Atractivo

La “Casa del Tío” en El Alto

¿Qué sentido tiene ser original? Es el medio con el que se logra el éxito social y económico en una ciudad que lucha por brillar.

Ideas
Por 
La Paz - domingo, 31 de julio de 2022 - 5:00

En esta ciudad, según vamos visitando a los dueños de los nuevos edificios emblemáticos, nos encontramos cada vez con una idea persistente en los dueños de esas nuevas edificaciones.

¿Cuál es esa idea persistente?

El 11 de junio visitamos a don David Choque junto con otro grupo de estudiante de sociología, UPEA. El señor Choque es propietario de la “Casa del Tío”, ubicada en la zona 24 de Julio, cerca de Jach’a Uta (oficinas centrales de la alcaldía de esta ciudad), al norte. Conversamos sobre el significado de las cabezas del Tío junto con su artista Miguel Ángel. Esa casa despertó mucha curiosidad en 2022 en los medios de comunicación y en la opinión pública. Algunos la han catalogado como la casa de diablo y otros han afirmado que “es parte de nuestra cultura”.

Por eso en principio la pregunta provocó susurros y la búsqueda de un mejor argumento de parte de don David para responder, según se nota en la entrevista, no solo a nosotros, sino a una opinión pública nacional e internacional. Don David sostiene que la idea de construir la casa con tales figuras surge de una larga historia familiar que viene desde la Guerra del Chaco y la propia experiencia de vida de él en la mina de Guanay, al Norte de La Paz.

El hecho es el siguiente: el abuelo de don David, Francisco, fue soldado en la Guerra del Chaco con Paraguay, un hecho trágico y sin sentido para los aymaraquechuas del país. Bolivia era un cosmos antinación y antiaymara. Y don Francisco, según cuenta David, estuvo allí. Y allí un día se soñó con un Diablo. Su interpretación de ese sueño era morir. Y para no morir, don Francisco pidió ayuda a Dios en forma de una ch’alla a los apus andinos (dioses andinos) y milagrosamente no murió. Volvió al país y dejó una descendencia, David Choque y su familia.

Allí se origina la idea de respeto al Tío que es una divinidad y es famosa en las minas de Bolivia ubicadas en las altas montañas de donde ese extrae el estaño o la plata.

Don David se convierte, en esa relación, en minero y reproduce el respeto al Tío, ya no en las altas montañas de los Andes, sino en las tierras cálidas de Guanay. Dice: “La rutina del minero es entrar a la mina, nos pedimos del Tío, entramos al otro mundo” ‘se ch’alla con alcoholcito’”. Además, afirma que ese “es una creencia muy propia suya y de muchos”. Efectivamente, ch’allar es un acto ritual muy difundido en la cosmovisión andina y de hombres y mujeres que viven aquí y también en las zonas tropicales y amazónicas como Santa Cruz o Alto Beni.

Sin embargo, ahora esto no solo es parte de un hecho histórico de un pasado trágico, sino se ha convertido en una idea productiva que es la búsqueda de lo “original”. ¿Qué significa este último hecho? En casi todas las entrevistas con los qamiris alteños o paceños se encuentra la idea de ser original frente al vecino y otras edificaciones según también lo constata R. Cárdenas y otros (2010).

Lo que pretende don David con la “Casa del Tío” es justamente la búsqueda de ser original. Dice: “no hay nadie con este tipo de casa aquí en El Alto”. Aunque el joven Miguel Ángel, dice que “hay una casa muy parecida a la del Tio en México”. Ahora bien, ese ser original no es ser mejor que el otro, sino ser diferente (como dejamos notar en un anterior artículo sobre dueños de las nuevas casas de El Alto en este mismo medio). Es decir, los aymaras alteños están en una frenética búsqueda de ser originales tanto en la construcción de casas, en el negocio para encontrar nuevos nichos comerciales y también en la robótica (como se mostró en 2019 de parte de jóvenes de la UPEA).

¿Qué sentido tiene ser original? Ser original tiene mucha importancia, dado que es el medio con el que se logra el éxito social y económico y también en otras actividades sociales. Y para ello David ha contratado a un artista cruceño, el joven Miguel Angel. David y su familia han puesto la idea y los recursos económicos modestos para construir la casa y el artista pone en práctica esa idea y la recrea de un modo más llamativo. El hecho es lograr la visita de turistas nacionales y extranjeros. En efecto, según cuenta David aquí ya llegaron “gringos” de Estados Unidos o de Europa. Y se quedaron asombrados con la idea y la obra.

Y entonces don David dice: “¿por qué no podemos nosotros también sobresalir y hacernos conocer en el mundo?”. “Tenemos todo”. Y el Tío es uno de ellos. Es parte de su creencia, pero también es parte de una idea económica.

Además, esto se fundamenta en otra idea que es la mostrar al Tío a nivel internacional y equipararlo con otras divinidades del mundo, como Jocha en Japón o Grampus en cultura nórdica, y de ese “modo hacernos conocer y levantar muy en alto a la ciudad de El Alto y Bolivia”. Afirma que la casa se terminará posiblemente en diciembre de este año y ahí se mostrará al Tío andino en igualdad de condiciones con otras divinidades del mundo. Afirma don David: “si los israelíes tienen un Dios al igual que los hindúes, nosotros también vamos a mostrar junto con esas divinidades, al Tío”. En esa relación, el Tío sería una divinidad más representativa del mundo andino. Por lo que la casa sería un lugar de los diferentes dioses, donde el Tío será un eje ordenador del mundo. ¡Que tal esa idea! Es una idea cultural que subvierte totalmente el orden del mundo actual.

Pero estas ideas subversivas tienen su costo. Le cortaron por un tiempo luz y ahora el agua. Es decir, por alguna razón técnica o política de alguna mano negra, le han privado de estos servicios. Según esto, parece no ser un asunto técnico, sino político. Don David dice que “hay gente que no le gusta mis creencias”. Sospecha que esos cortes vienen de ese lado.

Bien, entonces la ciudad de El Alto no solo es luchadora social, sino también en lo cultural y otros campos. Es una ciudad en ebullición de ideas y acciones con las que trata de convertir la urbe en una ciudad atractiva en términos turísticos y comerciales, sumado todo esto a lo que ya es en el campo político.

La casa sería un lugar donde el Tío será un eje ordenador del mundo. Es una idea cultural que subvierte totalmente el orden del mundo actual”.
La casa sería un lugar donde el Tío será un eje ordenador del mundo. Es una idea cultural que subvierte totalmente el orden del mundo actual”.

Pablo Mamani Ramirez / Sociólogo

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen.
Para más información puede contactarnos

OTRAS NOTICIAS