Matasuegra

Sordera selectiva

La decisión de postergar el censo la tomó el gobierno, lo que la narrativa oficialista no menciona es quién decidió o sugirió la magnitud de la postergación, escribe el autor.

Ideas
Por 
La Paz - domingo, 24 de julio de 2022 - 5:00

Hace poco escuché la radio de un periódico para-oficialista, donde un periodista aseguraba que el gobierno no tomó la decisión de postergar el Censo Nacional de Población y Vivienda. Claro, este colega repite el libreto elaborado por los narradores masitas (a propósito, ¿quiénes serán?), que pretenden instaurar el relato de que Lucho gobierna escuchando al pueblo.

Según esta narrativa, repetida y defendida por el periodismo paraoficialista, fueron varios alcaldes y gobernadores los que pidieron la postergación del censo, muchos de ellos de fuerzas opositoras, por lo que sería absurdo culpar al gobierno por este pequeño ajuste de fechas.

Bueno, el colega sabe muy bien que la decisión la tomó el gobierno, no hay por dónde perderse. Que haya escuchado sugerencias, es posible, pero la decisión de postergar el censo la tomó el gobierno, punto. Lo que la narrativa oficialista no menciona es quién decidió o sugirió la magnitud de la postergación. Pues no creo que los alcaldes y gobernadores hayan propuesto dos años de dilación en un asunto tan importante para sus regiones y municipios.

El asunto es más sencillo: una vez más, el gobierno mintió al país. Pese a las observaciones que se hicieron desde la oposición y otros ámbitos de la sociedad civil, el ejecutivo se empecinó en confirmar la realización del censo e incluso su exdirector llegó a asegurar que su ejecución estaba garantizada. Y ahora nos preguntamos, ¿garantizada por quién? Desde un inicio sabíamos todos, incluido el gobierno, que el censo no iba por buen camino, pero, como ya es costumbre, el ejecutivo rechaza cualquier posibilidad de fracaso, lo cual tiene una grave consecuencia: también rechaza cualquier posibilidad de enmienda.

Si se reconocían lo errores iniciales, se habría podido corregir las cosas y, si bien la postergación del censo era inevitable, no se habría recorrido dos años. Pero como la mentira ya estaba corriendo, les fue imposible echarse atrás, y ahora la quieren sostener pasando la bolita a los alcaldes y gobernadores. Sabemos bien que el MAS no hace caso a nadie, no escucha sugerencias, menos si vienen de la oposición, pues si así fuera, el entuerto del Defensor del Pueblo ya se habría resuelto. Es más, ni siquiera habría habido entuerto.

En ese tema, básicamente solo se pidió que la designación del defensor no se politizara, que sea meritocrática, y la sugerencia más audaz fue que una comisión de notables se hiciera cargo del proceso, pero ¿acaso quisieron escuchar? Y acabamos en el estancamiento, porque los asambleístas del MAS, que simularon tener principios durante unos días, luego decidieron nomás acatar las órdenes de la cúpula y boicotearon la labor de la comisión encargada.

Se dieron modos de sacar de carrera a candidatos que tenían las mejores calificaciones previas, y así dejaron el camino allanado para los postulantes afines a su partido. Y aun así, tienen el descaro de culpar a la oposición por la demora en la designación del defensor. Que, además, parece que será una decisión del presidente Arce, pues como la justicia está intervenida políticamente, a algún juez le pareció que podría ganarse unos puntos (de cara a las próximas elecciones judiciales) con la cúpula, si se pasa por alto la Constitución y basurea las competencias del legislativo, dándole un poder nivel dios a Luchito.

¿Será, por ejemplo, que el presidente hará caso a la opinión pública y destituirá al Procurador del Estado? No lo creo, el presidente Arce y el expresidente Morales tienen sordera selectiva. Escuchan lo que les conviene. Evo, por ejemplo, ni se inmuta ante las críticas respecto a la mentada copa que lleva su nombre y que se disputará en el Chapare. Obviamente es parte de una campaña política, pero también un culto a la personalidad que el expresi disfruta mucho. Y no importa que se haga un referéndum, la copa no cambiará de nombre.

Claro los dirigentes chapareños ya “escucharon” a sus bases y de ahí salió el capricho bautismal, supuestamente. Porque no hay que olvidar el viejo eslogan: “Gobernar escuchando al pueblo” que acompañaba gigantografías del rostro de Evo en todas las ciudades. Pero cuando el pueblo dijo “No”, prefirió hacerse al sordo. En realidad, sí escuchó a quien le interesaba escuchar, pues para el masismo, en general, no todos somos el pueblo de Bolivia, hay bolivianos de primera y de segunda; los de primera son los que creen todas las mentiras del gobierno, las avalan, las legitiman con su voto y las aguantan.

Este grupo goza de ciertos privilegios, como no pagar impuestos y crear miniestados autónomos, y también hay menos favorecidos, que se contentan con bonos o canchitas. Claro, ninguno de estos pide educación y salud.

Y no importa que el 80% de la población pida que los cocaleros disminuyan sus sembradíos, que al menos contribuyan al fisco, que la policía y el ejército sienten soberanía en esas tierras de nadie (o de muy pocos), ni Arce ni ningún masista hará algo al respecto, y el Chapare seguirá produciendo coca inacullicable, para beneplácito de los capos del narcotráfico de otros países, que cada vez más, están extendiendo sus tentáculos en nuestro territorio. Narcoavionestas, asesinatos, sicariato... todo eso ya se está volviendo normal en las noticias cotidianas.

Y el gobierno del MAS sale con la sandez: “Es culpa de Añez”. Solo por sentido común pienso que no podíamos esperar un escenario mejor, ya que el presidente de las seis federaciones de cocaleros del Chapare fue presidente 14 años consecutivos, sin dejar su puesto sindical, vale decir que siempre gobernó velando los intereses de su sector por sobre cualquier interés de país. Y así estamos ahora, asechados por el narcoterrorismo.

Mientras tanto, la sordera selectiva del masismo continúa generando entuertos que ni siquiera Luchito, con poderes nivel dios, podrá desfacer.

“Como la mentira ya estaba corriendo, les fue imposible echarse atrás, y ahora la quieren sostener pasando la bolita a los alcaldes y gobernadores”.

WillyCamacho / Escritor

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen.
Para más información puede contactarnos

OTRAS NOTICIAS