Cuando después de 26 días, un conflicto cívico, sigue más fortalecido que al principio, a pesar de la “fuerza de ocupación” policial y paramilitar desplegada y los intentos de asfixia energética y económica, es porque sus reivindicaciones son justas y han calado en la conciencia de la gente que, sin estructura orgánica ni partidos políticos de por medio, ha desplegado un sistema de resistencia y defensa extraordinario. La protagonista ha sido la gente y por ello es pertinente sostener que es el tiempo de la ciudadanía.

A nivel nacional algo similar sucedió con el 21F y el rechazo rotundo a los intentos de reelección indefinida de Evo Morales. Quisieron imponer una tiranía, pero la consigna “Bolivia dijo No” hizo carne en la ciudadanía y, sin más fuerza que su convicción de ser libres y armados de coraje, generó “la rebelión de las pititas”. Esa gesta heroica y pacífica en toda Bolivia dio inicio al tiempo de la ciudadanía, nuevo sujeto histórico de las luchas políticas. Más allá de la frustración del gobierno de transición, quedó la fuerza de esa potente rebelión ciudadana que sentó las bases para esta nueva etapa.

En ese contexto debemos comprender el último cabildo de Santa Cruz que ha tomado la posta de conducción de las luchas del país. No es una lucha regional contra occidente y su gente, sino contra un modelo de gestión centralista (a pesar de tener la autonomía constitucionalizada) y contra un modelo económico estatista y un patrón de desarrollo extractivista agotados.

La lucha por la fecha del censo pasó a segundo plano y estamos en un nuevo nivel de lucha. De una estrategia defensiva y puntual (el censo y la necesidad de anular el sistema electoral fraudulento del MAS) se ha pasado a una estrategia ofensiva nacional que replantee el futuro del país. Así como vemos que es el tiempo de la ciudadanía, podemos inferir que también ha llegado el tiempo de reconstruir el país desde las regiones.

De ahí que el punto 2 de las demandas aprobadas en el cabildo tiene mayor trascendencia. La necesidad de revisar la relación política de Santa Cruz con el Estado boliviano no sólo es válida para Santa Cruz, también lo es para el resto de los departamentos que sienten el olvido del centralismo gubernamental y, por ello, esta demanda tiene carácter nacional [1] .

Es importante señalar que esta revisión se hará en el marco legal y democrático actual y no da pautas de lo que pueda surgir. Así, el Comité Pro Santa Cruz abrió un libro para que se anoten las varias alternativas de ese relacionamiento (recuperación y aplicación real de las autonomías, autonomías diferenciadas o federalismo sujeto a reforma constitucional) y sugerir los ajustes necesarios y los cambios posibles. Si esa revisión se realiza en el “marco legal y democrático” como manda el cabildo, entonces no hay riesgo de separatismo alguno.

Interesadamente, desde esferas del gobierno central y los sectores que controla, quieren entender que se ha propuesto el federalismo, pero entre los cinco puntos aprobados no hay referencia a ese término. Además, nada garantiza que el federalismo sea una solución automática a nuestros problemas (hay muchos estados federales en crisis o fallidos) y el debate deberá tomar el tema federal como un tema, entre otros, con sus ventajas y posibilidades.

La autonomía vigente en el país tiene aspectos que tienden a lo federal. No es el diseño de la autonomía que está mal, lo que está mal es la distorsión hecha y los candados que ha puesto el gobierno central para evitar su plena aplicación.

Pero, el problema no sólo es de relación de los departamentos con el Estado centralista, sino que, en esta etapa de reconstruir el país, hay que ver también otros temas de carácter estructural como el económico productivo que permita liberar las fuerzas productivas que hagan posible significativos niveles de desarrollo en todo el territorio.

El bicentenario de Bolivia abre una oportunidad para un cambio de época que sienta las bases de un nuevo país para un largo plazo y ello exige una propuesta de cambio profundo que reviva la esperanza de que una nueva Bolivia es posible. Una nueva Bolivia democrática con plena vigencia del Estado de derecho, con un sistema de gobierno semi-presidencialista, autonómico y construida desde las regiones, con un nuevo patrón de desarrollo, respetuoso del medioambiente y la base vital de la naturaleza, con justicia y dignidad social, entre otros.

Sin el ánimo de disminuir la fuerza e importancia del punto 2, hay que hacer un par de precisiones sobre los otros puntos aprobados en el cabildo:

- Demandar que “se apruebe una ley que garantice la aplicación económica y electoral de los datos del censo antes de las elecciones de 2025”, es una manera honrosa, por decir lo menos, de dejar de lado la resolución del anterior cabildo que exigía censo 2023 y la aplicación de esas medidas electorales y económicas.

- Exigir la liberación de los presos detenidos durante el conflicto es correcto pero parcial. Debió pedirse la libertad de todos los presos políticos del país, como muestra del alcance nacional de la lucha, haciendo énfasis en los detenidos cruceños y no volverlo condición para levantar el paro “indefinido”.

Los desafíos son enormes y esto recién comienza. Ahí están las esperanzas de un pueblo que se ha sacrificado en este paro y está dispuesto a seguir en la lucha. La acumulación lograda con el cabildo deberá ser bien administrada para lograr resultados posibles y la responsabilidad recae en los líderes que deberán encontrarse a la altura de dirigir este proceso con una visión nacional, integradora y democrática.

UNO fomenta el debate plural y no necesariamente comparte los puntos de vista del autor.

1. No es pertinente que el cabildo haya otorgado plazos perentorios a otros departamentos para que se unan a esta causa (Punto 4). No existen antecedentes que lo inverso haya sucedido. La composición social de los departamentos no es homogénea y, seguramente, habrá posiciones encontradas que marcarán tendencias. No olvidemos que desde hace tiempo varios de ellos (Potosí y Tarija entre otros) ya estuvieron planteando esa revisión de su relación con el Estado, pero no tenían la fuerza suficiente ni Santa Cruz acompañaba esas luchas.

“El bicentenario abre una oportunidad para un cambio de época que sienta las bases de un nuevo país y ello exige una propuesta de cambio profundo”.

Mensaje de Raúl Garáfulic, presidente de Página Siete

 

Estimado amigo lector:

Me dirijo a usted para agradecerle por su preferencia hacia Página Siete, que nos ha convertido en uno de los medios de comunicación más influyentes del país. 

En esta ocasión, necesito pedir su apoyo, mediante la contratación de una suscripción a Página Siete Digital. La evolución hacia un modelo de negocios de suscripciones digitales es una tendencia entre los diarios más importantes del mundo.   

Por un costo cercano a $us 5 al mes, los suscriptores recibirán acceso a contenidos premium de nuestro portal www.paginasiete.bo, como el periódico impreso digital (ePaper), varios “newsletters” temáticos, podcasts, más de 12 años de archivo digital (hemeroteca), y otros productos especiales.

Si bien el servicio que le ofrecemos es sustancial para mantenerlo bien informado, lo más importante es que usted ayudará a preservar la libertad de expresión, al permitirnos alcanzar el equilibrio financiero que todo periodismo independiente necesita. 

Durante los últimos tres años, los ingresos de los periódicos del país se redujeron dramáticamente. Primero, por la pandemia, que afectó la venta de periódicos impresos y, luego, por la caída de anuncios publicitarios, causada por la crisis económica actual.

En nuestro caso, la situación se complicó aún más, por el permanente acoso al que nos sometió el Gobierno, mediante agresivas auditorías y multas de varias instituciones del Estado, que, por supuesto, no se aplican a nuestros competidores.

También hubo presión directa contra algunos clientes, como la que provino de aquel funcionario que, con argumentos infundados, “sugirió” a algunos anunciadores que no publiquen en Página Siete, lo que, por cierto, es ilegal.

Adicionalmente, recibimos frecuentes ataques verbales y/o amenazas de líderes del partido oficialista, como Evo Morales, Juan Ramón Quintana, el Procurador General del Estado, y hasta de operadores judiciales, como el ex presidente del Consejo de la Magistratura y otros más. 

Para cerrar la brecha entre ingresos y egresos contamos con el profesionalismo, creatividad y capacidad de trabajo de nuestro comprometido equipo de profesionales, pero también necesitamos su apoyo. 

Defender la libertad de expresión es una buena causa porque nos permitirá seguir fiscalizando a los poderes del Estado, controlados, casi en su totalidad, por un mismo partido, para lograr una Bolivia más justa. 

Nuestro propósito es alcanzar 10,000 suscriptores, con el apoyo de quienes valoran nuestro trabajo. El objetivo es razonable, considerando que Página Siete tiene dos millones de lectores únicos por mes, según Google Analytics, de los cuales, 75% están distribuidos en todo el país y 25% son bolivianos que residen en el extranjero.

Suscribirse a Página Siete Digital es fácil con nuestro nuevo sistema “online”, que acepta pagos por QR, tarjetas de crédito/débito y otros, solo tiene que hacer clic en el botón al final de esta nota y seguir las instrucciones.

Su apoyo puede marcar la diferencia, muchas gracias.

Raúl Garáfulic Lehm
Presidente de Página Siete

 

Hacer click

 

NOTICIAS PARA TI

OTRAS NOTICIAS