Las empresas le abrieron paso mediante la filantropía, pero ahora la necesitan

La evolución de la RSE a modelo de gestión

Cada vez son más las grandes empresas que incluyen en sus esquemas de gestión y sostenibilidad las actividades de Responsabilidad Social Empresarial (RSE), tanto interna como externa.
viernes, 10 de octubre de 2014 · 21:33
Natalí Vargas  / La Paz
El cambio del  paradigma empresarial "unos ganan y   otros pierden” a otro modelo en el cual todos ganen evoluciona a un esquema de gestión  que asegura la sostenibilidad de las industrias.
El manejo empresarial  se ha transformado, a la par de la evolución  del   concepto de Responsabilidad Social Empresarial (RSE).

 
 "La evolución de la empresa como concepto ha ido desarrollándose en el mundo y en Bolivia. Las empresas, cada vez más, se  ajustan y adaptan a sus contextos y realidades. En esa evolución del concepto de empresa, también ha ido evolucionando el  de  RSE, que ahora está más ligado a la gestión de la compañía”, explica el director Ejecutivo de la Fundación  Corporación Boliviana de RSE (Coborse), Álvaro Bazán.  
Aunque su aplicación en Bolivia comenzó hace menos de 10 años, practicar la RSE  y que las empresas digan que lo hacen está en boga. Pero es entendida de diferentes maneras. Muchas  empresas grandes, medianas y pequeñas ingresan a ese camino por la vía de las donaciones.
Así, comenzando desde la filantropía, se pasó a la inversión social y de ella a la inversión social estratégica, para convertirse en  la actual gestión de la RSE.
 La primera etapa de la historia de la RSE en Bolivia comenzó en 2005, con la decisión de la fundación Avina de promoverla, luego de haber comenzado en  países vecinos, como Argentina y Brasil.


La RSE de hoy en Bolivia
Para el Director de Coborse, cuando la RSE ingresa a la gestión de una empresa lo hace muchas veces "a través de la ventana de la caridad y de las donaciones”, pero poco a poco se instala en la gestión de una compañía y ya no es una asistencia puntal a la sociedad, sino que se convierte en una transversal que  involucra a los empleados, a los proveedores y al medio ambiente, entre otros, con políticas sostenibles en el tiempo.
  Hoy muchas empresas en Bolivia  entienden  que la RSE es  un modelo de gestión empresarial que genera impactos positivos en los diferentes públicos de interés, con el propósito de mejorar el capital social y la calidad de vida.
   Así, hay  empresas  que tienen esquemas bastante avanzados para el desarrollo de su relación con las comunidades y que incluso han llegado a satisfacer necesidades de responsabilidad estatal.  
El pasado mes, por ejemplo, la  Minera San Cristóbal fue la primera empresa en Bolivia en obtener su certificación por el Instituto Boliviano de Normalización y Calidad (Ibnorca) al Sistema de Gestión de Empresa Saludable, tras un  proceso de verificación.  
Ese trabajo de buen relacionamiento con sus públicos interno y externo la ha llevado a ser reconocida como una empresa sostenible. La pasada semana fue citada como un ejemplo positivo para los sectores extractivos y de recursos no renovables, por  un estudio del Instituto de Estudios Avanzados en Desarrollo (Inesad).   
Petrobras  Bolivia este año invertirá un total de 1,2 millones de dólares en 16 proyectos y 26 cursos con un fuerte componente de transmisión de conocimientos, para fomentar el mejoramiento de ingresos y la generación de empleos, principalmente en las comunidades cercanas a sus operaciones, como Villamontes, Yacuiba y Caraparí; y también en las ciudades de Santa Cruz y Tarija.
 Los comunarios  lograron cualificar su mano de obra en mecánica, soldadura,  manejo de maquinaria y hasta en servicio de catering, pero a la vez la empresa logró contar con personal más capacitado al contratarlos.




Hay empresas que han optado por constituir fundaciones que sean su brazo operativo para proyectos de desarrollo económico y social. Como Repsol Bolivia que, además de practicar un buen relacionamiento con su público interno (trabajadores-colaboradores), coordina con las comunidades cercanas a sus centros de operación la atención que necesitan. También emprende proyectos de apoyo a la producción para el desarrollo económico local.
¿Qué  ha logrado con eso? Cumplir con los altos estándares de la industria petrolera en el mundo y seguridad en sus operaciones, un punto difícil para las empresas extractivas.
Banco Bisa, entre otras actividades dentro de su política de RSE, este año fue la primera entidad bancaria en realizar sus compras y contratación de servicios mediante  una feria a la  inversa, lo que  permitió un proceso de negociación democrática para los oferentes y una reducción de sus gastos de operación. Pero también da  respaldo a  emprendimientos innovadores,  por medio de la Fundación Maya e Innova Bolivia.
La Sociedad Boliviana de Cemento (Soboce) sigue ese mismo camino.
La Fundación Soboce otorga capital de arranque y/o capacitación luego de procesos de selección que concluye en la entrega del premio Emprendeideas, que este año creó una nueva categoría especial para mujeres. Con ello, mantiene un posicionamiento preferencial en el mercado.
Hay casos como el de la Cervecería Boliviana Nacional (CBN), que desarrolla actividades de RSE relacionadas estrechamente con sus negocios.
Apoya en proyectos de buen manejo y tratamiento del agua en su propia planta y en las ciudades donde tiene instalaciones industriales, pero también impulsa campañas de consumo responsable de bebidas alcohólicas, todas ellas en convenio con comunidades, organizaciones no gubernamentales y con instituciones públicas.



Inclusión legal

La   evolución de la RSE es inminente. Ya ha sido incluida en un reglamento para el sector financiero, que dispone que las entidades otorguen recursos para estos programas y presenten un balance social sobre esas actividades.
El especialista en RSE Mauricio Fernández es  uno de los autores de un proyecto de ley de incentivo y promoción a la RSE, en cuya elaboración participaron varias empresas, instituciones y organizaciones, bajo la coordinación de la  Fundación de Apoyo al Parlamento y a la Participación Ciudadana (Fundappac),  Fundación Labor   y la  brigada departamental de Cochabamba.
El proyecto fue enviado hace meses a la Asamblea Legislativa y   plantea la creación del Consejo Nacional de RSE (Conarse), una institución compuesta  por diferentes organizaciones privadas, sindicales, la academia, además de los ministerios de Desarrollo Productivo y Economía Plural, de Medio Ambiente y Aguas y el de Trabajo.
 El proyecto tiene dos enfoques: uno de incentivo y promoción a las empresas y uno de obligatoriedad de presentar informes integrados que tomen en cuenta la sostenibilidad social, ambiental y laboral  que practican las instituciones públicas y empresas del sector extractivo.
 Según Fernández no se puede reglamentar la RSE como tal, porque su espíritu es el desarrollo de buenas prácticas que  incluso van por encima de la ley; "no se puede limitar la creatividad de una empresa, sino sólo plantear directrices muy generales”, argumenta.   
   Asegura que en el mundo hay una tendencia general en las empresas de reportar las actividades de RSE en las áreas  económica, social y ambiental, con indicadores que se están promoviendo a escala internacional. Por ejemplo, muchas empresas que cotiza n en la bolsa utilizan estos informes para mejorar el precio de sus acciones.

 Hoy, en la agenda del discurso empresarial tienen un lugar especial  los temas de sostenibilidad de las empresas mediante la RSE, ya que en definitiva ésta mejora su gestión de negocios.

Acceso  al empleo
Petrobras Bolivia La empresa petrolera tiene programas de  cualificación de experiencia laboral, promoción de emprendimientos productivo, cualificación de microempresarios, otorgamiento de becas, proyectos de Habilidades Digitales y Habilidades para el Éxito.
Realiza microprogramas radiales educativos sobre educación ambiental y el respeto de los derechos de la niñez y la adolescencia, y  respalda al deporte y el desarrollo integral con el proyecto Clínicas Deportivas Petrobras Juego Limpio, en alianza con la Academia Tahuichi Aguilera; asimismo,  mejora los barrios y comunidades de su entorno.

Cerca  a la comunidad
Repsol Bolivia   Dispone  un porcentaje máximo de sus utilidades para sus actividades de RSE a nivel externo, aunque tiene políticas para mantener un buen trato con su público interno.
Anualmente realiza convenios con las comunidades cercanas a los campos donde desarrolla sus operaciones, en los que se plasman las necesidades que serán atendidas por el apoyo de la empresa. Pero, independientemente de estos acuerdos, impulsa proyectos de desarrollo económico local dirigidos sobre todo a la producción de miel y sus derivados y de artesanías, donde hay una mayor participación de las mujeres.

Filosofía  responsable
Minera San Cristóbal Su filosofía corporativa incluye su misión de "desarrollar una minería modelo mediante operaciones seguras, de bajo costo, con tecnología innovadora, con compromiso social y respeto por el medio ambiente, que crea valor para los accionistas, los empleados, la región en la que opera y el país”.
Bajo esa premisa, impulsan proyectos que mejoran la educación y los servicios de salud, optimizan las actividades agropecuarias y turísticas, promocionan los micro y pequeños emprendimientos y apoyan las actividades de revalorización cultural en el cantón San Cristóbal.

Alta nota  en RSE
Banco BISA Hace dos años, se convirtió en la primera entidad financiera de Bolivia en obtener la  calificación A+ en RSE, que es el grado más alto que otorga el estándar internacional Global Reporting Initiative (GRI), luego de una  auditoría realizada por PricewaterhouseCoopers (PwC) a sus gestiones 2010 y 2011.
Para lograr este grado, la entidad  cumplió  con todos los indicadores del GRI,   una herramienta internacional de reportes de sostenibilidad que evalúa el desempeño económico, ambiental y social, como resultado de su Programa de RSE, que comenzó a desarrollarse desde  2007.

Capital  social
BancoSol  Con más de 120 mil beneficiarios -entre adultos mayores, adultos, jóvenes y niños- en cuatro años, el BancoSol se perfila como una de las instituciones financieras más comprometidas con la Responsabilidad Social Empresarial (RSE) en Bolivia.
Cada año, dispone de al menos el 10% de todos sus ingresos para su programa denominado Capital Social.  Para este año  planifica llegar con sus programas a  otras 50.000 personas con sus subprogramas  Copa Sol (las alianzas con las escuelas de fútbol), Clave Sol (la  sinfónica del Banco)  y Corre Sol (carreras pedestres).

Negocio  y comunidad
CBN El gigante cervecero tiene tres pilares de RSE: consumo responsable, medio ambiente y comunidad.
En los últimos cinco años,  ha invertido al menos 15  millones de dólares en la construcción de cinco plantas de tratamiento de efluentes y, como resultado de las mejoras que  hizo en sus sistemas de producción,  bajó  un 6% su consumo de energía eléctrica.
Fomenta el consumo responsable de sus productos y  fijó una política para desalentar el abuso de alcohol, mediante campañas y programas de prevención, y financia a deportistas bolivianos para competencias internacionales.

"Las empresas, cada vez más, se  ajustan y adaptan a sus contextos y realidades; también ha evolucionado la RSE”.
Álvaro Bazán, director Ejecutivo de Coborse.

2005
Ese
año surgieron las primeras actividades de RSE en  Bolivia.

"No se puede limitar la creatividad de una empresa,  sólo plantar directrices muy generales para la RSE”.
Mauricio Fernández, especialista en RSE.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

149
94

Comentarios

Otras Noticias