“¿Triunfará el
fascismo en Brasil?”

Ideas
Por 
Nueva York - domingo, 25 de septiembre de 2022 - 5:00
Punto de vista

Donald Trump respaldó oficialmente a Jair Bolsonaro en su intento de reelección. En un marco de crisis económica y de hartazgo general con el extremismo del presidente brasileño, el candidato rival, el expresidente Lula da Silva, lidera en todas las encuestas por una diferencia de 15 puntos con un apoyo del 45%. En este contexto, ¿hasta qué punto un elogio de Trump le puede servir a Bolsonaro?

Trump explicó que “el ‘Trump tropical’, como se le llama cariñosamente, ha hecho un gran trabajo para la gente maravillosa de Brasil”. “El presidente Bolsonaro ama a Brasil por encima de todo”, escribió Trump. “¡Es un hombre maravilloso y tiene mi respaldo completo y total!”

En lo personal, el amor es recíproco. Bolsonaro llegó a decir que “ama a Trump” pero es importante pensar en la centralidad del culto al líder y la expectativa de obediencia total de los seguidores. Este tipo de relación no es infrecuente entre los fascistas y los aspirantes a fascistas. En 1923, Hitler dijo: “Si un Mussolini alemán fuera entregado a Alemania, la gente se arrodillaría y lo adoraría más de lo que nunca lo ha hecho Mussolini”.

Bolsonaro también coincide en hacer del machismo vulgar y exacerbado un tema central de campaña. Al igual que lo había hecho Trump en la campaña del 2016, recientemente Bolsonaro hizo un elogio de su potencia sexual para presentar su idoneidad como candidato.

Tiene lógica que un presidente investigado por la justicia, que fracasó en el manejo de la pandemia y que fue rechazado por una mayoría de electores y luego mintió y sigue mintiendo sobre el resultado de la elección, apoye a un colega que presenta exactamente sus características.

Peor aún, Trump luego apoyó la toma del parlamento del 6 de enero de 2021 en su nombre a partir de la gran mentira de que le habían robado las elecciones. El fin de dicha movilización era mantener a Trump de forma permanente en el poder a pesar del resultado de las elecciones. Es en este punto y en las reiteradas amenazas de que, si pierde, Bolsonaro no va a reconocer los resultados de las elecciones en donde es posible un peligro fascista para Brasil.

El mundo actual vive una transformación profunda: un intento de regreso del populismo al fascismo. Durante el siglo pasado, el fascismo ha evolucionado, los líderes han reformulado su aspecto. Si bien el fascismo explícito desapareció del poder después de la Segunda Guerra Mundial, sus ideas antidemocráticas sobrevivieron, a menudo entrelazadas con varias corrientes de populismo.

A pesar de su falta de originalidad, Bolsonaro se destaca entre los líderes autoritarios contemporáneos por estar, comoTrump, más cerca del fascismo que otros populistas.


Mensaje de Raúl Garáfulic, presidente de Página Siete

 

Estimado amigo lector:

Me dirijo a usted para agradecerle por su preferencia hacia Página Siete, que nos ha convertido en uno de los medios de comunicación más influyentes del país. 

En esta ocasión, necesito pedir su apoyo, mediante la contratación de una suscripción a Página Siete Digital. La evolución hacia un modelo de negocios de suscripciones digitales es una tendencia entre los diarios más importantes del mundo.   

Por un costo cercano a $us 5 al mes, los suscriptores recibirán acceso a contenidos premium de nuestro portal www.paginasiete.bo, como el periódico impreso digital (ePaper), varios “newsletters” temáticos, podcasts, más de 12 años de archivo digital (hemeroteca), y otros productos especiales.

Si bien el servicio que le ofrecemos es sustancial para mantenerlo bien informado, lo más importante es que usted ayudará a preservar la libertad de expresión, al permitirnos alcanzar el equilibrio financiero que todo periodismo independiente necesita. 

Durante los últimos tres años, los ingresos de los periódicos del país se redujeron dramáticamente. Primero, por la pandemia, que afectó la venta de periódicos impresos y, luego, por la caída de anuncios publicitarios, causada por la crisis económica actual.

En nuestro caso, la situación se complicó aún más, por el permanente acoso al que nos sometió el Gobierno, mediante agresivas auditorías y multas de varias instituciones del Estado, que, por supuesto, no se aplican a nuestros competidores.

También hubo presión directa contra algunos clientes, como la que provino de aquel funcionario que, con argumentos infundados, “sugirió” a algunos anunciadores que no publiquen en Página Siete, lo que, por cierto, es ilegal.

Adicionalmente, recibimos frecuentes ataques verbales y/o amenazas de líderes del partido oficialista, como Evo Morales, Juan Ramón Quintana, el Procurador General del Estado, y hasta de operadores judiciales, como el ex presidente del Consejo de la Magistratura y otros más. 

Para cerrar la brecha entre ingresos y egresos contamos con el profesionalismo, creatividad y capacidad de trabajo de nuestro comprometido equipo de profesionales, pero también necesitamos su apoyo. 

Defender la libertad de expresión es una buena causa porque nos permitirá seguir fiscalizando a los poderes del Estado, controlados, casi en su totalidad, por un mismo partido, para lograr una Bolivia más justa. 

Nuestro propósito es alcanzar 10,000 suscriptores, con el apoyo de quienes valoran nuestro trabajo. El objetivo es razonable, considerando que Página Siete tiene dos millones de lectores únicos por mes, según Google Analytics, de los cuales, 75% están distribuidos en todo el país y 25% son bolivianos que residen en el extranjero.

Suscribirse a Página Siete Digital es fácil con nuestro nuevo sistema “online”, que acepta pagos por QR, tarjetas de crédito/débito y otros, solo tiene que hacer clic en el botón al final de esta nota y seguir las instrucciones.

Su apoyo puede marcar la diferencia, muchas gracias.

Raúl Garáfulic Lehm
Presidente de Página Siete

 

Hacer click

 

NOTICIAS PARA TI

OTRAS NOTICIAS