Igualdad de género y relaciones de poder

Shakira vs. Piqué y la exposición de la vida privada, ¿un asunto feminista?

Para una activista por los derechos de las mujeres, este fenómeno habla más de la sociedad que de la cantante; para otra, las relaciones entre hombres y mujeres son de poder . Y una abogada considera que la actitud de Shakira contradice las bases del feminismo y es “indigna”.

Ideas
Por 
La Paz - domingo, 22 de enero de 2023 - 5:00

La polémica mundial que generó el escándalo entre la megaestrella Shakira y el no menos famoso futbolista Gerard Piqué está motivando reacciones diversas en cuanto a la igualdad de género, el empoderamiento femenino y los vínculos hombre-mujer, en tanto relaciones de poder. ¿Qué puede sacar en limpio la sociedad como reflexión de una sobreexposición de la vida privada en las redes sociales? ¿ De qué tipo de feminismo estamos hablando, si lo hay?

Para conocer y contrastar criterios, Página Siete conversó con tres mujeres ligadas a la defensa de los derechos femeninos, aunque una de ellas, Daniela Murialdo, abogada, forma parte del movimiento unipersonal no feminista #MeNeither.

Según Murialdo, el feminismo suele exaltar cualquier actitud de una mujer que suene a la revelación, al empoderamiento y que posiblemente no lo sea.

“Es curioso, porque en este caso, lo que hace Shakira y su canción es reclamar un amor romántico, que es justamente lo contrario a lo que el feminismo aspira, que es acabar con ese amor romántico que en términos del feminismo genera dependencia de la mujer, que no le permite realizarse porque tiene que dedicarse a la relación de pareja y al hombre. Pero Shakira reclama, en vez de agradecer que la haya dejado y que ahora es independiente y que puede hacer su vida. Es contradictorio”.

Agrega que “el feminismo utiliza este tipo de actitudes, la canción es ya el summum del empoderamiento y de la libertad de ella de decir lo que quiera; se cree que eso es feminismo, pero no es suficiente”.

Murialdo asegura que, independientemente de que la sobreexposición en las redes sea protagonizada por un hombre o una mujer, compensa de algún modo un vacío o inseguridad.

“Si uno ve el caso de Shakira, es curioso, porque si yo tuviera una ruptura como ésa, lo que hago es quedarme callada. Lo que ha hecho Shakira, y que ha generado tanta burla, es esa sobreexposición del dolor y de la amargura, que lejos de conmover a mucha gente, empodera a Piqué y no a ella, porque le está atribuyendo toda su vida, le está entregando su vida, su dolor y su amargura a él”, reflexiona.

En su criterio, el empoderamiento es algo que la mujer debe construir sola y no exponiéndolo.

Afirma que “es contraproducente y es una señal fatal para el feminismo, una sobreexposición indigna para ella, que justamente demuestra que no es independiente y devela la necesidad de esa relación a nivel de que tiene que exponer a todo el mundo a costa además de sus propios hijos”.

En cuanto a los ataques de la cantante a la nueva pareja de su exmarido, Murialdo dice que “la sororidad funciona en tanto no me perjudique a mí y no tenga relación conmigo. Ella se lanza contra la chica, pero también muchas otras mujeres, todo el movimiento contra ‘la desgraciada que le robó el marido’. Si el marido pone cuernos, el culpable es él, no la mujer con la que es infiel, y viceversa”.

“Si realmente hay un tema de sororidad y de causa feminista, no atacas a la mujer, sino al hombre. Eso se ve todo el tiempo; en Bolivia el macho es macho cuando le afecta a una o a alguien conocido; si ese macho ataca a mujeres, entonces ahí sí hay sororidad”, cuestiona.

En su criterio, una verdadera feminista “se hubiese quedado callada, porque ya no se trara de un tema del feminismo, sino de dignidad”.

“Todo esto ha sido como un triunfo para el movimiento feminista, pero ha generado mucha burla. Es contraproducente. La canción de despecho ha logrado que se la vea como una mujer débil, insegura, celosa. En lugar de provocar ternura, ha expuesto su inseguridad y sus celos. Esto no lo hace una ‘mujer fuerte’, lo hace una ‘mujer débil’ que tiene los medios suficientes para explotar esa debilidad”.

Un reflejo de la sociedad

En contrapartida, Elizabeth Peredo Beltrán, activista por los derechos de las mujeres, considera que el mensaje de la cantante colombiana ha tocado al feminismo, y lo ha hecho bien porque ha abierto un abanico de polémica sobre diferentes temas que tienen que ver con los valores que debemos construir en una sociedad, como el respeto del hombre y la mujer, pero también el empoderamiento de las mujeres. “Ha puesto en la mesa esos temas, además de una manera magistral”, considera, lo que no hace a Shakira un “emblema del feminsimo”.

“Esto nos da una idea de cuán generalizada o validada está en la sociedad esta lucha centenaria de las mujeres por la igualdad, por el derecho, el respeto y por construir relaciones basadas en la transparencia”, dice.

Sostiene que, aunque hay diferentes maneras de procesar estas rupturas amorosas, porque lo que hace Shakira “es remover los patrones tradicionales de cómo se cuenta ruptura. Cuáles son las narrativas, o la mujer sufriente y en silencio. Ella rompe con eso, a su estilo, una puede coincidir o no”.

En criterio de Peredo, la familia y la pareja están en crisis y este tema debería apoyar una reflexión sobre el cuestionamiento femenino al amor romántico.

“No podemos seguir formando a nuestras hijas en la idea de que van a encontrar un príncipe azul. Eso se construye con otro tipo de códigos, no sólo con la pinta y el dinero. Es fácil hablar de empoderamiento para una mujer que vende millones con sus discos, pero también ha empoderado a otras mujeres. 60 millones de personas comentando, impactadas por lo que dice o hace Shakira, es notable”, afirma.

Sobre los cuestionamientos sobre si es ético, o correcto, que una mujer ataque a otra, sostiene que “es un ataque que yo no haría, pero hay diferentes maneras de procesar. Es un ataque que responde al dolor que significa ser traicionada. Y hay que evaluar el impacto en los niños”.

Como conclusión más relevante, Peredo dice que lo sucedido en enste caso habla más de la sociedad que del propio drama de Shakira.

“La reflexión que ha provocado Shakira está latente en la sociedad, ella ha dado un golpe de taco porque ha dicho lo que la gente se traga entre lágrimas, lo ha dicho bailando y eso está bien, es catártico y liberador. Como sociedad tenemos que reflexionar en conjunto sobre cómo se tienen que tratar estos temas, qué significa la empatía de pareja, qué es la ética amorosa, cuidar al otro”.

Agrega que este fenómeno habla más de la sociedad que de ella, pero también indica cómo la mayoría de la gente está pendiente de la vida de los artistas, las élites y los ricos. Como sucedió en el juicio entre Amber Heard y Johnny Depp, en el que se expusieron sus trapos sucios “a un nivel obsceno”.

“La gente mira los millones que van y vienen por detrás. ¿Por qué hay tanta fascinación de la gente por estos ricos? Ése es otro tema que debemos analizar de manera autocrítica”.

“Si se hablaba de esta situación hace 70 años, cuando nuestros abuelos eran jóvenes, esto sería un escándalo, porque lo normal es que las mujeres callen, lo que es parte de la naturalización del poder del hombre proveedor y del hombre que da un apellido a la familia”, agrega.

Límites entre lo público y lo privado

Sonia Montaño, feminista y socióloga, sostiene que a la luz de lo que ha pasado, este caso tiene particularidades, porque Shakira ha hecho de su vida privada parte de su carrera artística.

“Hay una dimensión que tiene que ver con la sociedad abierta en la que vivimos, donde los límites entre lo público y lo privado están cada día más expuestos y eso es algo que, aunque siempre ha sido así, hoy se ha multiplicado por las redes sociales. La vida privada es cada día más porosa”.

En su análisis, considera que hay una gran diferencia entre abrir la vida privada de una mujer y un hombre en una relación, porque se presupone, analíticamente como feminista, que las relaciones entre hombres y mujeres son relaciones de poder y hay distintas formas de poder: “una cosa es Shakira con el futbolista, y otra la señora de la esquina con su marido; en ambos casos hay quien ‘factura’, el que factura menos, o el que no factura”.

Destaca que el tema de la autonomía económica es un aporte del feminismo para analizar las relaciones entre hombres y mujeres “Para hablar de igualdad entre hombres y mujeres el feminismo ha insistido en la importancia de la autonomía económica de las mujeres. Eso se debe analizar desde lo coneptual: una mujer que tiene medios de subsistencia económica autónomos puede abrir la boca más rápido. Pueden no cantar como Shakira pero pueden decirle chau al señor. Tener poder económico es por lo que el feminismo ha luchado mucho”.

Afirma que el feminismo ha insistido en que el mundo privado y el público están regidos por dos lógicas diferentes, y el feminismo ha hecho mucho esfuerzo por abrir las puertas del hogar a la lógica de igualdad que se da en la vida pública.

Hay un límite, que es la intimidad, pero el ejemplo más claro de abrir la vida privada al escrutinio e incluso a la ley, es la lucha contra la violencia doméstica. Nuestras abuelas y bisabuelas se resignaban al silencio porque no había ninguna cultura ni leyes contra la violencia. No estaba en el imaginario que la sociedad o el Estado podían meterse en la vida privada de las personas. “La Iglesia y la ley consideraban que el deber de la mujer era tener relaciones sexuales con los hombres. Pero la frontera se ha ido abriendo hasta que la mujer pudo hablar incluso de violación dentro del matrimonio, ya puede negarse a tener relaciones sexuales” explica.

En esta sociedad que se abre cada vez más, agrega, la palabra “empoderamiento” se ha convertido en un show, “pero la idea de que el Estado y la ley protejan a las mujeres es algo que es importante y es una conquista del feminsimo”.

“Es su manera de responder, otros lo harán de otra manera. Se dice que Shakira le ha dado un sopapo a tu ex, a mi ex y a los ex de todas”.
“Es contraproducente y es una señal fatal para el feminismo, una sobreexposición indigna para ella”.
Daniela Murialdo
“Shakira ha dado un golpe de taco porque ha dicho lo que la gente se traga entre lágrimas; es liberador”.
Elizabeth Peredo
“Ninguna feminista dice que las mujeres no tenemos emociones y que no sentimos celos, somos humanas”.
Sonia Montaño
Punto de vista

Gracias, Shakira, por demostrar que el ser humano siempre puede ir un poquito más abajo en su miseria. Yo pensaba que con lo del papel sanitario en la pandemia habíamos tocado fondo como especie; pero no, podemos aún seguir bajando en nuestra miseria. Así que gracias Shakira por ser el ejemplo de que la gente necesita héroes de barro; y sobre todo por ser el ejemplo que ser famoso no significa ser inteligente.

¿Y por qué digo que ser famosa no significa ser inteligente? Porque acabas de responder una de las preguntas que muchas veces me hacen: ¿cómo puede ser que la gente que triunfa y que tiene éxito en la vida, no sepa gestionar su vida personal? Pues por lo que tú acabas de hacer, y de demostrarnos, una cosa es el éxito material y otra muy distinta es el éxito emocional.

Gracias, Shakira, por ser el ejemplo que en el terreno de la inteligencia es, entre otras cosas, donde entraría el tema de tus hijos. ¿Has pensado en ellos? Está claro que puedes ser una loba herida, porque te han hecho daño, porque te han traicionado, es comprensible; pero, Piqué, Shakira, ¿pensaron en sus hijos? Les están obligando a posicionarse entre dos referentes famosos mundiales de héroes de barro. Además, pasarán a la historia como el nuevo referente del movimiento feminista. Ahora resulta que una mujer que machaque a otra es genial dentro del feminismo y es el gran empoderamiento que la mujer estaba buscando. Impresionante dónde está llegando el ser humano, ¿verdad?

Pero también gracias, porque la forma en que tienes de expresar las emociones es a través de lo material, un Casio, un Rolex, un Ferrari y no sé cuantas historias has dicho. Increíble. Ésta es la forma en la que tú tienes de valorar a las personas, ¡qué bien! Así nos va, nos valoramos por lo económico, por lo material.

Y, por último, una lanza de esperanza a favor de ese arte auténtico, que procede de la emoción. Se dice que el arte siempre ha hablado del amor y del desamor, por supuesto; cada uno puede hacer lo que quiera, comentar lo que quiera, expresar lo que quiera y escribir lo que quiera, ¡faltaría más! Pero el arte es también esa capacidad de emocionar, es la capacidad de hacernos desconectar del inconsciente y conectar con el consciente humano que somos. Es esa forma de expresión única y divina que el universo ha puesto a nuestra disposición. Y eso nada tiene que ver con una canción hecha desde la herida del ego.

Así que una vez más, gracias Shakira por demostrarnos que podemos seguir confundiendo las cosas cuando no sabemos quién somos.


Necesitamos tu apoyo

La mayoría de las noticias que publicamos en nuestra página web son de acceso gratuito. Para mantener ese servicio, necesitamos un grupo de generosos suscriptores que ayuden a financiarlo. Apoyar el periodismo independiente que practicamos es una buena causa. Suscríbete a Página Siete Digital.

 

Hacer click

 

NOTICIAS PARA TI

OTRAS NOTICIAS