Awqa Runa

El necro-capitalismo del régimen masista

Así se entiende el despojo, abuso, usurpación y la expoliación de y en los contextos socioambientales más sensibles, sostiene el autor.

Ideas
Por 
La Paz - domingo, 26 de junio de 2022 - 5:00

Inicialmente, tenía la intención de escribir acerca de una temática socioambiental específica; pero, es tal el carácter abrumador de las noticias más recientes que, en verdad, es difícil elegir el tópico más emergente y/o crítico. Hoy, todas las noticias revelan situaciones realmente apremiantes. Por ello, he optado por desarrollar un enfoque teórico de carácter global: la revelación del carácter necro-capitalista de las políticas del régimen del MAS.

Retomamos la noción de necro-política propuesta por Achille Mbembe y que se refiere sustancialmente al ejercicio del poder a través de la violencia, el terror y la muerte. Así, si ampliamos la tecnología política del necro-poder a la comprensión y el análisis del sistema gubernativo masista y sus correspondientes políticas económicas, entonces podemos afirmar que tienen como elemento fundamental a la violencia, al terror y a la intimidación ejercidos contra los pueblos indígenas.

Subhabrata B. Banerjee define el concepto necro-capitalismo, también llamado capitalismo necro-político, como “las formas contemporáneas de acumulación y que implican la desposesión y sometimiento de la vida al poder de la muerte”. Ergo, recurrimos a esta categoría conceptual para caracterizar las políticas económicas del régimen masista y también porque nos permite comprender las consecuentes prácticas capitalistas, colonialistas, racistas y machistas (prohijadas tanto por el gobierno de Arce, como por el de Morales).

La noción de necro-capitalismo nos ayuda a entender el despojo, el abuso, la usurpación y la expoliación de y en los contextos socioambientales más sensibles, en nuestro caso las áreas protegidas, parques nacionales, reservas de la biosfera y -principalmente- territorialidades indígenas; incluyéndose en éstas la gestión de la violencia letal, tales como el ecocidio, biocidio y etnocidio, y otros conflictos cada vez más violentos, como las que se producen entre los colonizadores (mal llamados interculturales) y los pueblos indígenas.

En este sentido, el necro-capitalismo puede presentarse como una versión más del neofascismo o como una degeneración crecientemente autoritaria del sistema político-económico, que es lo que ahora mismo está ocurriendo con el régimen masista y la criminalización de toda disidencia. Los dispositivos de esta dominación pueden ser explícitos o no, pero vuelven sistemáticas y prácticamente cotidianos
–en un contexto de impunidad– las violaciones a los derechos humanos: discriminación, segregación y abusos de los pueblos y comunidades indígenas, además de la represión de la movilización y protesta social.

En esta compleja trama del desarrollo de las políticas de muerte y de un perverso sistema de violencia, impunidad y miedo, las noticias más recientes, en el campo socioambiental boliviano (por razones de espacio, el listado es meramente indicativo y sólo correspondiente a este año), son en verdad pavorosas:

- “Reportan casi 200 agresiones a defensores y fiscalizadores ambientales” (El Deber, 24 abril 2022).

- “Reportan 8 heridos de bala y 20 casas quemadas en Apolo por disputa de mineros con comunarios” (ANF, 1 junio 2022).

- “En Oruro, mineros atacan y queman carpas de comunarios que protestaban por contaminación” (Erbol, 09 junio 2022).

- “Oruro: Procesan a dirigentes indígenas que denunciaron a empresa minera por desertificación y contaminación” (Noticias Fides, 26 mayo 2022).

Aquí se establece una evidente relación entre el aumento de ataques y agresiones –cada vez más violentos– a los líderes indígenas y a los defensores del medioambiente y las propias normativas que facilitan el extractivismo, la depredación, la devastación y la expoliación socioambiental.

También asistimos a la reactivación abusiva, opresiva y represiva de las operaciones hidrocarburíferas en Tariquía, incumpliendo –flagrantemente– con las normas ambientales y de derechos humanos.

- “Organizaciones denuncian que colonos hostigan a familias que defienden su territorio en Tariquía” (ANF, 8 febrero 2022).

- “Tariquía y una larga lista de denuncias de amenazas verbales, intimidación con machetes y retenciones injustificadas” (ANF, 28 marzo 2022).

Y, entre las áreas más afectadas por las políticas racistas, fascistas y extractivistas del régimen masista, está el Parque Nacional Madidi, donde la minería ha excedido todo límite, incluyendo la existencia de grupos paramilitares (armados).

- “La minería ilegal devasta bosques y ríos en norte paceño” (Página Siete, 06 junio 2022).

- “La ‘fiebre del oro’, el mercurio y la violencia entran al parque Madidi de Bolivia” (France 24, 14 abril 2022).

- “Minería ilegal apela al terror y violencia contra pobladores” (El Diario, 05 junio 2022).

- “Sin control, la minería ilegal devasta bosques y ríos en el norte paceño y desata el terror en comunidades” (ANF, 5 junio 2022).

- “Denuncian que ‘interculturales’ mineros atacaron a balazos a comunarios de Chushuara en Apolo” (ANF, 29 marzo 2022).

- “Las cooperativas mineras se ríen en nuestras caras, despojo de tierras y torturas socavan a indígenas en el norte paceño” (ANF, 2 junio 2022).

- “El aterrador pacto entre la minería ilegal y la trata de personas atrae otros delitos” (El Deber, 11 abril 2022).

El propio relator especial de la ONU sobre tóxicos y derechos humanos, Marcos A. Orellana, dio a conocer que el uso de mercurio está fuera de control en el país, situación que viola el Convenio de Minamata, ratificado por Bolivia.

- “El lento envenenamiento de los indígenas lecos por mercurio en Bolivia” (Revista La Brava, 02 diciembre 2021).

- “El río Beni enferma con mercurio a indígenas, inermes ante la minería” (Página Siete, 14 mayo 2022).

Estamos pues ante una situación realmente angustiante y dada la magnitud de la problemática, por hoy (la próxima espero desarrollar) bastará referir la necesidad de articular políticas radicalmente bio-céntricas.In convallis elit et sapien tristique

“El necro-capitalismo puede presentarse como una versión más del neofascismo o como una degeneración crecientemente autoritaria del sistema político”.
“El necro-capitalismo puede presentarse como una versión más del neofascismo o como una degeneración crecientemente autoritaria del sistema político”.

José Luis Saavedra / Profesor de teoría y política poscolonial

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen.
Para más información puede contactarnos

OTRAS NOTICIAS