Primera parte

Las raíces del conflicto
ruso-ucraniano

¿Es realmente Putin un loco hitleriano o es un líder defendiendo a su nación de una agresión que venía sufriendo desde la caída del muro de Berlín?, analiza el autor.

Ideas
Por 
La Paz - domingo, 26 de junio de 2022 - 5:47

El 21 de febrero de 2022 Vladimir Putin reconoció la independencia de Donetsk y Lugansk declarando que las fronteras de dichas regiones se extienden a las zonas controladas por el ejército ucraniano. Esto, intrínsecamente significaba que se usaría la fuerza para expulsar al ejército ucraniano si no se retiraban por su propia voluntad, y así sucedió, la guerra ruso ucraniana dio inicio, pero, ¿y si la guerra realmente inició en 2014?

Es un hecho que nuestro mundo está pasando por cambios muy profundos que están actuando como catalizadores del nuevo orden mundial que se avecina, tales como la pandemia, la agenda 2030 de la ONU, el gran reseteo económico mundial impulsado por el muy influyente, pero a la vez desconocido Foro de Davos, la digitalización de la economía mundial y la actual guerra ruso-ucraniana.

Hoy en día el ciudadano común se encuentra en medio de una tormenta de información que fluye por distintos medios como los ya muy conocidos televisión, radio y periódicos, sin embargo, el avance de la tecnología ha llevado la “información” a invadir las redes sociales, nuestro dispositivo móvil es una potente computadora que cabe en la palma de la mano y es capaz de traernos al instante las imágenes de ciudades devastadas, de refugiados huyendo de Ucrania y de líderes políticos amenazándose con emplear armamento nuclear. El torrente interminable de noticias da la apariencia al ciudadano común de que está muy bien informado, pero nada más alejado de la realidad.

Ya el autor de la novela Fahrenheit 451, Ray Bradbury, había descrito el fenómeno de la sobreinformación con las siguientes palabras: “Llénalos de noticias incombustibles. Sentirán que la información los ahoga, pero se creerán inteligentes. Les parecerá que están pensando, tendrán una sensación de movimiento sin moverse”. Y es que la sobrecarga de noticias, lejos de ofrecernos una ventana al entendimiento de la situación real, provoca confusión, ya que tener acceso a mucha información no es sinónimo de estar bien informado, es por ello que resulta imprescindible en nuestros tiempos que todas las personas tengan la capacidad de analizar las dinámicas internacionales de forma integral, así como saber discernir la información que obtienen a través de las redes. Frente a esta creciente necesidad, junto al Centro de Estudios del Pensamiento Americano hemos desarrollado un curso de análisis internacional y geopolítica apto para todo público.

Así, usando las herramientas que nos ofrece la metodología geopolítica, podemos dar una explicación de las verdaderas razones por las que Putin decidió atacar a su vecino y es tal su “locura”, según occidente, que podría provocar una tercera guerra nuclear. ¿Pero es realmente Putin un loco hitleriano o es un líder defendiendo a su nación de una agresión que venía sufriendo desde la caída del muro de Berlín? Para muchos, esto sonará a exageración, pero le aseguro que nada lo es. Debo aclarar antes de seguir que no soy un admirador de Putin, mucho menos de la política exterior de EEUU, más bien soy un observador imparcial, y esa imparcialidad me obliga a reconocer que Rusia ha sido agredida desde los años 90, y para entenderlo debemos ir a la historia.

Ucrania y el transporte de gas

Comenzamos con la URSS, que entre los años 1940 y 1960 invirtió ingentes cantidades de dinero para construir el actual sistema de transporte de gas en Ucrania, entonces parte de la URSS. En el año 1943, durante la Segunda Guerra Mundial, el gobierno soviético desarrolló una industria nacional del gas, y para 1948, inauguró el gasoducto Dashava-Kiev que se extendió en 1951 hacia Bryansk y Moscú, es decir: el gas ucraniano circulaba hacia Rusia. Nikita Kruschev intentó convertir a Ucrania en un soviet industrial y el sistema de trasmisión de gas se fue expandiendo durante la década de los 50 y 60 hasta que, en 1965, centralizó la exploración, desarrollo y distribución de gas dentro del Ministerio de la Industria del Gas.

En la década de los 70 y 80 Ucrania pasó a ser una ruta de exportación del gas ruso a Europa, ¿Por qué sucedió esto? Porque en las décadas de 1970 y 1980 el Ministerio de Industria del Gas encontró grandes reservas de gas natural en Siberia, la región de los Urales y la región del Volga, entonces el gasoducto ucraniano pasó a tener lo que se conoce como un flujo inverso. Antes iba de ucrania hacia Rusia y ahora iría de Rusia hacia Europa; la Unión Soviética se convirtió así en un importante productor de gas.

Leonid Brézhnev continuó con la inversión en Ucrania creando la central nuclear de Chernóbil que, como todos sabemos, explotó el 26 de abril de 1986. Esto y la derrota de la URSS en Afganistán por unos talibanes entonces apoyados por Estados Unidos, presagiaban la muerte de la Rusia comunista, lo cual sucedió efectivamente en 1991, momento en el que Ucrania se independizó de la URSS aprovechando su debilidad.

Con la disolución de la URSS se creó un territorio colchón entre Europa y Rusia, compuesto por Lituania, Estonia, Letonia, Lituania, Ucrania y Bielorrusia, y los activos de la industria del gas se transfirieron a empresas nacionales recién establecidas como Ukrgazprom y Turkmengazprom. Gazprom mantuvo activos ubicados en Rusia y aseguró un monopolio en el sector del gas que empezó a emplear a Ucrania y Bielorrusia como países de tránsito del gas natural ruso hacia la Unión Europea. Pero no todo fue miel sobre hojuelas, pues tras el “divorcio” de Ucrania y Rusia, saltaron disputas en las cuales salió a la luz el robo del gas ruso por parte del gobierno ucraniano. Pero éste tema lo tendremos que tratar en una segunda entrega de ésta serie que inicia hoy.

En la década de los 70 Ucrania pasó a ser una ruta de exportación del gas ruso a Europa, porque se encontró grandes reservas de gas natural en Siberia”.
En la década de los 70 Ucrania pasó a ser una ruta de exportación del gas ruso a Europa, porque se encontró grandes reservas de gas natural en Siberia”.

Samuel Cruz / Analista internacional; experto en geopolítica y gobernanza global

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen.
Para más información puede contactarnos

OTRAS NOTICIAS