Indicadores de Chile

Todos somos sospechosos

Los chilenos desconfían de las élites, los partidos políticos, los dirigentes sociales, los académicos, el Congreso, el gobierno; de todo aquel que ostente algún privilegio de clase.

Ideas
Por 
Santiago de Chile - domingo, 20 de noviembre de 2022 - 5:00

Chile es un país de espadas levantadas. Alerta, siempre alerta ante el enemigo real o imaginario, no importa. La amenaza presente, el temor al engaño, el fraude, el robo, la estafa, la mentira, lo que sea. Hay que defenderse porque el mundo es hostil, la gente te hará daño, ten cuidado. La desconfianza está en el aire y te golpea en la cara como una bofetada sin aviso. Es parte del chilean way, de la cultura nacional. No está en el escudo patrio, pero poco falta: no te fíes de nadie. Impresiona su omnipresencia cuando se llega al país por vez primera o se regresa a la llamada patria después de un largo tiempo fuera.

A poco andar se empiezan a escuchar las frases clásicas que se repiten como un estribillo majadero, que da cuenta de una sociedad enferma desde la raíz. No hables con extraños, no te metas, no te creo, en algo habrá estado metido, anda tú a saber, ¿dónde está la letra chica? ¿Por dónde nos quieren cagar? La convivencia contaminada, todos somos sospechosos. Ya no le creemos ni al vecino, ni a nuestra sombra. Los empleados nuevos son puestos a prueba por un mes. Otros exigen recomendaciones y una llamada de refuerzo nunca está de más. Culpable antes de ser declarado inocente.

Patético.

Los chilenos desconfían de las élites, los partidos políticos, los dirigentes sociales, los académicos, el Congreso, el gobierno. Todo aquel que ostente algún privilegio de clase, conocimiento, fortuna o poder. Los ricos de los pobres, los pobres de los ricos. La mirada de reojo, la respuesta entre dientes, los brazos cruzados. Todas las encuestas lo confirman hace años. Las cifras que dan cuenta de una profunda desconfianza hacia las instituciones. Baja adhesión social y participación ciudadana. Empatan los líderes empresariales, ministros de gobierno y los sacerdotes/clero, con un 14%. Lo que los expertos llaman bajos umbrales de confianza social.

Y sostienen que la principal causa es la segregación, la discriminación, la desigualdad. Un país extraordinariamente atomizado, dividido por clases sociales, por barrios, por formas de pensar, por el acceso a la riqueza, el origen familiar, el nivel de estudio. Incluso si se dispone de esos datos, la desconfianza puede persistir porque ¡los datos pueden ser falsos o torcidos!

Ipsos, la tercera empresa de investigación de mercado más grande del mundo, dio a conocer en marzo pasado un estudio que reveló que Chile es el tercer país de Latinoamérica donde menos se confía en la gente. Sólo lo superan Brasil y Perú. Otro de los resultados que arrojó la encuesta fue que los hombres (24%) en Chile tienden a confiar más que las mujeres (16%).

La desconfianza aumenta cada día y ya alcanza niveles crónicos. La sospecha corroe el alma nacional. Para empeorar más las cosas, la corrupción y la delincuencia se esparcen con más rapidez que el perro del infierno y, poco a poco, la gente se repliega en sus burbujas, brotan los ghettos como callampas. En los sectores acomodados, los vecinos se resguardan tras altos muros –mientras más miedo, más altos–, alarmas, rejas, cámaras, guardias privados. En los barrios populares, la reja es un imprescindible, aunque no sea garantía de nada.

La comunidad no existe, mi amor, tremenda fantasía. El sentido de pertenencia está ausente. No se conjuga el plural, solo el singular, se cuida lo propio sobre lo colectivo. El individualismo campea, alimentado por la exclusión y la inequidad. La meritocracia es una gran mentira cuando no hay igualdad de oportunidades. El que llegó a la cima es porque tuvo los recursos, los contactos, y si llegó primero a alguien habrá liquidado en el camino. Cada uno se rasca con sus propias uñas, sálvese quien pueda, nadie nos quiso ayudar de verdad.

Cuesta entender que la verdadera globalización pasa por acortar las brechas, tender puentes de confianza, derribar muros de sospecha. Así se hace patria de verdad. Pasa por asumir los éxitos individuales con la misma fuerza que los fracasos colectivos. El sentido de responsabilidad social supone privilegiar el bienestar social sobre el individual.

La institución en la que más confían los chilenos es bomberos, un cuerpo de voluntarios que suelen pagar de su bolsillo uniformes y utensilios, siempre presente en el inconsciente ciudadano como ejemplo de ayuda desinteresada.

La crisis de confianza no es reciente. No son pocos los que atribuyen su origen a la dictadura, que sembró el terror y la represión y, con ello, la sospecha que caló hasta los cimientos de nuestra sociedad. Se interrumpió el diálogo, se acabó la participación ciudadana, se abortaron los sueños. Porque el confiar supone riesgos y en tiempos de emergencia ya no hay espacio para ni uno más y sólo impera el afán de sobrevivir.

Desde hace mucho hay una línea divisoria invisible pero inequívoca entre el mundo exterior, el público, y el privado. Afuera está lo desconocido, lo hostil, el enemigo. Sólo en el seno de la familia (sobredimensionada) y en el entorno más cercano –entre los amigos y algunos compañeros de trabajo– se encuentra la confianza y credibilidad, el respeto, la transparencia. El contraste suele ser brutal.

No se salva nadie. Un reciente estudio del Reuters Institute de la Universidad de Oxford dio cuenta que Chile está entre los países que menos confían en la prensa. En el documento se sitúa a la población como la que más desconfía de los medios de comunicación y de las noticias que consume, a nivel latinoamericano. Cerca de un 70% de los chilenos no confía en lo que lee, escucha o ve en los medios.

Un estudio de la encuestadora Cadem reveló en el 2020 que, tras el estallido social, la mayoría de los chilenos se volcaron a las redes sociales para informarse. La televisión abierta registró una caída de 24 puntos en la confianza ciudadana. Un 80% de los encuestados cree que es el medio que más se centró en la violencia y los destrozos y un 61% considera que representa los intereses de la élite. Ayer fue “El Mercurio miente”. Hoy ”la TV miente” : se leyó en los grafitis, las pancartas, y se escuchó con fuerza en los gritos de muchas protestas. Las fake news era la punta del iceberg.

Todos somos sospechosos.

“Las cifras que dan cuenta de una profunda desconfianza hacia las instituciones. Baja adhesión social y participación ciudadana”.

Mensaje de Raúl Garáfulic, presidente de Página Siete

 

Estimado amigo lector:

Me dirijo a usted para agradecerle por su preferencia hacia Página Siete, que nos ha convertido en uno de los medios de comunicación más influyentes del país. 

En esta ocasión, necesito pedir su apoyo, mediante la contratación de una suscripción a Página Siete Digital. La evolución hacia un modelo de negocios de suscripciones digitales es una tendencia entre los diarios más importantes del mundo.   

Por un costo cercano a $us 5 al mes, los suscriptores recibirán acceso a contenidos premium de nuestro portal www.paginasiete.bo, como el periódico impreso digital (ePaper), varios “newsletters” temáticos, podcasts, más de 12 años de archivo digital (hemeroteca), y otros productos especiales.

Si bien el servicio que le ofrecemos es sustancial para mantenerlo bien informado, lo más importante es que usted ayudará a preservar la libertad de expresión, al permitirnos alcanzar el equilibrio financiero que todo periodismo independiente necesita. 

Durante los últimos tres años, los ingresos de los periódicos del país se redujeron dramáticamente. Primero, por la pandemia, que afectó la venta de periódicos impresos y, luego, por la caída de anuncios publicitarios, causada por la crisis económica actual.

En nuestro caso, la situación se complicó aún más, por el permanente acoso al que nos sometió el Gobierno, mediante agresivas auditorías y multas de varias instituciones del Estado, que, por supuesto, no se aplican a nuestros competidores.

También hubo presión directa contra algunos clientes, como la que provino de aquel funcionario que, con argumentos infundados, “sugirió” a algunos anunciadores que no publiquen en Página Siete, lo que, por cierto, es ilegal.

Adicionalmente, recibimos frecuentes ataques verbales y/o amenazas de líderes del partido oficialista, como Evo Morales, Juan Ramón Quintana, el Procurador General del Estado, y hasta de operadores judiciales, como el ex presidente del Consejo de la Magistratura y otros más. 

Para cerrar la brecha entre ingresos y egresos contamos con el profesionalismo, creatividad y capacidad de trabajo de nuestro comprometido equipo de profesionales, pero también necesitamos su apoyo. 

Defender la libertad de expresión es una buena causa porque nos permitirá seguir fiscalizando a los poderes del Estado, controlados, casi en su totalidad, por un mismo partido, para lograr una Bolivia más justa. 

Nuestro propósito es alcanzar 10,000 suscriptores, con el apoyo de quienes valoran nuestro trabajo. El objetivo es razonable, considerando que Página Siete tiene dos millones de lectores únicos por mes, según Google Analytics, de los cuales, 75% están distribuidos en todo el país y 25% son bolivianos que residen en el extranjero.

Suscribirse a Página Siete Digital es fácil con nuestro nuevo sistema “online”, que acepta pagos por QR, tarjetas de crédito/débito y otros, solo tiene que hacer clic en el botón al final de esta nota y seguir las instrucciones.

Su apoyo puede marcar la diferencia, muchas gracias.

Raúl Garáfulic Lehm
Presidente de Página Siete

 

Hacer click

 

NOTICIAS PARA TI

OTRAS NOTICIAS